Ayuda a propietarios de casa

Como parte de su compromiso en curso por mejorar continuamente los esfuerzos de ayuda con vivienda, el poder ejecutivo anunció cambis al Programa de Modificaciones a favor de Vivienda Económica (Home Affordable Modification Program o HAMP) y a programas de la Dirección Federal de Vivienda (Federal Housing Administration o FHA).


Estas modificaciones a los programas ayudarán más a los propietarios de vivienda responsables que se han visto afectados por la crisis económica por motivos ajenos a ellos. Las modificaciones de programas aumentarán la flexibilidad de las firmas de servicios hipotecarios y originadores de hipotecas a ayudar a más propietarios de vivienda desempleados y a más personas cuya deuda hipotecaria supera el valor de su casa debido a una devaluación considerable de la propiedad en el mercado de su zona.


Estos cambios ayudarán al poder ejecutivo a cumplir con su objetivo de propiciar la estabilidad en el mercado de vivienda al darles una segunda oportunidad a 3 millones ó 4 millones de propietarios de vivienda en apuros hasta fines del 2012. El costo lo asumirán el sector privado y el gobierno federal. El costo del gobierno federal de estos cambios se financiará con una asignación de $50,000 millones para programas de vivienda del Programa de Asistencia para Activos Problemáticos (Troubled Asset Relief Program o TARP).


Resumen de la Política de Vivienda


El objetivo del poder ejecutivo es promover la estabilidad tanto del mercado de vivienda como los propietarios de vivienda. Para cumplir con estos objetivos, el gobierno ha formulado una estrategia integral usando programas de agencias estatales y locales de vivienda, créditos tributarios para compradores de casa, programas de estabilización de vecindarios y desarrollo comunitario, modificaciones y refinanciamiento de préstamos hipotecarios, y ayuda para Fannie Mae y Freddie Mac. Los esfuerzos del poder ejecutivo para beneficio de los propietarios de vivienda se han centrado en darles a los hogares de familia responsables la oportunidad de permanecer en su casa siempre que sea posible mientras se recuperan económicamente o de mudarse a una situación de vivienda más sostenibles. Actualmente, las tasas hipotecarias han alcanzado un punto históricamente bajo y, gracias en gran parte a estos programas, más de cuatro millones de propietarios de vivienda han refinanciado sus hipotecas para lograr un nivel más fácilmente pagable que los está ayudando a ahorrar más de $7,000 millones anualmente, más de un millón de ellos están ahorrando más de $500 en promedio al mes por medio del programa de modificación de la Administración, el valor de la vivienda del propietario promedio ha aumentado en más de $12,000 en los últimos tres trimestres del año pasado, y la economía está creciendo.


A pesar de este éxito, los desafíos persisten. Las firmas de servicios hipotecarios se demoraron en implementar HAMP, lo que hizo que el programa se pusiera en marcha lentamente. Mejoras recientes al programa han acelerado el ritmo de las modificaciones, y los ajustes anunciados hoy mejorarán el desempeño. Pero nuestra estrategia para hacerle frente a la crisis debe evolucionar porque nuestros desafíos también han evolucionado.


Nuestros programas de vivienda deben alcanzar el equilibrio óptimo entre la necesidad de ayudar a propietarios de vivienda responsables y en apuros a permanecer en sus casas, y el reconocimiento de que no podemos ni debemos ayudar a todos. El Presidente ha dicho: “No podemos detener todas las ejecuciones hipotecarias”. De hecho, no podemos mantener el equilibrio arriba descrito si ayudamos a todo prestatario. Por ejemplo, no se debe proteger a los inversionistas y especuladores con nuestros esfuerzos, como tampoco a estadounidenses que viven en casas millonarias ni a los propietarios morosos de casas de vacaciones. Algunas personas simplemente no tendrán los recursos para permanecer en su casa porque la que compraron está fuera de sus posibilidades. En cambio, el poder ejecutivo debe centrarse en darles oportunidades a los propietarios de vivienda responsables para obtener modificaciones o refinanciar y evitar ejecuciones que se pueden evitar y, cuando sea necesario, debe facilitar la transición a una situación de vivienda más sostenible. Los ajustes anunciados hoy están concebidos para lograr estos objetivos al ayudar a un grupo específico de prestatarios.


Por ejemplo, los propietarios de vivienda que reúnan los requisitos para modificaciones con HAMP deben: vivir en una residencia principal ocupada por el dueño, tener un saldo hipotecario de menos de $729,750, tener pagos hipotecarios mensuales fuera de su alcance (más de 31 por ciento de sus ingresos) y demostrar que están pasando por problemas monetarios. La nueva flexibilidad en el programa de modificaciones anunciada hoy continuará dirigida a este grupo de propietarios de vivienda.


Las opciones de refinanciamiento de FHA que se están anunciando hoy proporcionarán más oportunidades para que los prestamistas reestructuren préstamos de algunas familias que deben más de lo que vale su casa. Se trata de un programa voluntario para prestamistas y propietarios de vivienda. Las personas que reúnan los requisitos para refinanciamiento de FHA deben estar al día en sus pagos hipotecarios. Esto recompensa a los propietarios de vivienda responsables y crea incentivos estabilizadores en el mercado de vivienda.


En conjunto, los extensos programas de vivienda de la Administración y la nueva flexibilidad anunciada hoy les ofrecerán una segunda oportunidad a millones de familias estadounidenses responsables y de clase media que están teniendo dificultad para permanecer en su casa y ayudará a darles estabilidad a nuestros hogares de familia, vecindarios y comunidades.



