Día Mundial del Agua – los bosquimanos llevan 8 años sin ella

En 2002, el Gobierno de Botsuana cerró y precintó el pozo del que dependían los bosquimanos para conseguir agua, en un intento de sacarles fuera de la reserva.

Aunque el Tribunal Supremo de Botsuana sentenció en 2006 que los bosquimanos tenían derecho constitucional a vivir en la reserva, el Gobierno se ha negado a permitir que vuelvan a encargarse de su pozo, ni siquiera asumiendo ellos los costes, como ofrecieron en su momento.

Al mismo tiempo que fuerza a los bosquimanos a recorrer casi 480 kilómetros para conseguir agua, el Gobierno ha permitido la apertura de un complejo de safaris, con piscina incluida para los turistas, y ha perforado nuevos pozos únicamente para los animales salvajes.

El trato del Gobierno a los bosquimanos fue condenado recientemente por el relator especial de la ONU sobre pueblos indígenas, quien le acusó de no cumplir “con las pertinentes normas internacionales sobre derechos humanos”. También encontró que aquellos bosquimanos que habían regresado a la reserva “se enfrentan a duras y peligrosas condiciones debido a la falta de acceso al agua”, e instó al Gobierno a reactivar el pozo de agua de los bosquimanos “como una cuestión prioritaria”.

Desde la sentencia, muchos bosquimanos han regresado a sus tierras ancestrales dentro de la reserva. Sin embargo, sin acceso al pozo, tienen que hacer frente a la escasez de agua; al menos una mujer ha muerto de deshidratación desde que el pozo fue cerrado. Muchos más languidecen en los campos de reasentamiento donde fueron hacinados por el Gobierno, ansiosos de regresar a sus tierras sin acceso a un suministro regular de agua.

En la actualidad, más de 2.000 días después de que su suministro de agua fuera cortado, los bosquimanos han interpuesto una nueva demanda legal contra el Gobierno en un intento de conseguir acceso a su pozo.

El director de Survival International, Stephen Corry, dijo hoy: “La constante negativa del Gobierno a permitir a los bosquimanos el acceso a su pozo no es más que maldad. Todo cuanto quieren los bosquimanos es ser capaces de utilizar su pozo como lo hacían antes de ser ilegalmente expulsados de sus tierras. ¿Cómo puede Botsuana autodenominarse a sí misma como una “brillante luz” de democracia cuando niega a sus habitantes más ancestrales su derecho básico al agua?”.

You must be logged in to post a comment Login