Piden acción federal sobre el DREAM Act

Portland, Maine – Activistas y líderes religiosos de Maine instaron al Congreso a aprobar en septiembre el proyecto de ley DREAM Act e instaron a las senadores republicanas de Maine, Susan Collins y Olympia Snowe, a intervenir en el caso de Selvin Arévalo, un estudiante de Estados Unidos que enfrenta la deportación a Guatemala.

La historia de Selvin es la más reciente de miles de historias a través del país que ponen de relieve la necesidad de acción federal en este frente.

Selvin llegó a Estados Unidos cuando era un niño huyendo de la violencia y de la pobreza. Por los pasados 10 años ha vivido en Portland, Maine. Estaba a punto de graduarse de la escuela secundaria cuando fue detenido por la policía local y ahora corre el riesgo de ser deportado a pesar de su conocido liderazgo y sus contribuciones a la comunidad de Portland.

Isaí Gálvez, joven líder de la Iglesia Pentecostal El Sinaí y amigo de Selvin, declaró en una conferencia de prensa telefónica que “el sueño de Selvin siempre ha sido obtener su diploma de escuela secundaria y asistir a la universidad, pero su detención pone en riesgo sus esperanzas de convertirse en ciudadano estadounidense, graduarse de la universidad y abrir su propio negocio”. “Solicito a las senadoras Collins y Snowe, a nombre de la gran comunidad de Portland, a defender a Selvin y a intervenir en su favor. Selvin es ejemplo vivo de por qué necesitamos desesperadamente de el proyecto de ley DREAM Act para proteger a los futuros líderes de la nación”, agregó.

El proyecto DREAM Act concede una vía de legalización a jóvenes que completen cuando menos dos años de universidad o se enlisten en el servicio militar.

“Insto a nuestras senadoras a tomar en cuenta la totalidad del carácter de Selvin, sus desinteresadas acciones, y su compromiso con nuestra comunidad”, afirmó Marc Mutty, de la Diócesis Católica Romana de Portland. “La historia de Selvin es un llamado a nuestra comprensión y ayuda y prueba de una vez y por todas por qué necesitamos una reforma migratoria integral que ofrezca una vía a la ciudadanía a los inmigrantes que vienen a Estados Unidos buscando una mejor vida”.

Wendy Cervantes, directora ejecutiva de política sobre niñez y familias inmigrantes de la organización First Focus, agregó que “por mucho tiempo jóvenes y niños inocentes se han visto obligados a pagar el precio de nuestro quebrantado sistema migratorio”. “Como activistas a favor de la niñez, creemos que todos los niños, sin importar raza, clase social u origen nacional, tienen el derecho de lograr todo su potencial. Pero a diario, cientos de miles de niños que crecieron en Estados Unidos se ven obligados a hacer pausa a esos sueños simplemente por su inhabilidad de legalizar su situación migratoria. Peor aún, estos jóvenes tienen que vivir con el constante temor de ser deportados a países que quizá ni recuerden. La aprobación del DREAM Act colocaría a estos niños, que ahora enfrentan un futuro incierto, en la senda a la ciudadanía y les daría la oportunidad de contribuir a nuestra nación”.

Juan Rodríguez, del Trail of DREAMS, señaló que “recuerdo darme cuenta de que era indocumentado cuando estaba próximo a graduarme de la escuela secundaria al tope de mi clase y sentir que estaba solo y sin ningún poder para hacer realidad mis sueños en el país que reconozco como mi hogar”. “Desde entonces, mi compromiso ha sido lograr que jóvenes como Selvin no se sientan del mismo modo. Ningún joven debe sentirse traicionado o vetado de poder lograr su Sueño Americano. Las senadoras Collins y Snowe pueden ayudarnos a garantizar que esto no suceda”, afirmó Rodríguez.

Lynn Tramonte, directora adjunta de America’s Voice, afirmó que el proyecto DREAM Act “es una legislación bipartidista de sentido común que beneficia no sólo a los estudiantes sino a nuestra nación”. “Estos jóvenes son estadounidenses en todos los sentidos excepto en su ciudadanía, y a nadie ayuda el hecho de que permanezcan indocumentados. Aplaudimos a los senadores Richard Durbin (D-IL) y Richard Lugar (D-IN), y a los congresistas Howard Berman (D-CA), Lincoln Díaz-Balart (D-FL), y Lucille Roybal-Allard (D-CA) por sus esfuerzos en tratar de avanzar esta legislación. Las senadoras Snowe y Collins votaron a favor del proyecto DREAM Act en 2007 y deben instar al liderazgo demócrata a considerar el proyecto este año. Aprobar la medida DREAM Act de forma bipartidista este año sería una señal de que la clase política en Washington no está totalmente quebrantada y constituiría un importante primer paso para lograr la reforma migratoria integral a principios del año entrante”, concluyó Tramonte.

You must be logged in to post a comment Login