La huella soviética en Cuba

Por Jorge Gómez Barata

El examen de la huella soviética en Cuba no alude al pasado remoto, sino al presente de cambios, búsquedas y opciones; se trata de un fenómeno de enorme complejidad y sensibilidad que no puede ser adulterado, exagerado ni trivializado, tampoco omitido; incluso la imprescindible síntesis a que el periodismo obliga, no es excusa para la simplificación. Naturalmente faltan detalles, ejemplos y concatenaciones; algo hay que dejar a los historiadores.

Cuando en 1953, año del Centenario del natalicio de José Martí, Fidel y Raúl Castro y un heroico destacamento de jóvenes patriotas asaltaban el cuartel Moncada para dar inicio a la Revolución Cubana, aun no habían transcurrido cuatro meses desde que el 5 de marzo de aquel año, en Moscú expirara Iósif Stalin hecho que cerró la época más gloriosa y trágica en la construcción del socialismo en la Unión Soviética.

Ambos sucesos que no tienen otra relación que haber ocurrido en el mismo año, prueban que cuando la Revolución Cubana daba sus primeros pasos, en la Unión Soviética se había consolidado una estructura de poder y un sistema político que durante unos 70 años fue promovido y en ciertos países de Europa Oriental y Asia impuesto como un modelo.

Las victorias de la Unión Soviética en la II Guerra Mundial, el auge económico y social, el respaldo a la reconstrucción de Europa Oriental, el apoyo a China y la solidaridad con el movimiento de liberación nacional, junto a la condición de superpotencia proporcionaron a la URSS un enorme prestigio internacional; cosa que no evitó que en 1956, el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética denunciara a Stalin. Nunca sobre un líder político se lanzaron tan graves acusaciones. El país y la izquierda mundial quedaron anonadados por las revelaciones de los crímenes y desmanes cometidos al amparo del poder.

¿Cómo fue posible? Se preguntaban los militantes, los revolucionarios y las personas honestas del mundo. La respuesta es sólo una: el sistema político y sus instituciones no fueron capaces de evitar tal estado de cosa; a lo cual se añade que las instituciones volvieron a fallar cuando, una vez reconocido los errores, fueron insolventes para propiciar una legítima y eficaz rectificación.

No hay manera de comprender la empatía de la Unión Soviética y Cuba sin aludir a los momentos iniciales de la Revolución Cubana. De una parte, no hay en el Programa de la Revolución, cuya letra y espíritu constan en la Historia Me Absolverá, ni una palabra acerca de la estatización de la economía, de la colectivización de la tierra, de la supresión de las instituciones tradicionales del Estado; como tampoco ninguna alusión a los Estados Unidos, al imperialismo ni a un proyecto socialista de formato tradicional.

Aunque el hecho es interpretado de diversas maneras, lo cierto es que el poder revolucionario instaurado en 1959 no tuvo oportunidad de realizar sus metas y su programa, sino que fue empujado a una abrupta radicalización debido a la inesperada, brutal y desmesurada agresividad de los Estados Unidos que además de tratar de conseguir sus propio objetivos, amparó a la oligarquía, prohijó la actitud plattista de la burguesía nativa, apoyó materialmente y respaldó políticamente a la contrarrevolución interna y sus expresiones armadas.

Obviamente no creo que los líderes revolucionarios que alcanzaron el poder en 1959 hubieran calculado que en apenas unos meses tendrían que organizar la defensa frente a las amenazas de Estados Unidos, hacerse además del gobierno de administrar toda la economía nacional, resolver como explotar el 100 por ciento de la tierra, dirigir el sistema educacional y lidiar con un enorme sector social de la economía para lo cual carecían de todo lo necesario, en primer lugar de los cuadros y de los conocimientos.

En realidad más que una socialización en Cuba tuvo lugar una “desprivatización” (término que acabo de inventar), un hecho inédito creado porque los propietarios abandonaban sus empresas, tierras, periódicos, comercios y mansiones en espera de que los norteamericanos las rescataran para ellos. De ese modo comenzó la estatización en Cuba se introdujeron lo que pudiéramos llamar los rudimentos de la administración socialista.

Comenzó así un período de provisionalidad revolucionaria en el cual, a pesar de la temprana alianza política, económica y militar con la Unión Soviética y de la proclamación del carácter socialista de la Revolución en 1961, debido sobre todo a las aprensiones de Fidel, Raúl y el Che, la Revolución no se apresuró a introducir las prácticas ideológicas y se resistió a la copia mecánica de las prácticas vigentes en la URSS, especialmente sus métodos de dirección de la economía y su sistema político.

En la década de los setenta; tras 17 años de “provisionalidad revolucionaria” ante fenómenos económicos que amenazaban el proceso, la dirección revolucionaria decidió avanzar en la institucionalización del país y la Revolución. Obviamente donde no había un sector privado tampoco habría que recrearlo por lo cual de lo que se trataba era de asumir un modelo económico socialista y en el ámbito político, no sobraban los precedentes disponibles.

La experiencia de la Unión Soviética y los países socialistas, no eran la mejor opción sino la única y para allí, libérrimamente, sin sombra de imposición alguna miramos. Luego les cuento. Allá nos vemos.

 

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login