Antecedentes sobre los programas de vivienda hasta la fecha


La Administración ha tomado una gran variedad de medidas para darle estabilidad al mercado de vivienda y ayudar a los propietarios de vivienda de Estados Unidos. Estos esfuerzos están teniendo un impacto en nuestro mercado de vivienda: estamos viendo indicios de estabilización. Si se considera la situación hace un año, la tensión en el sistema financiero había reducido considerablemente la oferta de crédito hipotecario, lo que limitó la capacidad de los estadounidenses de comprar casas o refinanciar hipotecas. Millones de familias responsables que habían pagado sus cuotas mensuales y habían cumplido con sus obligaciones experimentaron la devaluación de su propiedad y descubrieron que no podían refinanciar su préstamo con una tasa más baja.


En febrero del 2009, menos de un mes después de asumir el mando, el Presidente Obama anunció el Plan de Estabilidad y Facilidad de Pago para Propietarios de Vivienda (Homeownership Affordability and Stability Plan). Como parte de este plan y por medio de otros programas de vivienda, la Administración ha tomado las siguientes medidas para darle más solidez al mercado de vivienda:


Medidas para contribuir a la estabilidad del mercado y aumentar el acceso a crédito hipotecario de bajo precio

• Respaldó firmemente a Fannie Mae y Freddie Mac para asegurar el acceso continuo a crédito hipotecario de bajo precio en todo el país;

• Juntos, el Departamento del Tesoro y la Reserva Federal han adquirido valores respaldados por hipotecas de agencias por un valor de más de $1.4 billones, lo que ha ayudado a que las tasas hipotecarias alcancen niveles históricamente bajos y ha permitido que los propietarios de vivienda tengan acceso a crédito para comprar casas nuevas y refinanciar con pagos mensuales más bajos, y

• La FHA ha desempeñado un importante papel anti cíclico al aportar liquidez en la compra de vivienda en un momento en que ha disminuido el otorgamiento de préstamos privados.


Medidas que están ayudando a los propietarios de vivienda a comprar casas, refinanciar y modificar préstamos hipotecarios para reducir pagos, evitar ejecuciones hipotecarias y darles estabilidad a las comunidades

• Se inició un programa de modificaciones para ayudar a los propietarios de vivienda a reducir sus pagos hipotecarios a niveles a su alcance y evitar ejecuciones hipotecarias en lo posible;

• Apoyó la expansión de límites para préstamos garantizados por Fannie Mae, Freddie Mac y FHA del límite previo de hasta $625,500 por préstamo a $729,750;

• Aumentó la flexibilidad en el refinanciamiento con préstamos de Fannie Mae y Freddie Mac, particularmente en el caso de prestatarios con valor líquido negativo, a fin de permitir que más estadounidenses refinancien;

• Inició un Programa de Agencias de Financiación de Vivienda (Housing Finance Agencies Initiative) de $23,500 millones que está ayudando a más de 90 agencias estatales y locales de financiación de vivienda en 49 estados a proporcionarles a familias estadounidenses recursos para la propiedad sostenible de vivienda y para el alquiler;

• Apoyó el Crédito Tributario a Quienes Compran Casa por Primera Vez (First Time Homebuyer Tax Credit), que ha ayudado a cientos de miles de estadounidenses responsables a comprar casa.

• Por medio de la Ley para la Recuperación (Recovery Act), está proporcionando más de $5,000 millones en ayuda para viviendas de alquiler económico por medio de programas de créditos tributarios para vivienda de personas de bajos ingresos y $2,000 millones en ayuda al Programa de Estabilización de Vecindarios (Neighborhood Stabilization Program) a fin de ayudar a la recuperación de los vecindarios más afectados por la concentración de ejecuciones hipotecarias, y

• El 19 de febrero, 2010, la Administración anunció $1,500 millones para la creación del Fondo para los Más Afectados (Hardest Hit Fund) de la HFA destinado a agencias de financiación de vivienda en los mercados más afectados del país, a fin de formular programas innovadores y dirigidos a localidades específicas para evitar ejecuciones hipotecarias.


Las tasas hipotecarias históricamente bajas y la mayor flexibilidad en la refinanciación en préstamos de Fannie Mae y Freddie Mac han ayudado a más de cuatro millones de propietarios de vivienda estadounidenses con préstamos de Fannie Mae y Freddie Mac a refinanciar, lo que les ha ahorrado, en promedio, aproximadamente $150 mensuales y más de $7,000 millones en total. El HAMP ha dado a más de 1 millón de propietarios de vivienda en apuros una segunda oportunidad de retener su casa, y todos los propietarios de vivienda que modificaron su préstamo ahorraron, en promedio, más de $500 mensuales.


En conjunto, estos programas están teniendo un impacto –le están dando solidez al mercado de vivienda, están ayudado a propietarios responsables de vivienda a evitar ejecuciones hipotecarias cuando es posible y están reconstruyendo comunidades y vecindarios. El nivel de las tasas hipotecarias continúa siendo históricamente bajo: la tasa primaria de interés es ahora de aproximadamente 5 por ciento, el punto más bajo en las tres décadas anteriores a la crisis. También estamos viendo indicios alentadores en los indicadores de vivienda: el precio de la vivienda y el ritmo de venta de propiedades inmobiliarias se ha estabilizado en meses recientes.


Fuente:makinghomeaffordable.gov/spanish/

You must be logged in to post a comment Login