Religiosos conservadores presionan por reforma migratoria

El reverendo Jim Tolle, pastor de la Iglesia en el Camino, de California, dijo que la inacción del Congreso para reformar las leyes de inmigración creará una masiva “subcultura” en Estados Unidos de unos 11 millones de indocumentados que vivirán a las sombras de la sociedad.

El asunto de inmigración sigue en un “atolladero” a pesar de las buenas intenciones del anterior presidente George W. Bush, el impulso que en el pasado hizo a una propuesta bipartidista el senador republicano John McCain y las promesas de campaña electoral del presidente Barack Obama.

Tolle participó el miércoles en una conferencia de prensa en el Congreso con líderes religiosos conservadores, que representan a miles de iglesias y millones de fieles que tradicionalmente han votado por el Partido Republicano, pero ahora han advertido que los votos no los tendrán siempre asegurados.

Algo parecido ha ocurrido con los hispanos que han mostrado un desencanto con los demócratas y el presidente Barack Obama por la falta de liderazgo similar al que mostraron para impulsar las reformas de salud y la financiera.

El reverendo Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano, se refirió al símbolo de los demócratas, que es el burro, y de los republicanos, que es el elefante, que están jugando un partido de fútbol, pero solo pasándose el balón sin anotar goles.

Al movimiento conservador del Tea Party, que se puede traducir como Partido del Te o Fiesta del Te, le falta los “chips y la salsa”, que son los hispanos, dijo Rodríguez, quien resaltó valores tradicionales de muchas familias latinas.

Los líderes religiosos se reunieron con la asesora de la Casa Blanca, Valerie Jarrett, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el legislador republicano Mike Pence, entre otros.

Afirmaron que el proceso actual para el ingreso a Estados Unidos es demasiado lento por el límite de visas, lo cual obliga a muchas familias a traer como indocumentados a sus seres queridos.

También advirtieron que medidas antiinmigrantes como la ley SB1070 de Arizona, están afectando el tejido social de Estados Unidos, un país fundado por inmigrantes, y que es necesario que se tomen medidas para evitar la fracturación de las familias por las deportaciones, que también van en contra de las enseñanzas bíblicas de amar al prójimo y recibir al forastero.

You must be logged in to post a comment Login