NCLR propone agencia de protección al consumidor

“NCLR hace un llamado al Senado para que se olvide de la política partidista y verdaderamente se ponga del lado de las familias”, dijo Janet Murguía, presidenta del NCLR.

“Al igual que todos los estadounidenses, los consumidores hispanos dependen de los productos y créditos bancarios para ascender en la escala económica”, indicó.

Agregó que “necesitamos un organismo fuerte e independiente que vele por los intereses de las familias en esas transacciones y haga que las instituciones financieras se responsabilicen. No hacerlo, solamente promoverá el status quo, donde las familias trabajadoras ven como sus ahorros e ingresos son devorados por las cuotas y trampas innecesarias escritas con letra pequeña”.

Los grandes bancos y las compañías de tarjetas de crédito han demostrado que necesitan supervisión. Sus tácticas engañosas hacen que millones de familias se endeuden y pongan en riesgo sus casas. En conclusión, ellos ayudaron a darle el paso a la peor recesión desde la Gran Depresión.

Se calcula que más de 2.3 millones de familias latinas y afroamericanas perderán sus casas entre 2009 y 2012.

“¡Basta ya! He visto a muchos de mis amigos y vecinos perder sus casas y ahorros de toda una vida a causa de las tácticas irresponsables de los grandes bancos y de Wall Street “, dice la petición, firmada por los consumidores de todo el país, incluyendo a Renata Soto, cofundadora y directora ejecutiva de Conexión Américas, un grupo comunitario con sede en Nashville, Tennessee.

“Es hora de acabar con los abusos y fraudes que han destruido a los barrios de todo el país, y especialmente a los de las comunidades de color”, indica la misiva.

Mientras avanza las negociaciones, el NCLR instó a los senadores a que aprueben una Agencia de Protección Financiera al Consumidor que:

• Opere como un organismo independiente en el que las familias puedan confiar

• Escriba, investigue y haga que se cumplan las normas y reglamentos en todas las transacciones de consumo, incluyendo tarjetas de crédito; préstamos para casa, auto, educación y del día de pago; y préstamos negociados u originados por entidades no reguladas anteriormente, tales como concesionarios de automóviles y compañías de financiamiento hipotecario

• Proporcione apoyo para asesoría financiera y consejería en tiempo real para los consumidores, y estos puedan navegar sin dificultades a través del sistema bancario

Para más información, visite www.nclr.org

You must be logged in to post a comment Login