Obama promulga histórica ley de salud

Santiago David Távara


Rodeado de legisladores demócratas, un jubiloso presidente Barack Obama promulgó el martes una histórica ley de salud que extiende cobertura médica a 32 millones de estadounidenses, de un total de casi 50 millones que carecen de seguro de salud.


Casi 9 millones de latinos se beneficiarán de la nueva ley, que sin embargo excluye a 11 millones de indocumentados y mantiene la espera de cinco años para que inmigrantes legales accedan a beneficios públicos de salud.


Después de un siglo de esfuerzos, después de un año de debate, después de un voto histórico, la reforma al sistema de salud ya no es una promesa no cumplida, es la ley de la nación”, dijo el mandatario entre aplausos.


Afirmó que aunque su firma esté en la ley, fue el compromiso, trabajo y esperanza “que hizo esta victoria posible”.


“Cuando los intereses especiales desplegaron un ejército de cabilderos, una arremetida de anuncios negativos para preservar el status quo, ustedes no se rindieron. Ustedes hicieron llamadas y salieron a las calles. Se movilizaron y se organizaron. Presionaron y mantuvieron la lucha”, enfatizó.


Durante la ceremonia de promulgación de la ley, el vicepresidente Joe Biden dijo al abrazar a Obama que el proyecto era un “gran proyecto”, pero susurró una palabrota que fue difundida ampliamente en Internet.


la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) informó que la reforma de salud costará 938 mil millones de dólares y reducirá el déficit en un 1 billón de dólares en las próximas dos décadas.


En un plazo de seis meses las aseguradoras no pondrán límites a las pólizas ni las cancelarán por enfermedad de los asegurados, además permitirá que los hijos permanezcan hasta los 26 años en los planes de sus padres.


Las personas pueden mantener su seguro actual, pero a partir de 2014 pueden adquirir uno en un mercado de intercambio de seguros médicos administrado por el gobierno.


Los programas de Medicaid para familias de bajos recursos y Medicare para personas mayores recibirán más fondos y pagarán más impuestos para el Medicare los contribuyentes más pudientes y se darán incentivos tributarios a empresas que ofrezcan seguro a sus trabajadores.


El gobierno dará subsidios para cubrir los planes de familias con cuatro miembros e ingresos menores a los 88 mil dólares, habrá restricciones de fondos federales para cubrir abortos y se promoverá la salud preventiva con chequeos anuales.


Además se establecerá un sistema temporal de cobertura de alto riesgo hasta 2014 a personas que carecen de seguro médico o que se les ha negado cobertura por condiciones preexistentes de salud, después de esa fecha las aseguradoras ya no podrán rechazarlos.


La ley obligará a que todos los estadounidenses tengan seguro médico 2014, de lo contrario deberán pagar multas que comenzarán con el 1 por ciento de sus ingresos con un máximo de 2 mil 85 dólares por familia en 2016.


Grupos defensores de los hispanos avalaron con reservas el proyecto de ley que excluye a los indocumentados del programa de intercambio, incluso para la compra “con su propio bolsillo” de seguros médicos privados,


Los inmigrantes legales de bajos ingresos deben esperar cinco años para recibir servicios públicos de salud, al cual solamente pueden acceder mujeres embarazadas y niños con residencia legal en el país.


El director de Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), Brent Wilkes, cuestionó además los estrictos requisitos de identificación para participar en el programa de intercambio y la necesidad de mayores recursos para Puerto Rico.


Wilkes reconoció que la ley beneficiará a casi 9 millones de latinos sin cobertura médica, proporcionará mayores fondos del Medicaid para Puerto Rico y asignará 11 mil millones de dólares a clínicas comunitarias que no piden papeles a los pacientes.


Luego de intensas negociaciones, la Cámara de Representantes aprobó la noche del domingo un proyecto de ley del Senado que el martes fue promulgado por Obama, pero está pendiente una serie de enmiendas o “arreglos” que debe ratificar el Senado.


La minoría republicana se opuso en bloque a la nueva ley por los enormes costos de la reforma, la intervención del gobierno en el sector de salud, que representa la sexta parte de la economía de Estados Unidos, y por el tema del aborto.


La presidenta del NCLR, Janet Murguía, pidió al Senado que apruebe esas enmiendas que incluyen mayores protecciones para los residentes legales de bajos ingresos y los residentes de Puerto Rico.


El representante demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, expresó su confianza de que el presidente Obama apruebe una reforma migratoria integral para resolver la exclusión de los indocumentados.


Luego de numerosas conversaciones con Obama, “confío que él entiende que los gérmenes no responden a las fronteras, los gérmenes responden a la medicina y al buen cuidado preventivo”.


MLUSAMLUSA

You must be logged in to post a comment Login