Rechazan leyes “Inhumanas” de inmigración

Chicago, IL. La Alianza Nacional de Comunidades Caribeñas y Latinoamericanas (NALACC) hizo un llamado al presidente Obama para que suspenda las prácticas de aplicación de la ley de inmigración que han conllevado a la separación de familias, incluyendo la separación frecuente de niños ciudadanos de los Estados Unidos de sus padres inmigrantes.

La ley de inmigración, que ha venido siendo cada vez más obsoleta ante la realidad de la migración en un mundo cada vez más interdependiente, dio u giro para peor en 1996. En el fondo de la inhumana, punitiva y despilfarradora ley de inmigración actual, hay una narrativa acerca de los inmigrantes de hoy como una amenaza para la nación.

Grupos de interés pequeños, pero poderosos, motivados por el odio y el prejuicio, han logrado dominar el debate público y legislativo acerca de inmigrantes y política de inmigración. El resultado ha sido una ley de inmigración que busca criminalizar y deshumanizar a seres humanos que resultan ser migrantes, y de paso, desperdiciar preciados recursos públicos.

“Mientras corría para la presidencia, el entonces senador Obama hablo acerca de las invaluables contribuciones que los inmigrantes de hoy hacen, y de lo herrado que era culparles por los males que el país sufre. Porque sabemos que el Presidente Obama entiende cuan herrada nuestra ley actual de inmigración es, le exigimos que le ponga fin a las prácticas de aplicación de una ley inmoral,” declaro Angela Sanbrano, presidenta de la junta directiva de NALACC.

“Nosotros entendemos que el presidente no pude por si solo cambiar la herrada ley de inmigración actual. Pero mientras el Congreso encuentra el valor para hacer lo correcto en cuanto a reformar la ley de inmigración, el Presidente Obama puede hacer una enorme diferencia en la vida de las comunidades inmigrantes por medio del ejercicio de buena voluntad, prudencia y moderación en la manera en que una mala ley es aplicada” agregó.

“A la luz de las contribuciones económicas, tributarias, culturales y sociales que las comunidades migrantes le hacen a Estados Unidos de América, como también a sus países de origen, el presidente Obama debería de desistir de la aplicación de una ley que conlleva al encarcelamiento y la deportación de personas que trabajan duro y que de paso pagan impuestos,” declaro Nitza Segui Albino, una miembro de la junta directiva de NALACC y directora ejecutiva de FidMi-Mi Tierra, una organización pro desarrollo económico comunitario de Washington, DC.

“En vez de aplicar malas leyes, el Presidente Obama debería jugar un rol más activo de liderazgo en cuanto a cómo superar la crisis económica y social que está causando tantas penurias a millones de personas, tanto ciudadanos de los Estados Unidos, como extranjeros que vivimos aquí,” enfatizó.

NALACC va a continuar trabajando con comunidades inmigrantes y con todas las demás personas interesadas, en la ardua tarea de equipar al país con una política de inmigración que sea humanista, dirigida por el sentido común y sustentable al largo plazo, que refleje las mejores tradiciones de los Estados Unidos de América, al igual que los principios de igualdad y justicia para todos contenidos en los documentos fundacionales de la nación.

You must be logged in to post a comment Login