Declaración del abogado de la Santa Sede en Estados Unidos sobre abusos sexuales

CIUDAD DEL VATICANO (VIS).-Con motivo de la denuncia contra la Santa Sede, que abogados de Estados Unidos, en nombre de una víctima de abuso sexual por parte de un sacerdote, han presentado en el Tribunal Federal de Milwaukee (EE.UU.), la Oficina de Prensa de la Santa Sede remite a la declaración del abogado Jeffrey Lena, encargado de defender a la Santa Sede en Estados Unidos.

“En primer lugar, hay que manifestar compasión a las víctimas de los actos delictivos cometidos por el padre Lawrence Murphy. Por haber abusado sexualmente de niños, Murphy ha violado tanto la ley como la confianza que sus víctimas habían depositado en él.

“Aunque las víctimas de abusos han presentado denuncias legítimas, en este caso no se trata de una de ellas. Al contrario, la denuncia supone un intento de utilizar los trágicos acontecimientos como una plataforma para realizar un ataque más amplio. Este último ataque pretende representar a la Iglesia Católica como si fuera una empresa multinacional”.

“El caso contra la Santa Sede y sus representantes no tiene fundamento. La mayor parte del contenido de esta denuncia es una mezcla de viejas teorías ya rechazadas por tribunales de los EE.UU. En cuanto a Murphy, la Santa Sede y sus representantes no sabían nada de sus crímenes hasta unas décadas después de que cometiera los abusos, y no tenían nada que ver con los daños sufridos por el demandante.

“Dado que no tiene ningún fundamento, la denuncia -con su rueda de prensa y los comunicados de rigor- es simplemente el intento más reciente de algunos abogados de EE.UU. de utilizar el proceso judicial como una herramienta para relacionarse con los medios de comunicación.

“Si es necesario, responderemos más claramente a esta denuncia en el tribunal y en el momento oportuno.

DECLARACIONES POR RENUNCIA OBISPO DE BRUJAS

CIUDAD DEL VATICANO(VIS).- A continuación el texto de la declaración del obispo Roger Joseph Vangheluwe, a propósito de su dimisión como obispo de la diócesis de Brujas (Bélgica) y de la declaración del arzobispo André-Mutien Léonard, de Malinas-Bruselas, en la rueda de prensa de este mediodía en Bruselas.

“Cuando era todavía un simple sacerdote y durante un cierto tiempo al comienzo de mi episcopado, abusé sexualmente de un joven del ambiente cercano a mí. La víctima sigue estando marcada por este hecho. En las últimas décadas he reconocido en repetidas ocasiones mi culpabilidad contra él, así como contra su familia, y he pedido perdón. Pero esto no lo ha pacificado. Y ni siquiera yo estoy en paz. La tormenta mediática de las últimas semanas ha reforzado el trauma. No se puede continuar en esta situación. Lamento profundamente lo que hice y presento mis más sinceras disculpas a la víctima, a su familia, a toda la comunidad católica y a la sociedad en general. He presentado mi renuncia como obispo de Brujas al Papa Benedicto XVI y ha sido aceptada este viernes. Por eso, me retiro”.

Declaración del arzobispo André-Mutien Leonard, de Malinas-Bruselas:

“Nos enfrentamos a una situación particularmente grave. Pensamos ante todo en la víctima y en su familia, de la que muchos miembros han conocido solo hoy la tremenda noticia. Para la víctima se trata de un largo calvario, que sin duda no ha terminado”.

“En cuanto al obispo Roger Vangheluwe, tiene derecho, como persona, a la conversión, confiando en la misericordia de Dios. Pero, por cuanto corresponde a su función, es indispensable que por respeto a la víctima y a su familia y por respeto a la verdad, dimita de su cargo. Es lo que se ha hecho. El Papa ha aceptado inmediatamente la renuncia del obispo de Brujas, que en estas horas se hace pública en Roma”.

“La Iglesia insiste en que en estos asuntos no se debe tergiversar. Esperamos contribuir de esta forma al restablecimiento de la víctima”.

“La decisión del obispo de Brujas y la organización de esta conferencia de prensa corresponden a la voluntad de transparencia que la Iglesia católica en Bélgica quiere aplicar rigurosamente en esta materia, pasando completamente página respecto a la época, no tan lejana, en que en la Iglesia como en otros lugares, se prefería la solución del silencio o del ocultamiento”.

“Ni que decir tiene que este hecho causará gran dolor en toda la comunidad católica en Bélgica, sobre todo porque el obispo Vangheluwe era considerado una persona generosa y dinámica, muy apreciada en su diócesis y en la Iglesia de Bélgica. Y nosotros, como compañeros suyos, somos conscientes de la crisis de confianza que este hecho causará en muchas personas. Sin embargo, nos atrevemos a esperar que la sensatez prevalezca y que los obispos y sobre todo los sacerdotes de este país no sean en conjunto indebidamente desacreditados, ya que la gran mayoría vive de forma coherente con su vocación, y con una fidelidad que les agradezco públicamente”.

You must be logged in to post a comment Login