Cumbre latina en Las Vegas

El senador de Nevada, Harry Reid, organizó esta semana la Cumbre Latina 2010 en Las Vegas, la cual reunió a líderes hispanos para abordar asuntos de importancia para la comunidad como el empleo, la economía, la vivienda y la reforma migratoria.

“La cumbre de hoy es el ejemplo perfecto de la democracia en funcionamiento”, dijo Reid. “Gente de todos los senderos de la vida se reunió para compartir sus ideas y conocimiento en un foro abierto, todo con el propósito de hacer de Nevada un mejor lugar donde vivir y criar una familia”, enfatizó.

Reid y el presidente Barack Obama anunciaron esta semana un programa que ofrecerá incentivos a los bancos para que modifiquen hipotecas existentes y cambien los términos de los préstamos. También hará disponibles préstamos para los dueños de viviendas que se encuentran desempleados.

“Nuestro estado recibirá al menos 100 millones de dólares. Esto ayudara a las personas mantener sus hogares y asistirá a aquellos que en aprietos económicos”, sostuvo Reid.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado pronunció el siguiente discurso durante la Cumbre Latina 2010 que se llevó a cabo en la Universidad de Nevada en Las Vegas:

“Como ya saben, los hispanos son el grupo de más rápido crecimiento en Nevada y a través de la nación. Pero hoy quiero hablarles de cuatro personas en particular – Ruth Bailey, Gilberto Romero, Jesús y una joven cuyo nombre no recuerdo.

“Ruth Bailey se mudó a Las Vegas de Puerto Rico hace 10 años. Es ingeniera industrial de profesión y tenía dos empleos para poder mantener a sus dos hijas. Fue despedida de uno de sus empleos y Ruth se convirtió en una de las caras del desempleo entre los hispanos, que ha alcanzado una tasa demasiado alta en nuestro estado.

“Comenzó a limpiar casas para poder sobrevivir y mantener su familia. Justo cuando iba a perder todas las esperanzas, consiguió un trabajo creado por la ley de recuperación económica aprobada a principios del año pasado.

“HELP del Sur de Nevada recibió una subvención a través de la Ley de Recuperación Económica para acondicionar los hogares de personas de bajos ingresos para que sean más cómodos y eficientes en el uso energético. Se necesitaba fuerza laboral para realizar este trabajo tan importante, y el empleo de Ruth fue uno de miles empleos que el plan de recuperación económica generó en Nevada.

“Ahora hace trabajo comunitario, particularmente en vecindarios hispanos. No tan sólo tiene un empleo bien remunerado, sino que se lleva la satisfacción de desempeñar un trabajo valioso en el que se asegura de que los hispanos de edad avanzada tengan aire acondicionado que funcione cuando la temperatura suba hasta los tres dígitos.

“Si vamos a volver a encarrilar nuestra economía, tenemos que asegurarnos de que el pueblo estadounidense pueda volver a trabajar. Si vamos a lograr la recuperación económica a corto plazo y cultivar la prosperidad a largo plazo, necesitamos crear las condiciones adecuadas para que los negocios nevadenses contraten a más personas como Ruth.

“Tenemos que seguir hacia adelante. Tenemos que poner a más maestros en los salones de clase de nuestros niños, a más policías y bomberos en las calles para proteger a nuestras familias. Vamos a mejorar nuestras carreteras y nuestros puentes así como seguir trabajando para que Nevada sea el líder nacional en el sector de energía limpia.

“Ruth dice que recibe cartas de agradecimiento que la hacen llorar. Y cuando yo escucho historias como la de Ruth, yo también me lleno de esperanza. Estas historias fortalecen mi convicción y compromiso con que cada estadounidense que quiera trabajar, pueda encontrar un buen empleo.

“La segunda historia que quiero compartir es la de Gilberto Romero. Ningún estado ha sentido la intensidad de la crisis de embargos de vivienda, como Nevada. Cada día, más familias pierden sus casas, su patrimonio y su pedacito del Sueño Americano.

“Cuando se incrementaron los pagos hipotecarios de Gilberto, encontró una compañía que aseguró modificar su préstamo. Esta compañía le pidió casi $1.000 por adelantado para luego dejar a Gilberto esperando mes tras mes para recibir ayuda. A fin de cuentas, resultó ser que lo único que le esperaba era un desastre. La compañía cerró de un momento para otro, robándole a Gilberto su dinero y sus esperanzas de recibir ayuda.

“Los trabajadores nevadenses ya han perdido demasiado en este declive económico. No necesitan regarles miles de dólares a estafadores quienes los dejan con menos dinero del que tenían y con la misma situación hipotecaria.

“Es por eso que el año pasado aprobamos proyectos de ley que protegerán a las familias, impidiendo que ocurran estafas de esta índole a la vez que se castigan a los malhechores quienes logran cometer una estafa. Estos programas que hemos creado no sólo les dan las herramientas necesarias a las autoridades para acabar con estos estafadores, sino que también le dan a los dueños de viviendas la habilidad de defenderse a sí mismos.

