Cuando Los Deportes y La Política se Mezclan

Por Vanessa Cárdenas


Un giro inesperado para los proponentes de la ley S.B.1070 en Arizona fue la reacción de varios organismos, incluyendo ciudades, instituciones y personalidades famosas que han expresado su decepción y oposición a la nueva ley. Pero lo más inesperado, aunque no sorprendente, ha sido la reacción de varias ligas y figuras deportivas que han unido sus voces para condenar la nueva ley.

Los Estados Unidos tiene una larga tradición de figuras del deporte actuando en pro del cambio social y los derechos civiles.


El gerente y presidente de los Brooklyn Dodgers Branch Rickley empezó a reclutar a jugadores afroamericanos para su equipo hace 63 años—casi una década antes que la Corte Suprema revocó la segregación. En 1947, reclutó a Jackie Robinson, quien se convirtió en el primer jugador negro en las ligas mayores.


Robinson integró el béisbol y realzó la importancia y la aceptación de la necesidad de la igualdad racial, todo mientras encaraba epítetos raciales, discriminación, amenazas y violencia. Él ayudó a ponerle fin a la segregación racial en el deporte y resaltó la necesidad moral de la igualdad racial como prioridad ante los hinchas y el público en general. Rickey también reclutó a Roberto Clemente, el primer superestrella hispano del béisbol.


En las Olimpiadas del 1968 después de recibir sus medallas y cuando las notas del himno nacional de los Estados Unidos comenzaban a sonar, Tommie Smith y John Carlos protestaron en silencio en contra la discriminación en las Olimpiadas del 1968. Ellos bajaron la cabeza, cerraron sus ojos y levantaron su puño como símbolo del poder del movimiento negro para llamar la atención mundial sa la situación de los derechos civiles en Estados Unidos. Más recientemente, cuando Arizona rehúso adoptar el feriado nacional de Martin Luther King Jr., la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL por sus siglas en inglés) trasladó el Super Bowl XXVII de Tempe, AZ a Pasadena, CA. Arizona por fin votó para aprobar el feriado nacional honrando al líder de los derechos civiles en 1992.


Mientras estas acciones no fueron populares cuando se llevaron a cabo, en retrospectiva la mayoría de estadounidenses reconocen que estas ayudaron a impulsar el movimiento para los derechos civiles. Las estrellas del deporte tienen gran influencia entre sus seguidores y la cultura en general y hay algo poderoso cuando un deportista usa la plataforma que la fama les otorga para manifestarse en favor o en contra de un tema o política.

Arizona ahora está viendo este poder.


Los Suns de Phoenix decidieron unánimementevestir sus camisas “Los Suns”, que normalmente visten durante campañas de marketing, para el segundo partido de su serie eliminatoria contra los Spurs de San Antonio. Su dueño Robert Saver explicó cuando hizo su declaración que ellos vestirían estas camisas como protesta política en contra la nueva ley y para mostrar su apoyo ala comunidad latina.


Los Spurs de San Antonio también intentaron tener una camisa similar con el logo “Los Spurs” para el mismo partido pero no pudieron obtener las camisas a tiempo.


Otros han seguido el ejemplo: el director de la asociación de jugadores de la NBA Billy Hunter dijo:


La reciente promulgación de la nueva ley inmigratoria en Arizona es decepcionante y alarmante…El National Basketball Players Association fuertemente apoya la revocación o modificación inmediata de esta legislación. Cualquier intento para promover, tolerar o legalizar la discriminación racial es ofensivo e incompatible con las nociones básicas de la igualdad y la protección equitativa. Una ley que injustamente perjudica a un grupo es a final de cuentas una amenaza para todos.


Y la asociación de jugadores del Major League Baseball, o MLBPA por sus siglas en inglés, difundió su propia declaración diciendo que como resultado de la ley de Arizona:


Cada [jugador] debe estar listo para comprobar, en cualquier momento, su identidad y la legalidad de estar en Arizona para cualquier funcionario local o estatal que sospecha de su estatus inmigratorio. Esta ley también podría afectar a jugadores que son ciudadanos de EE.UU. pero que son sospechados de ser de descendencia extranjera por oficiales policíacos


La MLBPA también está considerando tomar pasos adicionales, tales como trasladar el partido de estelares fuera de Phoenix si la ley no es revocada o modificada.


Jugadores bien conocidos también han expresado su oposición en términos elocuentes y convincentes. Charles Barkley, miembro del Salón de la Fama de la NBA, dijo:


Como una persona negra, yo estoy siempre en contra de cualquier forma de discriminación racial. Yo no sabía que en las ligas mayores hay un 30 por ciento de jugadores hispanos y en las ligas menores es algo así como 50 [por ciento]. Estos son números enormes. Necesitamos hacer dos cosas…tenemos que encontrar una forma de darles a estos inmigrantes la ciudadanía….la mayoría de ellos trabajan muy duro, haciendo un buen trabajo, para luego andar persiguiéndolos cada unos cuantos años solo porque quieres ser reelegido, es una falta de respeto y repugnante.


Barkley tiene razón. El aprobar una ley que pone en el blanco a personas por su apariencia por buscar votos es una falta de respeto e irresponsable.


En tiempos donde las noticias sobre los deportistas son por lo general sensacionalistas y los atletas bien pagados son silenciados por sus patrocinadores corporativos, es bueno recordar que éstos son también líderes y figuras que ponen las pautas a nuestra sociedad, y además que el deporte puede servir como un llamado de acción para forjar lazos como comunidad. Hoy podemos decir realmente


“¡Que Vivan! Los Suns” y todos aquellos que en momentos de necesidad escogen pronunciarse por sus principios en vez de por lo que es popular.


Vanessa Cárdenas es Directora de Progress 2050, un proyecto del Center for American Progress.

You must be logged in to post a comment Login