Aumentan protestas contra SB1070

Activistas continuarán durante el verano su escalada de protestas luego de masivas manifestaciones el sábado 29 de mayo contra la ley SB1070 de Arizona que permite que la policía local aplique la ley federal de inmigración y castiga a quienes albergan o transportan a indocumentados.

Los activistas pidieron también al presidente Barack Obama que muestre liderazgo para suspender los programas 287g y Comunidades Seguras de cooperación entre la policía y agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) enfocados contra indocumentados en las cárceles.

Organizaciones como el Consejo Nacional de La Raza, la organización hispana más grande de Estados Unidos, han criticado al presidente Obama por enviar soldados adicionales a la frontera y pedir más fondos en seguridad fronteriza, pero sin una estrategia para la legalización de unos 12 millones de indocumentados.

Obama también ha superado a su predecesor George W. Bush en las deportaciones, según denunció la organización pro-inmigrante America’s Voice.

Los demócratas del Senado presentaron un borrador de un proyecto de ley que pone primero la seguridad como condición para una reforma migratoria que, en caso de ser aprobada, debe limar diferencias con el proyecto que se apruebe en la Cámara de Representantes.

Una propuesta más favorable para los inmigrantes indocumentados fue presentada en la cámara baja por el congresista de Illinois, Luis Gutiérrez.

Sin embargo, la minoría republicana, especialmente en el Senado, ha rechazado cualquier alivio migratorio para los indocumentados, que consideran como “amnistía”, mientras esperan cosechar ganancias en los comicios legislativos de noviembre próximo.

Activistas como Gustavo Torres, de Casa de Maryland, y Deepak Bhargava, del Centro para el Cambio Comunitario, han impulsado actos pacíficos de desobediencia civil para llamar la atención sobre el impacto de las deportaciones, que ha dividido familias y afectado a miles de niños.

El rostro humano al drama de los indocumentados lo han puesto los jóvenes inmigrantes criados en Estados Unidos que esperan la aprobación del Dream Act y niños, como Daisy Cuevas, que hace unas semanas expresó a la primera dama Michelle Obama su temor a que su mamá sea deportada.

Las protestas continuarán escalando hasta el 29 de julio, día en que entrará en vigor la SB1070, que los activistas esperan que para esa fecha el gobierno haya frenado su instrumentación porque constitucionalmente corresponde a las autoridades federales aplicar la ley de inmigración, y no a la policía local que más bien debe proteger a la comunidad del crimen.

Los cuatro jóvenes indocumentados que caminaron desde Florida hasta Washington desafiarán este martes al sheriff Joe Arpaio, del condado de Maricopa, en Arizona, para decirle: “Basta al odio, Basta 287g”, informó la Red Nacional de Jornaleros (NDLON).

You must be logged in to post a comment Login