Demandan proceso justo para organizar un sindicato

Decenas de trabajadores organizados con la Unión de los Trabajadores de la Construcción (United Construction Workers – UCW) y líderes comunitarios protestaron el jueves frente al proyecto de construcción del Consolidated Forensic Laboratory entre las calles 6 y E, al suroeste de la ciudad.

Los manifestantes denunciaron las prácticas inseguras, los despidos abusivos y las pobres condiciones de trabajo de la compañía Southland Concrete y demandaron respeto, dignidad y el derecho a una voz en el trabajo en Southland Concrete.

“Me han llamado por nombres que no me atrevo a repetir y me han hecho sentir menos que un ser humano”, dijo Obdulio Romero, un trabajador de Southland.

Los obreros y su sindicato, la Unión de los Trabajadores de la Construcción, pidieron a representantes de la compañía en su lugar de trabajo que accedan a un Compromiso para la Celebración de Elecciones Libres y Justas (Pledge for Free & Fair Elections).

Bajo el acuerdo, la compañía se abstendría de gastar dinero de impuestos de los contribuyentes, destinados para la construcción de proyectos, en sus esfuerzos para intimidar a los empleados para que no formen un sindicato o tomen una decisión sobre la sindicalización.

Además, a los empleados se les permitiría intercambiar y discutir información sobre la formación de un sindicato y Southland Concrete respetaría su decisión. A todos los trabajadores despedidos por actividades sindicales en los pasados tres meses se les ofrecería regresar a su trabajo de inmediato.

Mario Quijona, quien ha trabajado en construcción por más de diez años, explicó las demandas de los trabajadores. “He visto más que suficiente abuso de compañías como Southland y si a uno de nosotros se le somete a represalias por dar su opinión entonces todos nos sentimos en su misma situación!”.

También apoyaron la marcha el Sindicato Internacional de Obreros de Norteamérica (LIUNA) y Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU).

El carpintero Misael Rivera, quien es casado y con cinco hijos, dijo que la firma le prometió un mejor salario a cambio de que testifique falsamente en contra de un sindicato, pero afirmó que prefiere comer frijolitos con huevos en lugar devender su dignidad.

El concejal del Distrito de Columbia, Phil Mendelson, quien participó en la protesta, dijo que si una firma quiere hacer negocios en la ciudad, tiene que respetar los derechos de sus trabajadores y no luchar contra ellos.

La firma Southland, fundada en 1973, indicó en un comunicado que fue evaluada por el gobierno federal y no se encontró ninguna deficiencia ni violaciones.

You must be logged in to post a comment Login