Puebleando

Teresa Gurza.
Me encanta vivir en Morelos porque su gente es amable, tiene historia, está cerca del DF, es verde y floreado, hay agua y muchos pueblos donde pasear.
Uno de ellos es Yecapixtla con su imponente convento de San Juan Bautista, que data del siglo XVI y es parte de la Ruta de los Conventos que ganó en Madrid, el primer premio en Turismo Cultural.
El cronista Antonio Méndez Ramírez y la encargada de turismo del municipio Norma Elena Monge, nos hacen una interesantísima visita guiada; en la que Méndez mostró conocimientos que dijo están basados en pláticas con sus abuelos y bisabuelos.
Yecapixtla es un nombre nahuatl que significa “tierra estrecha del buen vivir”; y Beltrán Díaz del Castillo la describió en sus Cartas de Relación, como “un puro llano rodeado de grandes barrancos”.
Sus primeros habitantes fueron indígenas tlahuicas; y en su paso a otras tierras, lo poblaron olmecas y chichimecas, que dejaron pinturas rupestres.
Antes de los españoles, el pueblo estaba dedicado a entrenar guerreros y formar comerciantes; de ahí, que sus fiestas principales hayan sido la de Huichilopochtli y la del Señor del Comercio, que persiste y se celebra el último miércoles de octubre.
A partir de que en 1442 la conquistó Moctezuma, debió tributar a México-Tenochtitlan; pero recibió beneficios, porque el emperador bajó los hielos del vecino Popocatépetl para dar agua a la población.
El 15 de marzo de 1521, los españoles cruzaron las barrancas que le servían de fortaleza y protagonizaron tan feroces batallas, que durante 10 días no se pudo beber agua sin sangre; al verse derrotados, cientos de indígenas se echaron al precipicio.
Sesenta años después Yecapixtla fue entregada a Hernán Cortés por el rey de España, como parte del Marquesado del Valle de Oaxaca.
El convento empezó a construirse en 1534, bajo la dirección de frailes agustinos y sobre las ruinas del centro de formación de guerreros; y al tener atrio, templo, y huerto, es prototipo de los conventos del siglo XVI.
Fue hecho con piedra y cal aglutinada con baba de nopal; materiales que emplea ahora el INAH en su remodelación; y es en Morelos, el que tiene más piezas de cantera; entre otras, el púlpito y la balustrada.
Los agustinos se fueron en 1780, y los franciscanos lo terminaron.
En su atrio gótico sobresalen las “capillas posas” y el rosetón, que tiene esculpido el calendario azteca; que podemos ver en los billetes de 200 pesos que traen a Sor Juana Inés de la Cruz, porque su madre era de Yecapixtla.
Es un templo lleno de tallas y símbolos indígenas y religiosos; y en el altar principal había originalmente cuadros de los 12 apóstoles, pero sólo quedó San Judas Tadeo, porque el resto está en la Catedral de Cuernavaca; cuyos obispos se niegan a regresarlos.
En altares laterales hay un “Nazareno padre Jesús” de madera hecho en 1600 con un mecanismo que le permite doblar piernas y brazos; y un San Juan Bautista, que sustituyó al Señor del Comercio.
El piso original era de madera, pero se cambió hace 20 años por uno de mármol; y en la sacristía hay un confesionario del siglo XVI, una maravillosa virgen de la Soledad hecha con flores molidas, lo que le da aspecto de porcelana; y otro Nazareno con goznes.
En el claustro relojes de sol marcan mañanas y atardeceres; en las paredes hay vestigios de pinturas de santos de la orden Agustina y en la enorme huerta cafetos, y mangos.
El convento tiene un archivo parroquial completo del año 1600 a nuestros días; y una colección de fotografías de 1900 a 1930, en las que se ven impactos de cañonazos porque en la Revolución, el convento fue tomado por zapatitas y federales.
Una de las tradiciones de Yecapixtla es el Matacuero;nombre que significa “el que nos persigue” y se daba al soldado español.
La diferencia con el chinelo y matacuero, es que el primero sólo baila; y el segundo habla y despotrica contra el soldado español, como en los versos siguientes:
“…¿porqué, si vivíamos en paz vienes a molestarnos?, ¿quién te ha dado derechos de quitarnos vida, mujeres y tierras?…
Actualmente Yecapixtla tiene 45 mil habitantes; desde 1850, la ocupación mayoritaria en la cabecera municipal, ha sido la hechura y venta de cecina, crema y quesos; mientras que las comunidades, siembran maíz, frijol, jitomate, chile morrón y algo de cacahuate.
La alcaldía es panista; anteriormente hubo tres administraciones perredistas; “la última fue tan mala, que decidimos darle oportunidad al PAN, pero fue deficiente y volveremos al PRD”, dice la gente.
Y votarán por Graco para gobernador, porque dicen apoyó a estudiantes del municipio para entrar al Politécnico.

About Santiago David Távara

Santiago David Távara es graduado de Periodismo en la Universidad del Distrito de Columbia en Washington. Corresponsal de la Agencia Mexicana Notimex y colaborador de La Prensa Gráfica de El Salvador, Távara trabajó para la Agencia de Noticias EFE, los semanarios locales El Pregonero, El Tiempo Latino y Washington Hispanic así como en los ahora desaparecidos El Latino y el Diario de La Nación. Nacido en Callao, Perú, Távara contribuyó con artículos deportivos para una sección en español del diario The Washington Post y colaboró con la publicación Tiempos del Mundo, del diario The Washington Times.

You must be logged in to post a comment Login