La reforma del seguro médico y usted

El martes por la tarde, Kathleen Sebelius, secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS) pronunció un discurso titulado: “La reforma del seguro médico y usted: Cómo la nueva ley creará mayor seguridad con respecto a la salud” en el Club Nacional de Prensa.





En sus declaraciones, la secretaria Sebelius advirtió que ciertos estafadores han intentado aprovecharse de la nueva ley sacando números 1-800 de discado gratuito y yendo de puerta en puerta intentando vender pólizas de seguro fraudulentas. El martes, la secretaria Sebelius envió cartas a los comisionados estatales de seguros y a los fiscales generales pidiéndoles que investigaran y procesaran a los responsables de estas estafas. A continuación, el texto de la carta enviada a los fiscales generales.





Estimado Sr. Fiscal General:




La aprobación de la ley de reforma del seguro médico realmente es histórica y promete mejorar el cuidado de salud para todos los estadounidenses. La reforma proporcionará cobertura a más de 30 millones de estadounidenses sin seguro, mejorará la calidad del cuidado de salud, reducirá el déficit, le dará más solidez a Medicare para bien de nuestras personas mayores y les dará a las familias la tranquilidad que resulta de un seguro de calidad, estable y garantizado.




Lamentablemente, delincuentes y estafadores parecen estar utilizando la aprobación de estas históricas reformas como una oportunidad para confundir y embaucar a la gente. La prensa informa que estafadores están yendo de puerta en puerta para vender pólizas falsas. Algunos han intentado ganar dinero de manera deshonesta, alentando a los consumidores a obtener cobertura durante un “periodo limitado de suscripción” que no existe pero que ellos afirman falsamente fue estipulado por la nueva ley.




Este tipo de estafas es inaceptable y amenaza a estadounidenses de todo el país. Desafortunadamente, no es algo nuevo. Por ejemplo, durante el auge del brote de la influenza H1N1, algunas personas intentaron vender falsos tratamientos para ella. Estamos decididos a detener a las personas deshonestas que se esfuerzan por aprovecharse del pueblo estadounidense, cualquiera sea su engañosa estrategia.




En el Departamento de Salud y Servicios ya he notificado a nuestras redes dedicadas a las personas mayores sobre estas estafas y he puesto en alerta a los equipos de Defensa de Personas Mayores en Medicare (Senior Medicare Patrol). Además de sus actuales responsabilidades, nuestros equipos de Prevención del Fraude y Verificación de las Normas en el Sector Salud (Health Care Fraud Prevention & Enforcement Action Teams o HEAT) vigilarán activamente y combatirán las nuevas formas de fraude y abuso.




Ahora, contamos con oficiales de la ley en todos los estados del país para combatir a quienes tratan de estafar a los consumidores. Si bien habrá nuevas opciones de seguro en el futuro cercano –un nuevo programa mancomunado de alto riesgo para quienes no podían obtener seguro debido a una enfermedad preexistente y nuevas medidas de protección en los seguros, que empiezan en setiembre– los consumidores deben desconfiar de medidas con límites de tiempo, beneficios por un periodo limitado o servicios que se dicen necesarios dentro de la reforma del seguro médico. Los exhorto a vigilar enérgicamente y a llevar ante la justicia a las personas que intentan operar o ganar dinero de estafas deshonestas que se aprovechan de la nueva ley. Y espero que actúen rápidamente para que investigar y procesar esos casos sea una de sus principales prioridades.





El Departamento de Salud está listo a servirles como recurso, y estoy deseosa de trabajar con ustedes para combatir la estafa, implementar la ley de reforma del seguro médico y mejorar nuestro sistema de salud.





A continuación, extractos de la versión preparada del discurso de la secretaria Sebelius:




Cuando se inició el diálogo sobre la reforma de nuestro sistema de seguro médico hace casi un año, había quienes pensaban que ya había terminado la época de que Estados Unidos acometiera la solución de problemas importantes. Se preguntaban si las leyes que impulsaron cambios transformadores como el Seguro Social y Medicare habían quedado en el pasado, al igual que las fuentes de soda y las matinés de cinco centavos. El mes pasado, esos comentaristas recibieron una respuesta definitiva. Tras preguntarnos durante varias décadas, “¿Cuándo vamos a solucionar los problemas de nuestro sistema de seguro médico?”, finalmente tenemos una respuesta: “a partir de ahora”.





La ley que el Presidente Obama promulgó les dará a los estadounidenses más control de su atención de salud…





Ahora, permítanme ser clara: la Ley de Cuidado Médico de Bajo Precio (Affordable Care Act) no es una píldora mágica que curará todos los problemas de nuestro sistema de atención de salud. Tomará tiempo implementar todos los beneficios. Y si se estudia la historia de las principales leyes de beneficios sociales, queda claro que siempre hay cambios y modificaciones en el transcurso.





Pero esta ley es la mayor expansión del seguro médico desde Medicare; el mayor recorte tributario a la clase media de la historia de Estados Unidos; la más enérgica ley de reducción de costos de salud que jamás hemos tenido, y la más ambiciosa ley de innovación en la atención de salud que he visto, todo en uno.




Mientras más sepan los estadounidenses sobre esta ley, más les agradará.




Pero nuestra labor no concluyó cuando el Presidente Obama terminó de firmarla. De cierta manera, recién comienza.





Contamos con una ley excelente. Ahora tenemos que implementarla eficazmente.





Para hacerlo, necesitamos comunicarnos claramente con el pueblo estadounidense. Muchos de nuestros amigos y vecinos todavía tienen preguntas sobre esta ley. Es comprensible. Dada la complejidad de nuestro sistema de cuidado médico, que constituye un sexto de nuestra economía, sería sorprendente si no fuera así. No ayudó el hecho que los bombardearan en los últimos doce meses con casi doscientos millones de dólares en publicidad, gran parte de ella deliberadamente engañosa.





Para estos estadounidenses, nuestro departamento servirá de centro nacional de ayuda sobre la reforma del seguro médico. Si tienen cualquier pregunta, nosotros tendremos respuestas. Si no están seguros de qué creer, nosotros tendremos los hechos.





Sabemos que la única manera de que esta ley alcance su pleno potencial es si los estadounidenses comprenden y hacen uso de todos los nuevos beneficios y opciones a su disposición.




Entonces, he aquí los hechos: si está satisfecho con su médico, puede quedarse con su médico. Si está satisfecho con su plan de salud, puede quedarse con su plan de salud.




Esta ley se basa en el sistema de seguro médico que tenemos y hace tres cambios importantes. En primer lugar, todo estadounidense que tiene una póliza de seguro cuenta con verdadera seguridad gracias a la formulación de normas de sentido común que exigen que las aseguradoras los traten equitativamente.



En segundo lugar, hace que el seguro esté al alcance de millones de estadounidenses al crear un nuevo mercado de seguros y otorgar créditos tributarios a quienes necesitan ayuda adicional.




En tercer lugar, comenzarán a disminuir los gastos de las familias, empresas y gobiernos con el más extenso conjunto de medidas para reducir el costo de la atención de salud en la historia, que incluye toda idea sensata para ahorrar en salud que se propuso el año pasado.




De eso se trata, a grandes rasgos.

You must be logged in to post a comment Login