Sigue Hemorragia de crudo en Golfo de México

La hemorragia de unos 19 mil barriles diarios de crudo continúa en el Golfo de México desde hace más de un mes. Desde las profundidades del suelo marino, como del vientre de una bestia herida, continúa borboteando incontrolablemente una mezcla de gas y petróleo, que amenaza con convertirse en una catástrofe ecológica.


El derrame de petróleo es el más grande de la historia de Estados Unidos, incluso superior al desastre del buque Exxon Valdez en Alaska en 1989, en el que se derramaron 11 millones de galones, cuyos efectos se continúan sintiendo hasta la fecha. La petrolera británica BP informó el sábado sobre el fracaso de la operación “Mate superior” o “Top Kill”, en inglés, para sellar y clausurar el pozo por medio de inyecciones de fluidos pesados en el suelo marino, de donde continúa fluyendo el combustible fósil.


“A pesar de bombear más de 30 mil barriles de lodo pesado, en tres intentos a niveles de 80 barriles por minuto y el despliegue de una amplia variedad de materiales aislantes, la operación no impidió el fluido del pozo”, informó BP en un comunicado. Indicó que el siguiente paso en las operaciones en el suelo marino es capturar la mayoría del petróleo y gas que sale del pozo, para lo cual es necesario colocar, por medio de robots, un contenedor en el pozo en los próximos días. Esta es la primera vez que se realiza ese tipo de operación a 5 mil pies de agua, por lo cual la firma no puede garantizar el éxito.


“Luego de tres días de intentar el mate superior, ahora creemos que es tiempo de avanzar a la próxima opción”, dijo el sábado en una rueda de prensa el jefe de operaciones de BP, Doug Suttles.

Entre tanto, la compañía, que ha desplegado a 22 mil empleados al lugar, está perforando dos “pozos de alivio” que concluirá todavía en agosto. Hasta la fecha BP ha recibido 26 mil reclamos, de los cuales ha pagado 11 mil 650. El presidente Barack Obama, que pasa en Chicago el fin de semana largo por el Día de los Caídos o Memorial Day, indicó en un comunicado que ha mantenido una continua comunicación con altos funcionarios del gobierno en el terreno, como el almirante Thad Allen.


Asimismo, los secretarios de Energía, Steven Chu, y del Interior, Ken Salazar, la directora de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), Lisa Jackson, y sus asesores John Brennan y Carol Browner. Obama reconoció que la perforación de pozos de alivio tomará meses en completar, por lo cual los ingenieros y exportados están analizando una variedad de alternativas para contener la filtración.


El nuevo intento de BP de cubrir el pozo “será difícil y tomará varios días”, dijo Obama, quien indicó que continuarán los esfuerzos hasta que se concluya la perforación de los dos pozos de alivio. Reiteró que “cada día que continúa esta filtración (de petróleo) es un asalto a la gente de la región de la costa del Golfo, sus vidas y los bienes naturales que nos pertenece a todos”.


Es “desconsolador, y no descansaremos hasta contener la filtración, hasta que las aguas y las playas estén limpias, y hasta que se restituya a las personas injustamente victimizadas por este desastre hecho por el hombre”, enfatizó. La empresa BP está empleando dispersantes químicos que rompen el petróleo en pequeñas gotas y evitan que lleguen a la orilla. Entre tanto, científicos gigantescas columnas de petróleo en aguas profundas se acercan a las orillas del Golfo de México, amenazando con afectar la industria pesquera y turística en la región y, lo que es peor, una catástrofe ecológica.


A medida que la marea negra se acerca a la costa del Golfo, muchos ya están sintiendo los efectos devastadores en sus vidas diarias y en la economía. El jueves pasado el congresista de Luisiana, Charlie Melancon, visiblemente conmovido, no pudo concluir su declaración cuando detallaba que “nuestra cultura está amenazada, nuestra economía está amenazada y todo lo que conozco y amo está en riesgo”.


El descontrolado flujo de petróleo y gas del suelo marino ocurrió tras la explosión de un pozo y de la plataforma de exploración Deepwater Horizon el 20 de abril pasado, que cobró la vida de 11 trabajadores. La plataforma está situada a 40 millas (60 kilómetros) al sureste de Luisiana en el prospecto de exploración Macondo de BP. El diario The New York Times informó este domingo que documentos internos de BP indican que existieron “serias problemas y preocupaciones de seguridad” con Deepwater Horizon, que las descritas por la firma petrolera la semana pasada en testimonios ante el Congreso.


La columna de petróleo continuará viéndose en las pantallas mientras se buscan los “culpables” del desastre, en las que se han mencionado la falta de acción de Obama y la ausencia de supervisión de la anterior administración del presidente George W. Bush y del vicepresidente Dick Cheney. Obama, quien asumió su responsabilidad como comandante en jefe, al indicar que su prioridad ahora es contener el derrame de petróleo, indicó el jueves en una conferencia de prensa: “Cuando me desperté esta mañana y me estaba afeitando, (mi hija) Malia toca la puerta del baño, se asoma y dice: ‘ ‘¿ya cerraste el agujero, papi?’”


MLUSAMLUSA

You must be logged in to post a comment Login