Un mundo sin armas nucleares

El presidente Barack Obama sostuvo este lunes reuniones bilaterales con algunos de los líderes de los casi 50 países que invitó a la Cumbre de Seguridad Nuclear, que concluye este martes con un compromiso para evitar que materiales nucleares caigan en manos de organizaciones terroristas.

Obama saludó a líderes mundiales como el presidente chino Hu Jintao y al primer ministro de India, Manhoman Singh, a la entrada del Centro de Convenciones Walter E. Washington, donde se dieron cita líderes de cuatro países latinoamericanos: Brasil, Argentina, México y Chile.

Un comunicado especificará medidas para asegurar material nuclear suelto en un plazo de cuatro años como resultado de la cumbre nuclear, que se considera la reunión internacional más grande en el país desde la conferencia en San Francisco para la fundación de la ONU en 1945.

Irán y Corea del Norte fueron excluidos de la cita por incumplimiento del Tratado de No Proliferación Nuclear, pero tampoco asistieron los máximos líderes de aliados cercanos de Estados Unidos como Israel, Gran Bretaña, Arabia Saudita y Australia, aunque enviaron representantes.

“Si hubiera una detonación en la ciudad de Nueva York, Londres o Johannesburgo, las ramificaciones a nivel económico, político y de una perspectiva de seguridad serían devastadores”, anotó Obama el domingo en vísperas del histórico encuentro internacional.

Señaló que la posibilidad de que una organización terrorista internacional obtenga un arma nuclear es “la mayor amenaza a la seguridad de Estados Unidos, tanto a corto, mediano como largo plazo”.

El vicepresidente Joseph Biden recibió este lunes a líderes y funcionarios de 11 países en anticipación a la Cumbre de Seguridad Nuclear.

Entre los presentes estuvieron jefes de estado y otros representantes de países en África, Asia y América Latina que son miembros del Movimiento No Alineado. El propósito fue intercambiar puntos de vista sobre asuntos relacionados con la seguridad nuclear y proliferación, y la urgencia de abordar los peligros mundiales del terrorismo nuclear.

El vicepresidente destacó el interés común de todos los países en garantizar la seguridad de los materiales nucleares que se puedan usar en armamento nuclear y reforzar las normas internacionales de no proliferación.

Dichas normas se centran en el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares, un acuerdo que establece los requisitos para evitar la diseminación de armas nucleares a otros países y promueve el progreso hacia el desarme y el uso seguro y pacífico de la energía nuclear.

Los participantes destacaron la estrecha relación entre la seguridad nuclear y el desarrollo de energía nuclear. El vicepresidente señaló que los usos nucleares pacíficos pueden prosperar en un mundo en el que los peligros nucleares se reducen constantemente y las normas de no proliferación se respetan y aplican.

Se prevé que el número de países con programas de energía nuclear se duplique para mediados de siglo y ya que gran parte de ese crecimiento sucederá en los países en desarrollo, por lo cual es esencial que la seguridad nuclear se aplique internacionalmente, conforme a los más altos estándares, informó la Casa Blanca.

El vicepresidente Biden afirmó que cualquier país que esté cumpliendo sus obligaciones con respecto a la no proliferación, y esté interesado en obtener energía nuclear y necesite asistencia, encontrará un socio en Estados Unidos.

MLUSAMLUSA

You must be logged in to post a comment Login