Vacaciones…

Teresa Gurza.

A todos nos encantan las vacaciones con excepción de algunas mamás que se ven excedidas por las demandas infantiles y prefieren por tanto, tener a sus hijos en la escuela.

Y es entendible que estén medio agotadas, porque según la CEPAL las mexicanas dedican poco más de 76 horas semanales al trabajo pagado, contra 58 y media de los hombres y obtienen menores percepciones por igual trabajo.

Además las cosas han cambiado mucho y no es que yo crea que todo tiempo pasado fue mejor, pero cuando los de mi generación éramos niños, nunca se oía la queja común ahora “¿mamá que hago?, mamá estoy aburrido…”, porque muchos niños y niñas no se saben entretener solos.

La mayor parte de las familias mexicanas no pueden irse de vacaciones, y menos a otros países, porque sus ingresos les alcanzan apenas para sobrevivir.

Pero aún en la misma ciudad o poblado donde se vive, puede haber opciones para pasar unas vacaciones diferentes y para que la madre no termine exhausta y con ganas de matarlos.

Hay que tener también en cuenta que cuando no hay clases escolares, y por tanto no tienen la misma vigilancia y supervisión de los adultos sean estos padres o maestros, los niños son más propensos a descuidar su higiene personal.

Y eso los hace más vulnerables a contraer infecciones y cuadros diarreicos graves y prolongados, que los pueden llevar a la deshidratación, sobre todo cuando son menores de 8 años; por lo que hay que poner atención especial a la limpieza del agua y los alimentos que consumen.

Si se está de vacaciones y no se cuenta con facilidades para hervir el agua, es preferible comprar agua envasada; y consumir alimentos cocidos y preparados en lugares seguros.

Y si viaja con bebés, no está de más llevar sales de rehidratación oral.

Es también importante recordar que los cambios climáticos y el incremento del ozono, han aumentado los cánceres de piel, de modo que no exponga a sus niños mucho tiempo al sol.

Las investigaciones médicas recientes, afirman que la incidencia en cáncer de piel está directamente relacionada con las horas que se ha pasado asoleándose, sobre todo antes de los 20 años de edad.

Si no toma sol cerca de las horas del mediodía, protegerá la piel y evitará a la larga su envejecimiento prematuro; y también una insolación que podría echar a perder las vacaciones; así que use bloqueador solar con factor mayor de 30 en las pieles más delicadas de los niños: y recuerde que si además les pone repelente para evitar que los piquen los mosquitos, la efectividad del bloqueador disminuirá en casi la mitad.

Si vive en el Distrito Federal o cerca de ahí, una excelente opción vacacional es el Museo del Templo Mayor, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, porque presenta la exposición “Moctezuma II Tiempo y destino de un Gobernante”.

Esta muestra tiene 208 piezas prehispánicas tanto del INAH como de colecciones particulares; y el año pasado estuvo con gran éxito en el Museo Británico de Londres, donde fue visitada por más de 200 mil personas.

La exposición consta de siete módulos y abarca la fundación de Tenochtitlan en el siglo XII; el gobierno de los ocho tlatoanis que antecedieron a Moctezuma II, desde el reinado de Acamapichtli (1375-1395) hasta Ahuízotl (1486-1502); el ascenso de Moctezuma Il y la expansión del imperio azteca, hasta la llegada de los conquistadores españoles y la caída de Tenochtitlan.

El horario del museo de martes a domingos, es de nueve de la mañana a siete de la tarde; la entrada cuesta 51 pesos entre semana, pero no pagan los menores de 13 y mayores de 60; y los domingos es gratis para todos los mexicanos y para los extranjeros residentes en México.

You must be logged in to post a comment Login