Urgen atención a educación temprana de latinos

El informe titulado “Respondiendo a las necesidades de los niños latinos: los esfuerzos del estado para desarrollar sistemas integrales de aprendizaje temprano” cita avances en las políticas y financiación federal que ayudarían a mejorar sus programas de educación infantil.

El año pasado se hizo una gran inversión en los programas de educación temprana, equivalente a más de 4 mil millones de dólares en fondos federales.

La aprobación del fondo Early Learning Challenge (ELCF) por parte del Congreso proporcionaría durante los próximos ocho años otros 8 mil millones de dólares en subvenciones para que los estados mejoren la calidad de sus programas para niños de cero a cinco años.

Estas mejoras se reflejarían en los programas Early Head Start, Head Start, y en otros programas preescolares a los que los niños latinos tienen poco acceso o son marginados.

“A pesar de que los niños hispanos conforman una cuarta parte de todos los niños del país y son el grupo infantil de más rápido crecimiento, sus familias tienen muy poco acceso a la educación temprana de alta calidad para ellos”, dijo Janet Murguía, presidenta del NCLR.

“Aquí tenemos una oportunidad para invertir en todos nuestros niños desde una edad temprana, cuando realmente podemos hacer algo para cerrar la tremenda brecha de desempeño que existe en la escuela preparatoria y más adelante”, puntualizó.

El informe señala que de los ocho estados donde se hicieron entrevistas a los miembros de los Consejos Asesores de Educación Temprana, a los investigadores y a los responsables de la agencia del estado –todos con una alta población de latinos– la mayoría tiene pocos puntos de referencia para medir el éxito de los estudiantes del programa de ELL.

La excepción y un modelo a seguir para los otros estados es California, donde el Departamento de Educación estatal definió pautas diseñadas para “ayudar a los maestros a comprender el progreso de los niños en cuanto a su nivel de aptitud del idioma inglés”.

Sin embargo, pocos estados han tenido los recursos y la voluntad para diseñar sistemas de desarrollo profesional culturalmente apropiados.

El NCLR pidió al Congreso medidas para identificar a los estudiantes que enfrentan desafíos para el aprendizaje del inglés (ELL).

Asimismo, solicitó a los estados que midan el aprendizaje de los estudiantes, recluten y capaciten a un personal profesional cultural y lingüísticamente diverso, e incluyen más expertos al programa ELL.

“No podemos perder esta oportunidad tan importante para transformar los programas de educación temprana”, dijo Murguía.

Para más información visite www.nclr.org .

You must be logged in to post a comment Login