Crece oposición a mercado latino en Adams Morgan

Ante la presencia de funcionarios del gobierno, incluyendo de la Oficina de Asuntos Latinos (OLA), voceros de la Asociación de Negocios de Adams Morgan, del Comité Vecinal (ANC) y de la Cámara Latina de Comercio, los empresarios se quejaron de esta “competencia desleal” que ha disminuido el número de sus clientes regulares en esos tres días de fin de semana.

“Hemos sentido esta disminución y nos está afectando severamente”, dijo Ernesto Girón, dueño de la Churrería Madrid.

“No es una competencia leal”, dijo a su vez José Montesinos, propietario de El Mixtec.

Los quejosos también hablaron de problemas de basura, de estacionamiento y de aparente negligencia para cumplir con las regulaciones de salud en material de preparación de alimentos.

“Soy testigo de que muchos de estos vendedores vienen de los suburbios con la comida ya preparada y al parecer nunca ha habido presencia de los inspectores de salud”, se quejó Pat Patrick, presidente de la Asociación de Negocios de Adams Morgan.

Un inspector del gobierno confirmó que ciertamente “no hacemos acto de presencia salvo en casos especiales”. Y añadió: “Pero estoy de acuerdo en que debemos estar presentes”.

Mercedes Lemp y George Escobar, director y subdirector de OLA explicaron los nobles propósitos del proyecto, iniciado hace casi dos años, y se comprometieron a buscar solución a las quejas de los empresarios.

“Hasta hoy no ha habido ninguna violación o multa en términos de cómo ha operado este mercado”, dijo Lemp.

El Mercado Mi Tierra fue administrado por el grupo FIDMi-Mi Tierra de FIDMi (en inglés, The International Migrants’ Development Fund), una organización sin fines de lucro que al paso del tiempo generó muchas preguntas sobre su misión y programas.

Debido a numerosas quejas de los comerciantes ambulantes sobre la administración del mercado, OLA decidió recientemente darle las operaciones del mercado a la Gran Cámara de Comercio Hispana que dirige la colombiana Angela Franco.

“Estamos aquí para escuchar sus preocupaciones y buscar la mejor solución a sus inquietudes”, dijo Franco.

Los empresarios reiteraron que no buscaban el cierre del mercado, pero sí explorar la idea de que no opera tres días, además de que OLA busque lugares alternos en otros vecindarios.

“Puede operar un solo día, quizá domingo, o en días como lunes o martes, pero no en el fin de semana, que son los mejores días para nosotros”, dijo Juan Loyola, dueño de Pollo Granjero.

Se propuso incluso el Parque de las Palomas como un sitio alternativo. “Me parece un buen sitio porque salvo un pequeño negocio no hay establecimientos alrededor”, afirmó.

El mercado opera en el vecindario de Adams Morgan, considerado parte del barrio latino, y tiene unos 16 vendedores de comida, frutas, artesanías y mercancía en general.

Los participantes acordaron una próxima reunión a mediados de septiembre.

You must be logged in to post a comment Login