La educación es la clave

Por Luisa Fernanda Montero

Como hispanos y como padres, hay algunas cosas que tenemos que tener muy claras; no cabe duda de que cumplir el sueño americano es cada vez más difícil para muchos inmigrantes, pero lo difícil no es imposible, sencillamente requiere un esfuerzo más grande de nuestra parte y sobre todo una idea clara de lo que queremos y posibilidades tenemos de conseguirlo.

Si bien es cierto que tendremos que vivir con la ausencia de un sistema migratorio disfuncional por algún tiempo, es cierto también que tarde o temprano la realidad demográfica y económica de este país, hará por su propio peso, que a los inmigrantes hispanos se les dé el lugar que merecen en la sociedad estadounidense.

Pero, para cuando eso suceda, debemos estar preparados, y lo más importante, debemos preparar a nuestros hijos. La educación es la clave. Para abrir las puertas del futuro y asegurar que nuestros hijos – y nosotros mismos – alcancemos el tan deseado sueño americano, debemos buscar la forma de ampliar nuestros conocimientos e impulsar a nuestros hijos a seguir el mismo camino constante y continuamente.

El hecho de que la mayoría del tiempo del que disponemos esté copado por nuestras obligaciones laborales no nos excusa de buscar un espacio para dedicarnos a aprender y en esa tarea la disciplina debe ser nuestra gran aliada.

En casi todos los condados, ciudades y localidades existen organizaciones comunitarias o instituciones públicas que ofrecen una creciente variedad de cursos, si no gratuitos a muy bajo costo, que pueden, incluso, ampliar nuestro panorama laboral.

El las bibliotecas locales, por ejemplo, permanentemente se ofrecen cursos de inglés como segunda lengua si es que el idioma es uno de nuestros problemas, y siempre podremos llevarnos a casa temporalmente una increíble variedad de videos, programas y herramientas adecuadas para mejorar nuestro dominio del inglés.

Los mismos principios aplican para nuestros hijos que cuentan con diversos recursos en su escuela y en los centros juveniles y las iglesias.

La educación debe ser una prioridad familiar, un asunto en el que toda la familia se involucre y del que toda la familia se vea beneficiada. Esa es, además, una formula clave en el proceso a seguir para acceder a la educación superior, en el que los padres deben trabajar de la mano de sus hijos para lograr el objetivo, sobre todo si se tiene en cuenta que el sistema educativo estadounidense es de muchas formas distinto al que conocimos en nuestros países.

El tiempo que la familia le dedique a sus procesos educativos será el tiempo mejor invertido y el más productivo, además aprender en familia siempre puede ser muy divertido, recuerde, la educación es la clave del éxito que usted y sus hijos necesitan.

You must be logged in to post a comment Login