Tiembla y tiembla

Teresa Gurza.
Mucho cariño por estos primeros 70 querido Fito…

Una seguidilla de sismos fuertes a todas horas y en diferentes latitudes –México, Chile, Japón, Indonesia, y Sumatra– nos tienen a muchos, realmente temblando.
Hasta el momento se dice que no hay forma científica de predecir los temblores; pero sí de anticipar en que zonas o regiones del mundo pueden ocurrir y fijar lapsos.
Se sabe, eso sí, que muchos terremotos y temblores menores ocurren cuando va a salir un volcán como en el caso del Paricutín; o por el choque de placas tectónicas; y que también podrían incidir en los movimientos de la tierra, el estado del sol y el calentamiento global.
Sin embargo con motivo de los recientes temblores, en varios diarios y revistas se han publicado notas referentes a la posibilidad de que pudieran provocarse terremotos de manera artificial.
Y aunque hay muchas teorías y pocas certezas, algunas informaciones –o desinformaciones, según se vea,– indican que existe algo que se llama Proyecto Haarp, capaz de afectar la ionósfera y hacer temblar.
Buscando el google encontré, que la ionosfera es el nombre con que se designa una o varias capas de aire ionizado en la atmósfera; y que estas capas se extienden desde una altura de casi 80 kilómetros sobre la superficie terrestre hasta 640 o aún más.
Que la ionosfera ejerce una gran influencia sobre la propagación de las señales de radio; que una parte de la energía radiada por un transmisor hacia la ionosfera es absorbida por el aire ionizado y otra es refractada, o desviada, de nuevo hacia la superficie de la Tierra.
Que este último efecto permite la recepción de señales de radio a distancias mucho mayores de lo que sería posible con ondas que viajaran por la superficie terrestre.
Y que de la manera como funcionen la ionosfera y sus capas de aire ionizado, habrá vida en el planeta.
Las notas hablan también de que un científico llamado Nikola Tesla, nacido en Croacia, en 1856 y fallecido en Nueva York en 1943; logró de alguna manera poder controlar el clima; y creó una máquina que también podría generar terremotos a voluntad.
Que Tesla fue uno de los sabios menos conocidos pero más brillantes que se dice han existido; y su principal actividad era la de inventar.
Entre otras cosas inventó la corriente alterna y el motor de inducción electromagnética, turbinas, y según algunos hasta la radio; idea que dicen le copiaron se la tomaron Marconi y Edison.
Inventó así mismo, un sistema para trasmitir energía sin medio físico y a grandes distancias.
Y los datos que sobre él encontré en la red, afirman que consiguió encender a un conjunto de lámparas de 50 vatios a 40 kilómetros de distancia y pronosticó la invención de la televisión, potenciales usos de satélites y máquinas del tiempo; todo antes del año 1910.
Entre los inventos de Tesla está el proyecto HAARP, que se sostiene es capaz de generar movimientos sísmicos a voluntad; o sea que se podrían crear terremotos mediante una máquina.
Y se asegura que cuando Tesla intentó probó su máquina de hacer temblores, casi tira el edificio donde vivía causando el pavor de sus vecinos.
Esta siniestra máquina al parecer está hoy en poder de Estados Unidos, que lo tiene como uno de sus más secretos y consentidos proyectos militares; y que está ubicada en Alaska en instalaciones llenas de antenas que pueden liberar muchísima energía en una pequeña área de la ionosfera y hacerla temblar.
La verdad me cuesta trabajo creerlo y ruego que no sea cierto; pero habiendo pasado en México el temblor del 18 septiembre de 1985 y en Chile el terremoto del 27 de febrero del 2010, busco siempre informaciones sobre temblores y con cada movimiento me aterro.

About Santiago David Távara

Santiago David Távara es graduado de Periodismo en la Universidad del Distrito de Columbia en Washington. Corresponsal de la Agencia Mexicana Notimex y colaborador de La Prensa Gráfica de El Salvador, Távara trabajó para la Agencia de Noticias EFE, los semanarios locales El Pregonero, El Tiempo Latino y Washington Hispanic así como en los ahora desaparecidos El Latino y el Diario de La Nación. Nacido en Callao, Perú, Távara contribuyó con artículos deportivos para una sección en español del diario The Washington Post y colaboró con la publicación Tiempos del Mundo, del diario The Washington Times.

You must be logged in to post a comment Login