¡Pare las redadas, Señor Presidente!

Por Walter Giovanni Monge-Cruz



Este pasado 21 de marzo, doscientos mil ciudadanos y residentes legales de esta gran nación, marcharon de manera patriótica ondeando con orgullo y respeto los símbolos patrios de la nación estadounidense.



Millones más en toda la nación se unieron solidariamente al clamor histórico de los hispano-estadounidenses por hacer hecha realidad la promesa que por una década ha seducido el voto hispano durante elecciones: Una reforma migratoria que legalice la presencia de millones de hijo/as, hermano/as, esposo/as, madres, padres.



Una tras otra elección, por una década, el hispano ha fortalecido la democracia de este país con el incremento de su participación electoral. Y con su elección, presidente Obama, el pueblo hispano hizo historia, no solo con el apoyo masivo que ayudo a convertirlo en el presidente histórico que es, sino también, con el numero histórico de votantes de nuestra comunidad, el cual continua incrementándose cada año con nuevos ciudadanos naturalizados u otros que cumplen la mayoría de edad.



Su mensaje televisado durante la marcha pasada, en el cual expresa su compromiso hacia nuestra petición, es muy confortante, y motiva mucho el vigor de continuar nuestra lucha. ¡Albricias!. Sin embargo, presidente Obama, cada día, cientos de nuestros hermanos debido a su perfil físico están siendo acechados discriminatoriamente por la policía, debido a leyes que les autorizan a ejercer poder migratorio. Eso ha producido que miles de personas que son víctimas o testigos de crímenes, no los denuncien. Aun, más penoso, es el hecho de que miles de nuestros hermanos continúan siendo arrestados y golpeados en injustas e inhumanas redadas.



Casi la totalidad de nuevos inmigrantes, son personas honestas y de fe, que tienen las mismas aspiraciones de los inmigrantes que crearon esta nación, pero que, lamentablemente, en el siglo XXI, sufren de la increíble humillación del encadenamiento y la tortura del encarcelamiento. Aun peor, la separación de sus seres amados.



Miles de seres humanos son separados de sus hijos, y estos sometidos a la vida del sistema federal de servicios familiares, lejos del amor de sus amados padres o enviados a países que desconocen y como ciudadanos estadounidenses se les priva de un porvenir en el país adonde han nacido. Eso es cruel, Señor Presidente, y sé que usted comparte este sentimiento de dolor que embarga a estas familias.




Sé que existe en usted, la convicción histórica de que su presidencia trascienda como una de las más importantes para transformar la conciencia humana, el mundo entero ha reconocido ese propósito, por lo que ostenta el inmenso honor y responsabilidad de ser un poseedor del premio Nobel de la paz y por ello, es indispensable e imperativo que, ¡Pare las redadas, Señor Presidente!



Por medio de una orden ejecutiva, usted puede detener esta práctica que antecesores suyos han aprobado y que debilita la imagen democrática que tanto admiramos, respetamos y defendemos, pero que además, no ha resuelto el problema y es claro, que no lo resolverá. Usted no es como ellos, Señor Presidente. El paro de redadas y deportaciones de seres humanos honestos, a partir de este momento hasta que se apruebe una reforma migratoria, sería un gesto político que resonaría eternamente en los anales de la historia, por el coraje que significa ejecutarlo, además, porque derrotaría el status quo que injustamente se aplica a nuestra comunidad.



Las deportaciones de personas que violan la ley, son necesarias, pero no así, las de quienes desean contribuir a mantener esta nación como la más poderosa del mundo, y además, sirven a los intereses y necesidades de todos sus habitantes.



Presidente Obama, usted cuenta con el apoyo político de la comunidad hispana, la cual es fiel y honorable a su presidencia. Usted comprende la necesidad que surge en nosotros por conquistar nuestra lucha histórica. Estreche nuestra mano nuevamente, y continué siendo baluarte de nuestros intereses. ¡Pare las redadas y deportaciones de seres humanos honestos!



Walter G. Monge-Cruz
Secretario General
Comision Civica Democratica – CCD
Cel: 202-689-4446


[email protected]
www.comisioncivicademocratica.org

You must be logged in to post a comment Login