¿Quién le teme a las petroleras?

Por Nicolas Ibarguen

Nuestros líderes en Washington han estado ocupados hablando de la necesidad de actuar en el Golfo, pero las acciones hablan más fuerte que las palabras.

La semana pasada una mayoría en el Senado rechazó una propuesta que habría dado a contaminadores como British Petroleum (BP) pase libre permitiendo menos supervisión y deshaciendo esfuerzos para economizar gasolina.

A pesar de que científicos ahora dicen que la fuga de crudo es de entre 1,47 millones y 2,52 millones de galones al día, el esfuerzo fue sólo estrechamente derrotado.

Sin embargo, una propuesta para eliminar las exenciones fiscales para las compañías petroleras, así como esfuerzos para elevar el límite de responsabilidad de las compañías petroleras en accidentes como el de la BP han sido derrotadas. Claramente, muchos en Washington aun no están listos para enfrentarse a las grandes petroleras.

El Presidente Obama nos recordó este martes que, aunque hemos hablado sobre la necesidad de poner fin a nuestra adicción a los combustibles fósiles, hemos fallado en actuar con el sentido de urgencia que requiere este desafío.

En lugar de liderar con soluciones verdaderas a nuestros problemas de clima y energía, algunos senadores en ambos partidos prefieren buscarse el camino corto o simplemente evitar el reto. Esto es evidente en las propuestas para pasar un proyecto de ley de “energía únicamente”. Estas propuestas no lograrán superar los problemas que enfrentamos hoy.

Encuesta tras encuesta muestra que los estadounidenses quieren que nuestros líderes tomen acción sobre el petróleo, la energía y el calentamiento global. No hay razón para no hacerlo.

Una de estas propuestas es la del senador Bingaman (D, NM). Mientras que este proyecto de ley tiene algunos aspectos positivos ya que podría imponer un estándar nacional de electricidad renovable y establecer medidas de eficiencia, no limitará las emisiones contaminantes y – de hecho–podría permitir más amplia exploración petrolera en el este del Golfo de México.

Nosotros merecemos más. Merecemos líderes que defiendan nuestro futuro, que busquen mayores oportunidades, crecimiento económico y crear empleos. Merecemos que nuestros senadores trabajen hacia una solución integral que ponga límites a la contaminación y que elimine nuestra dependencia de los combustibles fósiles.

Sólo una ley de energía y clima reducirá nuestra dependencia del petróleo, creará un número significativo de empleos y reducirá la contaminación causante del calentamiento global. De hecho, un proyecto de ley de energía únicamente podría aumentar los niveles de contaminación y los costos dependiendo de sus detalles.

Es hora de actuar. Esperemos que nuestros senadores estén dispuestos a protegernos en lugar de buscarse la manera fácil y así dejarnos vulnerables.


* Nicolas Ibarguen es presidente de ABC Green Forum y Voces Verdes

You must be logged in to post a comment Login