Papa conmovido por víctimas de abuso

El sábado 18 de septiembre, en la nunciatura apostólica de Londres, el Papa Benedicto XVI se encontró con un grupo de personas víctimas de abusos sexuales por parte de miembros del clero.

“El Santo Padre se conmovió escuchando la historia de las víctimas y manifestó profundo dolor y vergüenza por sus sufrimientos y los de sus familias”, informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Indicó que el Benedicto XVI “rezó con ellos y aseguró que la Iglesia Católica , mientras está implantando medidas eficaces para la protección de los jóvenes, está haciendo todo lo posible para verificar las acusaciones, colaborar con las autoridades y entregar a la justicia al clero y a los religiosos acusados de estos graves crímenes”.

“Como en otras ocasiones, el Papa rezó para que todas las víctimas de los abusos puedan curarse y reconciliarse y consigan superar las angustias pasadas y presentes con serenidad y esperanzas nuevas para el futuro”, agregó.

Después de una visita a los ancianos de la residencia St. Peter , el Papa se encontró con un grupo de profesionales y responsables de la protección de los niños en ámbitos eclesiales.

“La Iglesia -dijo el Papa- tiene una larga tradición de cuidar a los niños desde su más temprana edad hasta la madurez, siguiendo el ejemplo del afecto de Cristo, que bendijo a los niños que le presentaban, y que enseñó a sus discípulos que, de quienes son como aquellos, es el Reino de los Cielos”.

“Vuestro trabajo, realizado en el marco de las recomendaciones formuladas en primer lugar por el Informe Nolan y sucesivamente por la Comisión Cumberlege , ha brindado una contribución vital a la promoción de ambientes seguros para los jóvenes. Esto ayuda a garantizar que las medidas de prevención adoptadas sean eficaces, que se mantengan con atención, y que todas las denuncias de abuso se traten con rapidez y justicia. En nombre de los muchos niños a quienes servís y de sus padres, permitidme que os dé las gracias por el buen trabajo que habéis realizado y que seguís realizando en este campo”.

“Es deplorable que, en neta contradicción con la larga tradición de la Iglesia de cuidar a los niños, éstos hayan sufrido abusos y malos tratos por parte de algunos sacerdotes y religiosos. Todos nos hemos concienciado mucho más de la necesidad de proteger a los niños, y vosotros sois una parte importante de la respuesta de amplio alcance que la Iglesia está dando a este problema”.

“Aunque nunca haya motivos para complacerse -observó el Santo Padre- se debe tomar acto de cuanto se ha hecho ya: hay que reconocer los esfuerzos de la Iglesia en este país y en otros lugares, especialmente en los últimos diez años, para garantizar la seguridad de niños y jóvenes y para mostrarles respeto a medida que se encaminan a la madurez. Rezo para que vuestro generoso servicio ayude a reforzar un clima de confianza y renovado compromiso con el bienestar de los niños, que son un don preciosísimo de Dios”.

You must be logged in to post a comment Login