¡Felices Sueños!

Por Luisa Fernanda Montero

Al que madruga Dios le ayuda, dice el adagio popular y no hay duda de que el temprano despertar a las actividades diarias trae ventajas innumerables a los fervientes trabajadores de nuestros días, sin embargo, ¿duermen los suficiente estos consagrados seres?

Para responder a esta pregunta, hay que saber primero que de acuerdo con los especialistas, la mayoría de los seres humanos, necesitamos por lo menos siete horas de sueño continuo, para restablecer adecuadamente la energía corporal y mantener los niveles de producción.

La falta de sueño está relacionada directamente con los procesos metabólicos de nuestro organismo. Si no dormimos bien, aumentarán nuestros niveles de cortisol, una hormona que tiene mucho que ver con las respuestas que generamos frente al estrés.

Si no dormimos bien, nuestro sistema inmunológico, decae. El sistema inmunológico es el encargado de proteger a nuestro organismo de los ataques del exterior, si nuestro sistema inmunológico no trabajada adecuadamente, en otras palabras, tenemos más posibilidades de enfermarnos.

Si no dormimos bien, nuestro organismo pierde gran parte de su capacidad para procesar la glucosa. La glucosa, de algún modo, es el motor que nos hace funcionar. Sin glucosa nuestro cerebro no trabaja y eso, se lo aseguro, no es bueno.

En general, la falta de sueño altera el funcionamiento normal del cuerpo; pero además de traerle serias consecuencias a su salud, puede costarle la vida.

Cuando una persona no duerme lo suficiente, sus reflejos y su capacidad de atención disminuyen; por eso una persona que ha pasado una larga noche sin dormir, no debe hacerse al volante o realizar actividades riesgosas, como manipular maquinaria pesada o elementos cortopunzantes.
Miles de personas han sufrido accidentes de carretera al quedarse dormidos al volante, si no duerme y conduce, está arriesgando su vida y la de los demás.

La falta de sueño, puede desempeñar un papel importante en la incidencia de enfermedades como la diabetes y la obesidad. En ocasiones el cuerpo puede tratar de recuperar la energía perdida a través del alimento…y del alimento descontrolado al sobrepeso, hay un paso muy corto.

Si su hábito de pasar las noches en vela o robarle horas al sueño para dedicarlas a otras actividades, es corriente, los efectos a largo plazo pueden ser lamentables.

Si cuando se levanta en las mañanas no siente que ha recuperado energía si no que acaba de salir de una maratón; prenda las señales de alerta y si no puede conciliar el sueño, trate de buscar alternativas para lograrlo; si no lo consigue, no dude en consultar al médico.

Recuerde que siempre es recomendable mantener una rutina del sueño, levantarse y acostarse a la misma hora todos los días, eso le da estabilidad al organismo y nos ayuda a conciliar el sueño con mayor rapidez. Felices sueños.


You must be logged in to post a comment Login