Jóvenes indocumentados tocan puertas de la Casa Blanca

Cuatro jóvenes indocumentados se reúnen este viernes por segunda vez en un mes con Valerie Jarrett, asesora del presidente Barack Obama, para que suspenda las deportaciones y los programas de cooperación de la policía local con agentes federales de inmigracion.

Los jóvenes, que caminaron dos mil 400 kilómetros de Florida a Washington entre enero y mayo pedirán alivio a los inmigrantes mientras el Congreso analiza una reforma migratoria integral, que es cada vez más difícil por la cercanía de las elecciones legislativas de noviembre.

Los jóvenes también pedirán que se elimine la cooperación de la policía local con agentes federales de inmigración bajo los programas voluntarios 287g y Comunidades Seguras, enfocado en extranjeros en las cárceles, que al igual que la nueva ley SB1070 de Arizona se presta a detenciones discriminatorias.

Los intrépidos estudiantes se reunieron a principios de mes con el alguacil Joe Arpaio, del condado de Maricopa, en Arizona, conocido por sus operaciones contra inmigrantes indocumentados.
Los jóvenes no han perdido la fe a pesar de las deportaciones y el envío de tropas de la Guardia Nacional a la frontera con México por parte de Obama, la propuesta de “seguridad primero” de los demócratas y las inacabables exigencias de los republicanos para una mano más dura contra los indocumentados.

Pareciera que los políticos han convertido en una piñata al inmigrante, en una competencia por quién es el más duro, mientras lanzas acusaciones mutuas y se posesionan para los próximos comicios. Mientras tanto, muchas familias son destruidas por las deportaciones y muchos estudiantes destacados no pueden trabajar porque carecen de papeles.

“Nuestro mensaje es un mensaje de amor que tenemos por nuestra comunidad y por nuestro país”, dijo en una conferencia de prensa Felipe Matos, de 24 años y quien llegó a Estados Unidos a los 10 procedente de Brasil.

Gaby Pacheco, de origen ecuatoriano, dijo que muchos jóvenes impulsaron inscripción de miles de votantes en las elecciones de 2008 bajo la campaña “Vota por mí” y dijo que esos electores esperan que Obama cumpla su promesa de una legalización.

Obama invirtió mucho de su capital político en las reformas de salud y financiera, y ahora impulsa una reforma energética y de cambio climático ante el desastre ecológico ocasionado por el incotrolado flujo de gas y petróleo de un pozo submarino en el Golfo de México.
Los jóvenes, que impulsan la propuesta bipartidista del Dream Act para la legalización de miles de indocumentados, consideran que Arizona es la “zona cero” en el tema de la inmigración, que requiere de un liderazgo para evitar medidas similares a la SB1070 y arrestos racistas.

You must be logged in to post a comment Login