Comunidades de minorías expuestas a tóxicos

Por Linda Escalante

Es inevitable alarmarse al enterarse sobre los peligros invisibles a nuestro alrededor. Sin embargo, son muy pocas las personas informadas al respecto. Confiamos en que lo que compramos y comemos y que nuestros hogares y trabajos son sanos y seguros para nuestra salud y la de nuestros seres queridos.

Esta es una seguridad falsa porque el sistema regulatorio de químicos en productos del consumidor es blando y permisivo respecto a la fabricación, venta y eliminación de productos con químicos tóxicos dañinos para los seres humanos. Muchos de estos productos con químicos tóxicos terminan en nuestros alimentos, hogares, lugares de empleo y por consecuencia en nuestros cuerpos ya que los absorbemos por nuestra piel, pulmones o sistema digestivo.

Como madre me esfuerzo por mantener mi casa libre de químicos tóxicos, pero a pesar de toda la información a la que tengo acceso, temo que mi familia sigue indefensa contra los tóxicos en nuestras paredes, muebles, productos personales, juguetes y otros artículos.

Además, las protecciones contra estos peligros invisibles pueden ser muy costosas para la mayoría de las familias. Todos deberíamos tener acceso a la información que necesitamos para protegernos y a los productos que son realmente seguros. Lamentablemente, estamos siendo expuestos inadvertidamente y algunas comunidades están expuestas aun más.

Estudios científicos muestran que en Estados Unidos, los latinos y afroamericanos se exponen a altos niveles de químicos tóxicos en sus vidas diarias. Varias investigaciones defienden la teoría de que las personas de color están más expuestos a químicos tóxicos que el resto de la población.

Un estudio del 2009 de la Universidad de Texas encontró que las personas de origen hispano están expuestas a niveles más altos de formaldehido y benceno dentro de sus hogares, trabajos y escuelas, aumentando su riesgo de cáncer.
Mientras que otro estudio del 1999 de la Universidad de California encontró que un 80% de los niños de madres de origen mexicano en el sur de California tienen acceso a productos con químicos tóxicos en sus hogares.

Muchas veces nos exponemos como resultado del oficio que ejercemos. Los agricultores, trabajadores de limpieza, obreros, jardineros, trabajadores de lavasecos y empleados de fábricas, entre otros, se exponen excesivamente a carcinógenos, interruptores hormonales, neurotoxinas e irritantes crónicos en los productos y materiales que usan para sus oficios, sin embargo estos riesgos no son justificables.

La Onda Verde de NRDC puso en marcha un esfuerzo para informar e involucrar a la comunidad latina en la necesidad de una reforma a las leyes federales que controlan la producción, el uso y eliminación de químicos peligrosos que tienen contacto con nuestros cuerpos, alimentos y entornos inmediatos.

Gracias a este esfuerzo, en julio del 2010, los Congresistas Henry Waxmany Bobby Rush presentaron el proyecto de ley “Seguridad de Químicos Tóxicos” (H.R.5820) para consideración en la Cámara de Representantes. El Congreso de EE.UU. debe oír un llamado fuerte de la comunidad latina exigiendo químicos seguros.


* * * Linda Escalante es experta en medio ambiente de La Onda Verde del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales – NRDC
www.laondaverde.org

You must be logged in to post a comment Login