“Letras de Madera”

Por ELDA VIVANCO CASTELLANOS
Comunivision Press News México.

MÉXICO, D.F., (CPN News Service).— El escritor y periodista Gerardo Lara González, presentó un libro por demás alusivo a los tiempos difíciles del periodismo en México, el que se ejerció durante la insurgencia y la guerra de independencia: Letras de Madera: Sultepec y el Periodismo Insurgente.

Esta obra se inserta actualmente en medio de una las épocas más peligrosas y cruentas para el periodismo mexicano, que se debate entre los peligros que muchos periodistas viven diariamente al realizar su quehacer informativo frente a la actual guerra contra el narcotráfico, además de la crisis económica y laboral en los medios impresos y de los retos del periodismo “on line”.

Letras de Madera: Sultepec y el Periodismo Insurgente, llega en forma por demás oportuna para ligar tres momentos históricos en la vida de México y del periodismo mexicano:

1) Las celebraciones por el Bicentenario del inicio de la independencia de nuestro país; 2) El nacimiento en México del periodismo político y de crítica social, que se transforma en arma de lucha para promover el cambio en medio de las injusticias y que pretende despertar las conciencias; 3) La actual realidad del periodismo mexicano, el cual según el informe Los entresijos de la impunidad: escalada de la seguridad pública y pesadez burocrática presentado en París, Francia por la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF), a finales de 2009, se califica a este país latinoamericano como el más peligroso de América para ejercer periodismo (Diario El País, Madrid, 30/09/2009).

Letras de Madera: Sultepec y el Periodismo Insurgente ha sido publicado por el Instituto Mexiquense de Cultura y fue una de las obras ganadoras de la convocatoria 2009, que el Fondo Editorial de este organismo emite cada año y cuyas acervo es de más de 900 títulos.

La presentación se realizó en Sultepec, Estado de México, a unos 76 kilómetros al suroeste de Toluca, la capital de esta provincia mexicana que rodea en casi toda su extensión territorial a la ciudad de México.

EL ILUSTRADOR NACIONAL

El 11 de abril de 1912, hace 198 años en Sultepec, poblado de donde eran originarios algunos familiares del cura Miguel Hidalgo y Costilla, Padre de la Patria, apareció el periódico insurgente “El Ilustrador Nacional”, como vocero del movimiento de liberación nacional y editado por el doctor José María Cos, quien lo imprimió en forma artesanal, para lo cual labró con sus propias manos los caracteres de madera y empleó tinta de añil.

Precisamente en Sultepec se había refugiado la Suprema Junta Nacional Americana que presidía Ignacio López Rayón, otro de los generales insurgentes.

Gerardo Lara, quien durante casi 20 años fue periodista de El Universal, relató que su obra busca rescatar tres vestigios del periodismo insurgente que se gestaron en Sultepec y cuyo principal objetivo era difundir los ideales del movimiento de independencia de México.
Debido a la actividad subversiva que promovía “EI Ilustrador Nacional”, a la falta de recursos y a su clandestinidad, pronto dejó de editarse, pero en su lugar surgió en el mismo poblado de Sultepec “El Ilustrador Americano” y posteriormente “El Semanario Patriótico Americano”, que ante las vicisitudes de la guerra independentista debió trasladarse al vecino poblado de Tlalpujahua.

LA LETRA COMO ARMA DE COMBATE

Durante la presentación del libro, el escritor Alejandro Toledo Oliver relató que en el libro Noticias del Imperio, de Fernando del Paso, se incluye el cuento “de un personaje tipógrafo que se halla entre dos frentes, en una batalla entre franceses y mexicanos, y se ve obligado a utilizar sus herramientas de trabajo, una caja de tipografía que lleva con él, en contra de un soldado francés.

Por eso dice: “Yo soy un hombre de letras, y por lo tanto casi pacífico, y digo casi pacífico porque debo una muerte”. El cuento se sirve, pues, de una metáfora (la letra como arma de combate) y la lleva al campo de batalla.
Toledo Oliver añade que “algo similar podría decirse del doctor José María Cos, que en 1812 se improvisa en el oficio de tipógrafo y construye con madera, auxiliado por un par de artesanos de Sultepec, todo un juego tipográfico con el que se armará en 1812 uno de los primeros periódicos mexicanos, El Ilustrador Nacional”.

“Gerardo Lara –continuó Toledo– supo de esta historia en su infancia, por provenir de un municipio cercano a Sultepec; escuchó hablar del doctor Cos y su llegada a Sultepec, y sobre todo le habrán referido entonces esas circunstancias de la creación de sus letras de madera… Con el tiempo ejerció el mismo Gerardo Lara el periodismo y se asumió entonces como heredero de una tradición informativa insurgente, a la que dio reconocimiento más tarde con la escritura de su Letras de Madera”.

Otro escritor que tomó la palabra durante la presentación, Carlos Valenzuela, dijo que esfuerzos como estos periódicos insurgentes tuvieron una resonancia histórica entre las conciencias de quienes deseaban la libertad durante la guerra de independencia: “La visión de ciertos hombres amalgamó los deseos de la gente y los encauzó hacia un único objetivo: el surgimiento de una nación libre e independiente”.

You must be logged in to post a comment Login