La OEA conmemora los cien años de su sede principal, la Casa de las Américas

Con el objetivo único de dar albergue al diálogo político, al debate sobre la promoción de la paz, la unidad y la cooperación en diferentes ámbitos de los pueblos del hemisferio, en abril de 1910 se levanta la Casa de las Américas con el apoyo de los Estados Miembros de la Unión Panamericana, del Congreso de los Estados Unidos y de Andrew Carnegie, filántropo norteamericano de origen escocés.

A lo largo de estos cien años, la Casa de Las Américas ha sido escenario de varios de los eventos políticos y económicos más importantes de la región.

Sirvió como el centro de operaciones y de planificación de conferencias, seminarios y reuniones de los países miembros en los últimos cincuenta años. Muchos presidentes y primeros ministros del continente han pronunciado discursos en el Salón de las Américas ante representares de otras naciones; y ha sido también el lugar donde se han firmado acuerdos y declaraciones que impactaron la vida de millones de ciudadanos.

En septiembre de 1977, por ejemplo, la Casa de las Américas fue sede de la firma de los Tratados Torrijos-Carter por los que Estados Unidos traspasó el Canal a Panamá, en lo que constituyó uno de los hechos políticos más trascendentes del siglo pasado.

El 6 de octubre de 1979, igualmente, el Papa Juan Pablo II visitó el edificio durante una sesión protocolar realizada en el Salón de las Américas, y luego se dirigió a miles de personas congregadas en el Jardín Azteca en reconocimiento de los pueblos latinoamericanos y caribeños.

La celebración del Centenario del edificio de la OEA, en momentos en que el continente persiste en su lucha por fortalecer la democracia, y avanzar hacia el desarrollo, será una oportunidad para renovar el compromiso de la Organización con los principios de la paz, la democracia, la justicia y la prosperidad en la región. También está presente el ideal de aportar al objetivo de promover colectivamente la seguridad y la cooperación. Con base en la la larga tradición de amistad entre los pueblos de la región, el respeto a los valores compartidos, reflejados en la riqueza de la estructura de su sede.

La conmemoración de los 100 años de la Casa de las Américas, es una nueva oportunidad para renovar los grandes compromisos de la comunidad interamericana, y en este contexto, el 29 de abril tendrá lugar una ceremonia conmemorativa en la que el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, plantará un árbol de la paz como símbolo del esfuerzo de la Organización y de sus estados miembros por construir las mejores bases para afrontar los retos del futuro.

Hace 100 años, el 26 de abril de 1910, el Presidente estadounidense William Taft inauguró la Casa de las Américas en una ceremonia en la que plantó en el patio central del edificio, el denominado “Árbol de la Paz”, que aún se mantiene. El gesto será repetido un siglo después.

El Presidente estadounidense Theodore Roosevelt, en 1908 sentó la piedra angular del edificio, que fue construido por los arquitectos Albert Kelsey y Paul Cret, de Filadelfia. Hoy en día, la Casa de las Américas es una estructura emblemática de los valores de la Organización y un reflejo de la diversidad cultural y racial del hemisferio.

Como parte de la celebración del centenario, la OEA organizará a lo largo de 2010 una serie de eventos y actividades que incluyen:

Fiesta de gala el 29 de abril que dará inicio a la Campaña del Centenario y que tiene como invitado de honor al ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton;

Exposición en el Museo de Arte de la OEA denominada “La Casa de las Américas cumple 100 años: Paul Philippe Cret y la arquitectura del diálogo”, con muestras y planos originales de uno de los arquitectos de la edificación y dirigida por el historiador de arquitectura y escritor Tom Mellins y diseñado por la firma Pure+Applied.

Otros eventos de la celebración incluyen la exhibición del Caribe denominada “Acerca del Cambio”, la serie de conciertos en otoño de 2010 con niños participantes en programas de orquestas para inclusión social en Argentina, Chile, Colombia, México, Venezuela y de algunos países del Caribe; y finalmente, la celebración del mes de la Herencia Caribeño-americana en la OEA.

You must be logged in to post a comment Login