Evangélicos conservadores instan al Congreso a componer el sistema migratorio

Una coalición de líderes religiosos conservadores le solicitó al Congreso que componga el disfuncioanl sistema migratorio recordando que la frustración por la incapacidad del gobierno federal de proveer una solución duradera al tema migratorio ha generado situaciones como la nueva ley migratoria de Arizona.

Los líderes evangélicos hablaron durante una conferencia telefónica en la que participaron el senador demócrata de Nueva York, Charles Schumer, el doctor Richard Land, presidente de la Comisión de Etica y Libertad Religiosa de la Convención Bautista Sureña; el Reverendo Leith Anderson, presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos; el Reverendo Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional de Líderes Hispanos Cristianos; y Mat Staver, fundador y presidente de Liberty Counsel, y decano de la Facultad de Derecho de la Liberty University. Los líderes pidieron que el Congreso avance una medida bipartidista para reformar el sistema migratorio.

De acuerdo con Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, “Le estamos ofreciendo a los estadounidenses una disyuntiva falsa: respaldar una ley que va en contra de nuestros intereses y tradiciones nacionales, o no hacer nada en torno a un apremiante problema nacional que está generando una frustración tremenda. El público está buscando líderes que enfrenten y resuelvan el problema migratorio, y la responsabilidad constitucional para hacerlo le corresponde al Congreso. Los senadores demócratas han presentado un plan de reforma migratoria integral que es serio y de filosofía centrista. Pero hasta ahora, los senadores republicanos, incluso aquellos que antes defendieron la reforma migratoria integral, han dicho que no lo avalan, y han llegado a amenazar con sabotear el proceso mediante medidas dilatorias si los demócratas someten la propuesta. Pero los líderes religiosos han sido claros en señalar que la falta de acción en Washington crea un vacío que da pie a medidas terribles como la ley de Arizona”.

Varios de los líderes evangélicos expresaron su apoyo a un anuncio de la Asociación Nacional de Evangélicos publicado en el periódico Roll Call y que solicita la reforma migratoria. Asimismo, sumaron su apoyo a una declaración emitida por el Liberty Council que resume su postura de consenso en torno a la ley de Arizona y sobre la necesidad de una solución federal integral:

“La crisis de la que el país está siendo testigo en Arizona sobre el tema migratorio es el resultado de una fracasada política migratoria a nivel federal. Los legisladores de Arizona sintieron que era necesario actuar porque el gobierno federal no lo ha hecho. No estamos de acuerdo en que la ley de Arizona haya sido la vía más sabia porque la inmigración es un asunto federal y no una responsabilidad estatal. Es la inacción del gobierno federal la que ha llevado a esta crisis. La ley de Arizona es un síntoma y un grito de ayuda…

…El tiempo de forjar un consenso nacional es ahora. Estados Unidos es un país de inmigrantes, un crisol de individuos de varias etnias y culturas. Está fundamentado en la rica herencia de la inmigración en la que este país se estableció y en concordancia con una política de inmigración justa, este país continuará progresando. Estados Unidos merece una política migratoria justa; una que comience con asegurar, no cerrar nuestras fronteras, una que provea un programa de trabajadores huéspedes, y una que ofrezca un camino a la ciudadanía o residencia temporal a quienes lo merezcan”.

Mientras los sondeos continúan demostrando apoyo para la ley de Arizona, esas muestras de opinión pública no han logrado captar la enorme dinámica relacionada con el asunto de la inmigración y la opinión pública. Los estadounidenses están frustrados con la persistente inacción en los asuntos migratorios y apoyan pasos que demuestran que se está haciendo algo, aún cuando la opción sea una ley similar a la de Arizona. Sin embargo, cuando se les presenta una amplia variedad de alternativas para resolver el problema del disfuncional sistema migratorio, los estadounidenses continúan respaldando una reforma migratoria integral por encima de medidas centradas en la aplicación de leyes. Por ejemplo, el sondeo del New York Times y CBS News muestra la frustración de los estadounidenses con el statu quo – 44% dijo que el sistema tiene que cambiarse completamente y 45 % que requiere cambios fundamentales. Los votantes están tan frustrados que la mitad de los encuestados simpatizan con la ley de Arizona. Pero bajo los titulares sobre Arizona, el sondeo muestra un amplio apoyo para un camino a la legalización de los indocumentados – 64 % de los encuestados apoyaron opciones para permitir que los indocumentados “permanezcan en el país y soliciten la ciudadanía” ( 43%) o “permanezcan como trabajadores huéspedes” (21%), mientras que sólo 32% apoyó las medidas restrictivas, “requiriendo dejar los empleos y salir de Estados Unidos”.

You must be logged in to post a comment Login