“Sé que tenemos que hacer más. Recibo miles de llamadas de familias tratando de navegar el sistema – familias que están frustradas porque no pueden lograr conseguir hablar con una persona real cuando llaman al banco. Le he pedido a mi equipo que trabaje con cada uno de esos nevadenses para que puedan defenderse.

“Ya estamos viendo algunos resultados y no nos detendremos. Hace tan sólo unos días, tuve una conversación muy directa con el Secretario de Vivienda del Presidente Obama. Logré que enviara más consejeros de vivienda para trabajar tiempo completo en Nevada para ayudar a los dueños de vivienda luchando por mantener sus viviendas.

“Mientras preparan sus declaraciones de renta este año, estoy seguro que muchos de ustedes se aprovecharán del crédito tributario de $8.000 para los que compran vivienda por primera vez.

“Estoy preparado para seguir la guerra en contra de las estafas mientras sigan existiendo compañías que timen a familias como la de Gilberto y tantas otras en Nevada – porque su familia o la mía podría ser la próxima víctima.

“La tercera historia es la de Jesús. Mencioné anteriormente que esta comunidad es la de más rápido crecimiento en Estados Unidos y es ahora la minoría más grande de la nación. Hay más de 47 millones de hispano-americanos— casualmente el mismo número de estadounidenses que no pueden sufragar el rápido aumento en el costo de los seguros médicos. Imagínense que ni una sola familia hispana tuviera cuidado de salud. ¿Les daríamos la espalda y diríamos ‘lo sentimos’?

“Pero reformar nuestro sistema de cuidado de salud averiado no sólo se trata de cubrir a los que carecen de seguro médico. También se trata de proteger a aquellos con la dicha de poder cubrir a sus familias hoy, pero que a causa de un accidente, una enfermedad o un despido enfrentan la posibilidad de perderlo todo. Finalmente, se trata de poner en su lugar a las aseguradoras despiadadas que te quitan la cobertura médica cuando más la necesitas o que se rehúsan darte cobertura por tener una ‘condición preexistente’.

“Esto es lo que le ocurrió a la familia de Jesús. Jesús es dueño de un restaurante en Reno y tuvo una bebé hace unos años. Su hija nació con el paladar hendido, lo cual requería cirugías para corregirlo.

“Algunos meses después, recibió una carta de su aseguradora diciéndole que no iba a cubrir las cirugías de su hija. ¿Cuál fue la excusa? Que el paladar hendido de su bebé era una condición preexistente. De esta manera lo dejaron engrampado con 90 mil dólares en cuentas médicas.

“Esto no debería pasar en los Estados Unidos. No debería pasarle a familias como la de Jesús, quienes siguen todas las reglas, pagan sus primas y sólo quieren lo mejor para sus hijos.

La comunidad hispana es más vulnerable a este tipo de abuso, y es la población con más altas probabilidades de carecer de cobertura médica. Pero como bien lo sabe Jesús, el tener seguro médico no garantiza el cuidado médico ni la tranquilidad mental.

“Es por eso que seguiremos luchando para hacer que los seguros médicos sean económicos y que las compañías de seguro médico sean más responsables. Es por eso que no descansaré hasta que sea posible que cada estadounidense pueda tener una vida saludable sin que las aseguradoras les pongan piedras en el camino.

“Finalmente, quiero hablarles de una joven estudiante hispana que conocí en Spring Valley. Me contó que era la mejor estudiante de su clase, pero que sabía que todo su empeño, dedicación y esfuerzo no serviría de nada. Ella no podía ir a la universidad porque era indocumentada.

“No sé que le pasó. Ni tan siquiera me dijo su nombre. Pero sé que se le negó sin tener culpa alguna una educación que se merecía. Una estudiante así de brillante debería tener una oportunidad de alcanzar el éxito.

“Es por eso que estoy comprometido con aprobar el proyecto de ley DREAM. Mientras trabajamos para lograr una propuesta integral para reformar nuestro sistema de inmigración disfuncional, una cosa que podemos hacer enseguida es asegurarnos de que la próxima generación, indocumentada o no, pueda contribuir a nuestra economía y a nuestra sociedad.

“El proyecto de ley DREAM permitirá que decenas de miles de estudiantes continúen con su educación superior o brinden servicio militar a su país con honor. Sé que puedo contar con las personas aquí presentes hoy – los líderes hispanos de Nevada – para unirnos y presionar a los opositores a hacer lo correcto cuando se trata de la reforma migratoria.

“Estas son las historias de miembros de la comunidad hispana, pero los relatos de estos cuatro estadounidenses representan los mismos retos que cada comunidad, cada vecindario y cada estado enfrentan. Cada historia es sobre tener la oportunidad de alcanzar el éxito y lograr la promesa que nos trajo a los Estado Unidos.

“Por eso convoqué esta cumbre. Debemos tener un diálogo abierto sobre cómo ayudar a personas como Ruth, Gilberto, Jesús y aquella joven estudiante. Quiero que continuemos compartiendo y desarrollando ideas para ayudar a los millones quienes escuchan estas historias y piensan: esta es mi historia también”.

You must be logged in to post a comment Login