Tarjetas solidarias de la esperanza

Por Rev. José Eugenio Hoyos


Cada parroquia, cada Diócesis ha diligenciado las tarjetas a sus respectivos representantes.


La Conferencia de Obispos envió a la Diócesis de Arlington aproximadamente 35 mil tarjetas, donde muchas de ellas serán entregadas personalmente a los legisladores y otras han sido enviadas por familias enteras a través del correo postal.


“Nunca habíamos visto tanto entusiasmo y solidaridad. En este evento tan noble y tan necesario para nuestra comunidad inmigrante”, comentó Nilda Torres, una de nuestras voluntarias y feligrés de la parroquia de Santa Ana en Arlington.


Miembros de la Diócesis de Arlington han tenido varias reuniones para que nuestros gobernantes le den importancia al tema de la inmigración y lo coloquen como prioridad en sus agendas.


Otras organizaciones no gubernamentales se han reunido con los senadores Mark Warner y Jim Webb, al igual que con los representantes; Gerry Connolly, Jim Moran, y Frank Wolf con resultados mixtos y no muy alentadores.


Pero siempre guardamos la esperanza de que tanto la marcha del 21 de marzo como las tarjetas pidiendo la reforma migratoria tengan un buen efecto positivo.


Les pedimos a los inmigrantes que no se desanimen pues hay que unir esfuerzos y no olvidar que la Iglesia Católica siempre será la voz de los que no tienen voz. Estados Unidos como potencia y pionera de los derechos civiles no puede olvidar que este es un país de inmigrantes y que la mano de obra latina es fundamental.


La coordinación de las tarjetas solidarias por parte de la Diócesis ha sido por medio de la Oficina de Asuntos Multiculturales, el Apostolado Hispano y con el gran apoyo y esfuerzo de la parroquia de San Antonio de Padua y San Carlos Borromeo.


Si usted todavía no ha devuelto su tarjeta puede regresarla al Apostolado Hispano de la Diócesis de Arlington.


La Diócesis de Arlington movilizará 40 mil feligreses a nivel nacional frente al Mall Nacional, entre la calle 7 y la avenida Independence en Washington el domingo 21 de marzo.


Saldrán 12 autobuses hacia el Mall, pero antes habrá una misa en la Iglesia San Antonio de Padua, en Falls Church VA, sector de Culmore, donde hay una gran concentración de centroamericanos, mexicanos y otras comunidades de origen hispano.


Ha habido muchas otras marchas pero esta del 21 de marzo demuestra que somos invencibles y que los ‘leones ya no están dormidos si no que hoy están rugiendo más fuerte’.


La esperanza es que la reforma migratoria salga este año o por lo menos que el presidente Barack Obama la ponga en la agenda para que “le dé seriedad y que no siga prometiendo algo que no puede cumplir”.


Que no juegue más con los inmigrantes.

You must be logged in to post a comment Login