Obama honra a soldados


WASHINGTON – En su mensaje semanal, el Presidente Obama juró cumplir los sagrados deberes de nuestra nación para con sus soldados y veteranos ahora que se acerca el fin de la misión de combate en Irak. Para ello, el gobierno está creando un Departamento de Veteranos del siglo XXI, haciendo más fácil que los veteranos con PTSD reciban los beneficios que necesitan, financiando e implementando la Ley Post-9/11 GI Bill y dedicando nuevos recursos a la capacitación laboral y contratación para ayudar a los veteranos que buscan empleo en una economía difícil. El Presidente también alentó a los estadounidenses que desean enviar a nuestros veteranos y tropas un mensaje de agradecimiento, que visiten www.whitehouse.gov y manden un mensaje.

El audio completo del mensaje está AQUÍ. El video puede verse por Internet en www.whitehouse.gov.

Declaraciones del Presidente Barack Obama
Mensaje semanal
The White House
28 de agosto, 2010

El martes, tras más de siete años, Estados Unidos de América dará fin a su misión de combate en Irak y dará un importante paso hacia la finalización responsable de la guerra en Irak.

Cuando postulaba a la presidencia, prometí que acabaría con esta guerra. Como Presidente, eso es lo que estoy haciendo. Hemos traído a casa a más de 90,000 soldados desde que asumí la presidencia. Hemos cerrado o entregado a Irak cientos de bases militares. En muchas partes del país, los iraquíes ya han asumido la responsabilidad por la seguridad.

En los próximos meses, nuestras tropas seguirán apoyando y capacitando a las fuerzas de Irak, colaborarán con los iraquíes en misiones antiterroristas y protegerán los esfuerzos civiles y militares. Pero lo importante es esto: la guerra está llegando a su fin. Como toda nación independiente y soberana, Irak está libre de decidir su propio camino. Y para fines del año entrante, todas nuestras tropas habrán regresado a casa.

Ahora que se acerca el fin de la misión de combate de Estados Unidos en Irak, una nación agradecida debe rendir homenaje a todos los que prestaron servicios allá. Porque parte de una finalización responsable es asumir nuestra responsabilidad para con quienes lucharon.

Las guerras en Irak y Afganistán ahora son las operaciones armadas más largas en la historia de Estados Unidos. Durante la mayor parte de una década, nuestras tropas y sus familiares han cumplido con un periodo de servicio tras otro con honor y heroísmo, arriesgando y a menudo dando la vida por la defensa de nuestra libertad y seguridad. Más de un millón de estadounidenses de uniforme han servido en Irak, más que en ningún otro conflicto desde Vietnam. Y más de un millón que prestó servicios en estas dos guerras ahora ya ha concluido su periodo de servicio y son parte de las gallardas filas de veteranos estadounidenses.

Lo que esta nueva generación de veteranos debe saber es esto: el compromiso de nuestra nación con todos los que visten el uniforme es sagrado y tan antiguo como la república misma. Es un compromiso que yo, como Presidente, considero que tenemos la obligación moral de cumplir.

Al mismo tiempo, éstas son guerras nuevas, con misiones nuevas, métodos nuevos y nuevos peligros. Y lo que los veteranos de hoy se han ganado, y lo que tienen todo el derecho de esperar, es nuevos cuidados, nuevas oportunidades y un renovado compromiso de servirlos cuando regresan a casa.

Por eso, desde los primeros días de mi gobierno, hemos venido fortaleciendo ese sagrado vínculo con nuestros veteranos haciendo que los servicios para veteranos estén listos y respondan mejor a este nuevo siglo.

Estamos creando un Departamento de Veteranos para el siglo XXI, expandiendo los hospitales y la atención médica para veteranos, y adaptando los cuidados para que atiendan mejor las necesidades singulares de las veteranas. Estamos creando un archivo único de historias clínicas que nuestras tropas y veteranos puedan usar de por vida. Estamos acabando con el atraso en las solicitudes y reformando el proceso con nuevos sistemas electrónicos. Y estamos construyendo nuevas instalaciones para combatientes heridos por medio del Departamento de Defensa.

Pero para muchas de nuestras tropas y sus familiares, la guerra no termina cuando llegan a casa. Demasiados sufren Lesiones Cerebrales y Estrés Post Trauma (PTSD por sus siglas en inglés), las lesiones características de las guerra de hoy… y muy pocos reciben el diagnóstico y cuidados adecuados. Estamos cambiando eso. Estamos dirigiendo recursos significativos al tratamiento, la contratación de más profesionales de salud mental e inversiones significativas para crear conciencia, atender mejor y prevenir suicidios. Y estamos haciendo más fácil que los veteranos con PTSD reciban los beneficios que necesitan.

Para asegurarnos de que nuestras tropas, veteranos y sus familiares accedan plenamente al Sueño Americano que lucharon por defender, estamos trabajando para darles nuevas oportunidades. Michelle y Jill Biden han forjado un compromiso nacional para apoyar a las familias militares mientras un ser querido está ausente. Hemos garantizado nuevo apoyo a las personas encargadas de cuidados que dejan sus propias vidas en espera para ayudar a su ser querido a recuperarse. Estamos financiando e implementando la Ley para Soldados en Servicio después del 11 de Septiembre (Post-9/11 GI Bill), la cual ya está ayudando a aproximadamente 300,000 veteranos y a sus familiares a lograr el sueño de una educación universitaria.

Y para los veteranos que están tratando de trabajar en esta economía tan difícil, hemos dedicado nuevos recursos a capacitación laboral y ayuda en la contratación. He dado instrucciones al gobierno federal para que contrate a más veteranos, incluyendo veteranos discapacitados, y aliento a todas las empresas estadounidenses a que hagan lo mismo. Esta nueva generación de veteranos ha demostrado que es una nueva generación de líderes. Tienen capacitación y destrezas sin par, están listos para trabajar y nuestro país es más fuerte cuando utilizamos sus extraordinarios talentos.

Nueva atención. Nuevas oportunidades. Un renovado compromiso con nuestros veteranos.

Si desea enviarles a nuestras tropas o veteranos un mensaje de agradecimiento de ayuda y apoyo, sólo visite whitehouse.gov. Allí encontrará una manera muy fácil de mandar su propio texto o video

Hágales saber que tienen el respeto y el apoyo de una nación agradecida. Que cuando su periodo de servicio termine, cuando vean nuestra bandera, cuando pisen nuestro suelo, siempre se sientan en casa porque Estados Unidos siempre los protegerá, así como ellos nos protegieron a nosotros. Ésa es la promesa que le debe una nación a quienes estuvieron a su servicio. Y mientras sea Comandante en Jefe, es una promesa que cumpliremos

Gracias.

Fuente: Casa Blanca

You must be logged in to post a comment Login