OEA presenta resultados de la aplicación de Carta Democrática Interamericana

Reiteró que el documento sigue siendo “el instrumento interamericano más completo promulgado hasta hoy para promover las prácticas democráticas en los Estados del continente y llevar las actividades de cooperación que sean necesarias allí donde existan déficits manifiestos de desempeño”.

El Secretario General en su informe, hizo una relación de algunas actividades concretas realizadas en los paises de la región, y mencionó lo actuado en Bolivia, para facilitar el diálogo en torno a la elaboración de una nueva Constitución Política del Estado; en Paraguay, para apoyar al gobierno en la promoción de espacios de diálogo y desarrollo de políticas de Estado; en Guatemala, para ayudar al gobierno a resolver la crisis política desatada por el “caso Rosenberg”; y en Honduras, para promover una resolución pacífica a la crisis y la restauración del orden democrático.

Además, el Secretario General mencionó dos actividades realizadas en el marco de la Carta de la OEA: la continuación de la Misión de Buenos Oficios en Colombia y Ecuadory la labor de facilitación en el diferendo territorial entre Belize y Guatemala.

En un plano general, el Secretario General aseguró que “muchas de las cosas ocurridas el año pasado plantean nuevamente la necesidad de revisar o conversar algunas de las limitaciones principales en la Carta Democrática Interamericana”.

En ese apartado destacó cuatro: la carencia de precisión en los criterios para definir cuándo y en qué medida se han alterado las instituciones democráticas en un país; la tensión entre el principio de no intervención y la posibilidad de proteger la democracia mediante mecanismos colectivos; los problemas de acceso para aquellos que quieran recurrir a la Carta cuando consideran que la institucionalidad democrática está amenazada o ha sido vulnerada; y la inexistencia de una gradualidad en la aplicación de mecanismos para solucionar una crisis.

En su informe, el Secretario General puso énfasis en el trabajo desplegado en torno a la observación electoral y al fortalecimiento de las instituciones electorales desarrolladas en el marco de la Carta Democrática Interamericana. “En todos los casos, la presencia de la Organización ha contribuido a disminuir tensiones y aumentar la transparencia”, afirmó.

Explicó también lo actuado por la Organización, sus organismos y agencias en materia de protección de los derechos humanos, fundamentalmente a través de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH); la creación de la Red de Protección Social de las Américas, el desarrollo de la Alianza para la Energía Sostenible en las Américas; la implementación de programas para la gestión de las grandes cuencas hídricas transfronterizas del continente; la revisión y reestructuración del programa de Becas y Capacitación; el impulso dado por la Fundación Jóvenes Empresarios de las Américas (YABT) al emprendimiento y liderazgo de los sectores más vulnerables de la población; los avances en el Programa Interamericano de Facilitadores Judiciales; la progresiva implementación de la Convención Interamericana contra la Corrupción; la convocatoria de reuniones ministeriales de Trabajo, Educación, Cultura, Seguridad Pública, Justicia, Ciencia y Tecnología, Desarrollo Sostenible y Desarrollo Social; la creciente inclusión de las organizaciones de la sociedad civil en las actividades de la OEA y en la toma de decisiones importantes para los ciudadanos; y el apoyo a los procesos para la eliminación de toda forma de discriminación y la implementación de la igualdad del género en el continente.

“Generalmente se habla de la Carta Democrática Interamericana cuando hay conflicto. Pero la Carta está hecha para ser aplicada día a día, como un programa político permanente de promoción de la democracia que esta organización quiere lograr. Y ese es el esfuerzo que estamos realizando”, concluyó el Secretario General Insulza.

La presentación de hoy responde a un mandato de la XXXIX Asamblea General de la Organización, celebrada en junio de 2009 en San Pedro Sula, Honduras, por el que se solicita al Secretario General de la OEA que “presente un informe al Consejo Permanente en todos los actos en que su actuación sea prevista por la Carta de la OEA y por la Carta Democrática Interamericana”.

You must be logged in to post a comment Login