Reduce tus deudas y balances

Xavier Serbia

Cuántas veces nos decimos: “Voy a ser una persona libre de deudas”. Pero el mundo real necesita más que un buen deseo para reducir las deudas.

¿Por dónde empezar? Las deudas de las tarjetas de crédito son el talón de Aquiles. ¿La razón? Generalmente, son deudas malas y pagamos más caro por ellas.

Para llevar a cabo el plan “libre de deudas” inicia con las tarjetas y después con los préstamos personales. La hipoteca puedes dejarla para el final.

1. Conoce dónde estás parado. Siéntate con un lápiz y papel y haz una lista de las cantidades que debes en cada una y cuánto interés pagas por las deudas. Ponlas en orden comenzando por la deuda más alta.

2. Paga más del mínimo. El pago mínimo no es la mejor estrategia. Por ejemplo, si tienes una deuda de 5 mil dólares a 21% APR (tasa de porcentaje anual) y pagas el mínimo, la pagarás en 14 años y alrededor de 3 800 dólares serán en interés. En cambio, si pagas 250 dólares mensuales, terminarás aproximadamente en 2 años y pagarás cerca de 1 200 dólares de interés.

3. ¿De dónde saco el dinero? Hay varias opciones: 1) aumentar el ingreso, 2) bajar los gastos, 3) combinar ambas acciones, 4) vender un bien que tengamos o 5) pedir prestado. ¿Vender o dar como garantía lo que tienes para pagar las deudas de tarjetas de crédito? Pero ¿para qué lo acumulamos? Es decir, ¿cada vez que nos endeudemos utilizaremos lo que acumulamos para pagar? Hay que evitarlo en lo posible.

4. ¿Cuál pagar primero? Aquí hay dos opciones: la financiera y la emocional. La financiera dice que pagues primero la que te costará más a la larga. Las deudas más altas son las que debes pagar primero porque entre más tiempo pase, mayor será el costo. Mientras tanto, pagas el mínimo de las otras. Al terminar una, continúas con la próxima, hasta terminar con todas. Para algunos, la pequeña victoria de lograr saldar una deuda, puede justificar el costo de pagar más. Por eso, si necesitas refuerzo emocional más que financiero, comienza bateando tus deudas más fáciles.

5. Busca el 0%. Transferir todas tus tarjetas a 0% de interés puede ser una buena idea. Pero atención: lee el tiempo límite que te dan por ese 0%. Verifica en qué se aplica, si es a compras nuevas o sólo a la transferencia. No se te ocurra pedir adelanto de efectivo.

El tiempo y la disciplina son las claves. Es importante fijar tiempo para bajar las deudas de tarjetas crédito. Claro que éste va a estar determinado por la cantidad de dinero que aportes. Pero es fundamental que lo determines y mantengas la disciplina para lograr la meta.

* Javier Xervia es autor de La riqueza en 4 pisos (Aguilar, 2009)

Amigo lector de La Columna Vertebral, si necesita información de servicios en su comunidad llame a la Línea de Ayuda al 1-800-473-3003.

You must be logged in to post a comment Login