Obama promete proteger el Seguro Social

En el 75to aniversario de haberse promulgado el Seguro Social, el Presidente Obama prometió protegerlo de los líderes republicanos en el Congreso, quienes han hecho de la privatización un aspecto clave de sus planes. A pesar de la crisis financiera, aún creen que apostar con el Seguro Social en Wall Street es una buena idea. Este Presidente no permitirá que eso suceda. Durante varias generaciones, el Seguro Social ha sido una promesa para las personas mayores de Estados Unidos, de que tendrán la oportunidad de jubilarse con dignidad, y él protegerá esa promesa.

El audio y video del discurso están disponibles por Internet en www.whitehouse.gov .

Declaraciones del Presidente Barack Obama
Versión Preparada
14 de agosto, 2010
Washington, DC

Hoy se cumplen 75 años desde que, en medio de la Gran Depresión, Franklin Rooseveltpromulgó la ley de Seguro Social, una piedra angular que cimentó a la clase media de Estados Unidos, y le aseguró a generación tras generación de ancianos en Estados Unidos que después de trabajar toda una vida, tendrían la oportunidad de jubilarse con dignidad. Tenemos la obligación de cumplir esa promesa; de proteger el Seguro Social para bien de nuestras personas mayores, los discapacitados y todos los estadounidenses, hoy, mañana y para siempre.

Ahora bien, venimos hablando desde hace tiempo sobre cómo hacerlo; sobre cómo asegurarnos de que el Seguro Social tenga suficiente solidez como para cubrir los altos costos que están surgiendo a medida que los baby boomers se están jubilando. Y me he comprometido a trabajar con todos aquéllos que quieren afianzar el Seguro Social, sean demócratas o republicanos. También me animan las noticias de que se está llevando a cabo trabajo serio y bipartidista sobre este y otros temas por parte de la comisión fiscal que establecí hace varios meses.

Pero una cosa que no nos podemos dar el lujo de hacer es privatizar el Seguro Social, un concepto equivocado que agregaría billones a nuestro déficit presupuestal y, a la vez, condicionaría sus beneficios a los caprichos de Wall Street y los altibajos de la bolsa.

Hace unos años, tuvimos un debate sobre la privatización del Seguro Social. Y yo pensaba que la crisis financiera que tuvimos puso fin a ese debate de una vez por todas. Después de que se nos recordara lo rápido que puede caer la bolsa, después de ver esfumarse en cuestión de días la riqueza que la gente trabajó toda una vida para ahorrar, pensé que nadie querría apostar con el Seguro Social en Wall Street; que todos comprenderían por qué necesitamos ser prudentes sobre la inversión del dinero para la jubilación de decenas de millones de estadounidenses.

Pero algunos líderes republicanos en el Congreso no parecen haber aprendido ninguna lección de los últimos años. Proponen hacer de la privatización del Seguro Social un aspecto clave de su plan legislativo si obtienen la mayoría en el Congreso en el otoño. Es una prioridad para ellos, junto con revocar los beneficios de Medicare y reformas que están dándole por lo menos doce años adicionales de solvencia a Medicare, la mayor prolongación en la historia.

Ese plan no es el adecuado para las personas mayores ni para Estados Unidos, y no permitiré que se ponga en práctica, no mientras sea su Presidente. Lucharé con todas mis fuerzas para detener a quienes quieren apostar con el Seguro Social de ustedes en Wall Street, pues ustedes no deben tener que preocuparse de que una caída repentina de la bolsa ponga en peligro todo lo que les ha costado tanto esfuerzo, todo lo que han ganado. Deben tener la tranquilidad de saber que tras cumplir con sus responsabilidades y contribuir al sistema toda su vida, recibirán los beneficios que merecen.

Hace exactamente 75 años, Franklin Roosevelt hizo una promesa. Prometió que desde ese día en adelante le ofreceríamos –y cito– “cierta medida de protección al ciudadano promedio y a su familia contra… una vejez de pobreza”. Ésa es una promesa que cada generación de estadounidenses ha cumplido. Y es una promesa que continuaremos cumpliendo mientras tenga el honor de ser su Presidente. Gracias por escuchar. Gracias por su sintonía. Que tengan buen fin de semana.

Fuente: Casa Blanca

You must be logged in to post a comment Login