Cómo ser una mujer sin límite, Parte 2

Por María Marín


Sabía mi madre que la diferencia entre alguien que busca realizar sus sueños y quien no lo hace, es el nivel de seguridad que tiene esa persona en sí misma. Por eso sus palabras de aliento que me subrayaban que yo podía llegar a ser lo que quisiera me dieron la inspiración para nunca rendirme. Los problemas y obstáculos por los que pasamos nos hacen perder las esperanzas, sin embargo el propósito de una barrera no es hacerte perder la fe, ¡no!

Por el contrario, un peldaño nos da la fuerza que necesitamos y significa aprender lecciones para ser mejores seres humanos. ¿Acaso no te has dado cuenta que cada obstáculo que has tenido en tu vida te ha traído una enseñanza? Piensa en la situación más difícil por la que atravesaste en tu vida.

A lo mejor fue un fracaso amoroso, una traición, una derrota financiera o una enfermedad y dijiste: “¿Por qué me ha sucedido esto a mí?” Quizás en aquel momento, hasta pensaste que la muerte era una mejor opción antes que enfrentar el problema, pero ahora responde honestamente a estas interrogantes:

1) ¿Aprendiste algo de dicha situación?

2) ¿Eres un mejor ser humano como resultado de esa experiencia?

3) ¿Aquel problema trajo una oportunidad inesperada a tu vida?

Si respondiste afirmativamente por lo menos a una de estas preguntas, debes estar de acuerdo conmigo en que gracias a ese revés, eres una persona más fuerte y más sabia que antes. Entonces, después de todo, había una bendición oculta. Cada dificultad que has enfrentado en la vida, te ha traído una valiosa enseñanza. De ahora en adelante, cuando encuentres una complicación, en vez de decir: ¡No puedo creer lo que me está sucediendo!, más bien di: ¿Qué viene este problema a enseñarme?

Cuando enfrentas una barrera, aprendes a ser perseverante
Cuando confrontas una situación deshonesta, aprendes integridad.
Cuando pasas por un sufrimiento, aprendes a tener compasión por otros.
Cuando tratas con alguien lento, aprendes a tener paciencia.
Cuando tienes que lidiar con un testarudo, aprendes a ser flexible.
Cuando experimentas miedo, aprendes a ser valiente.

Y cuando afrontas una situación que parece no tener solución, aprendes a tener fe.


* * * María Marín es comentarista de radio, escritora y motivadora. Ella es la autora de Mujer sin límite (Aguilar 2009)

Amigo lector de La Columna Vertebral, si necesita información de servicios en su comunidad llame a la Línea de Ayuda al 1-800-473-3003.

You must be logged in to post a comment Login