Huelga de hambre por reforma migratoria

El ecuatoriano Oswaldo Cabrera, que realiza una huelga de hambre desde hace dos semanas para pedir una reforma migratoria integral, pidió proteger a los niños afectados por las disfuncionales leyes de inmigración.

“Esto dejó de ser un asunto interno, estamos hablando de los derechos humanos, no de políticas o de invadir o interferir”, dijo Cabrera este martes en una rueda de prensa en el Capitolio.

El activista, que ha comenzado a mostrar los estragos del prolongado ayuno, incluyendo síntomas de anemia, estuvo acompañado de algunos niños con padres indocumentados.

Cabrera hizo una petición especial al presidente de Ecuador, Rafael Correa, para que apoye una resolución en la ONU en apoyo del inmigrante.

De acuerdo con un informe de First Focus y Migration and Child Welfare National Network, mas de cinco millones de niños en Estados Unidos tienen al menos un padre indocumentado.

El reverendo Carmelo Santos, pastor asociado de la Iglesia Luterana San Marcos en Springfield, Virginia, dijo que el asunto de la reforma migratoria “se ha politizado demasiado en términos de políticas partidistas”.

Señaló que tanto los republicanos como los demócratas reconocen que el sistema de inmigración no funciona y que es necesario un diálogo a partir de ese punto de coincidencia.

Sobre las dificultades de una reforma a pocos meses de las elecciones legislativas de noviembre en las que los políticos evitan tomar riesgos, Santos afirmó que “la fe se inventó para lo imposible”.

Indicó, sin embargo, que “la fe no es sentarse a esperar que (la reforma migratoria) nos caiga del suelo. Es tocar puertas”.

Paola Leiva, de Honduras, que estuvo acompañada de sus cuatro niños, dos de ellos nacidos en Estados Unidos, dijo que se emocionó cuando escuchó a la niña Daisy Cuevas que la semana pasada expresó a la primera dama Michelle Obama su temor a que su mamá sea deportada.

You must be logged in to post a comment Login