Sigue presión para que EE.UU. libere a 5 cubanos prisioneros

El nacimiento del Comité pro-Libertad de los Cinco Cubanos fue celebrado en la Casa Rutilio Grande de Takoma Park, Maryland el jueves 19 de abril.


Por Ramón Jiménez

Desde que en 1998 fueron detenidos cinco espías cubanos que recopilaban información en Estados Unidos acerca de futuros actos terroristas contra Cuba, nació una serie de grupos organizados que constantemente exigen su liberación.

Una de esas agrupaciones cívicas es el Comité pro-Libertad de los Cinco Cubanos de Takoma Park, Maryland, quienes el jueves 19 de abril celebraron el nacimiento de ese comité.

Gente de todos los países unidos por los 5 Cubanos/Foto R. Jiménez.El evento tuvo lugar en la Casa Rutilio Grande, ubicada en el 102 Park Ave. (esquina con Carroll Ave.) en Takoma Park, y es parte de una serie de eventos celebrados en el área de Washington entre el 17 y el 21 de abril.

“Los residentes de Takoma Park, nos sentimos muy orgullosos de levantar la voz para demandar la libertad de los 5 héroes cubanos encarcelados injustamente en este país”, dijeron los organizadores a través de un comunicado.

“Es para nosotros como ciudadanos de Estados Unidos una sagrada obligación denunciar este hecho y además denunciar que Luis Posada Carriles, un verdadero criminal terrorista se encuentra en Miami siendo protegido por las autoridades de este país”.

Consideran los dirigentes, donde se incluye al reverendo Whit Hutchison, que no se puede tener doble moral: por una parte encarcelar a unos ciudadanos cubanos por trabajar para evitar ataques terroristas en su país y salvar vidas valiosas, pero por otro lado se proteje a verdaderos terroristas [como Carriles] quienes han sido capaces de planificar ataques desde este país amparados y protegidos por una minoría llena de odio contra el “valiente” pueblo de Cuba, que no ha detenido su marcha hacia ese sistema más justo y más humano en beneficio de las grandes mayorías del pueblo.

Durante el evento se presentó el documental “Esencias”, que se relaciona con la gira del grupo de teatro infantil cubano La Colmenita. También presentarán música de “Bandolero Durán”, productor y promotor de la música y cultura latinoamericana en Estados Unidos, Canadá, y México. Además habrá lectura de poesía y otros entretenimientos. Para más información sobre este evento y otros visitar la página: www.thecuban5.org

Historial de los 5 detenidos

Antonio Guerrero Rodríguez (Miami, 1958) ingeniero en Construcción de aeródromos, poeta, dos hijos, agente de la DGI (Dirección de Inteligencia) de Cuba. Sentenciado a 22 años de prisión.

Fernando González Llort (La Habana, 1963), casado, graduado del Instituto de Relaciones Internacionales (ISRI), del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba y el Minint, agente de la DGI. Sentenciado a 18 años de prisión.

Gerardo Hernández Nordelo (La Habana, 1965), casado, graduado del ISRI, caricaturista y agente de la DGI. Sentenciado a dos cadenas perpetuas más 15 años de prisión.

Ramón Labañino Salazar (La Habana, 1963), casado, tres hijas, graduado de Licenciatura en Economía en la Universidad de La Habana y agente de la DGI. Sentenciado a 30 años de prisión.

René González Sehwerert (Chicago, 1956), casado, dos hijas, piloto e instructor de vuelo y agente de la DGI. Sentenciado a 15 años de prisión, liberado a los 12, cumple 3 años de probatoria en Estados Unidos, a pesar de que era su voluntad regresar inmediatamente a su casa en Cuba.

La misión oficial de los cinco era recopilar información sobre futuros actos terroristas contra Cuba.

Grupos opositores afirman que el derribo de 2 avionetas de la organización Hermanos al Rescate por parte de la fuerza aérea de Cuba fue posible gracias a la información transmitida por los agentes cubanos en Miami.

Los grupos opositores afirman que las avionetas fueron derribadas en aguas internacionales, mientras que el Gobierno cubano afirma que lo fueron en el espacio aéreo cubano, después de varias advertencias.

El gobierno de EE.UU. acusó a los agentes cubanos de trabajar en territorio estadounidense al servicio de la inteligencia de una nación extranjera.

Sin embargo, el gobierno de Cuba alega que envió a estos cinco agentes únicamente para infiltrarse en grupos terroristas y así obtener información acerca de futuros actos de este tipo contra Cuba, y poder prevenirlos.

El juicio comenzó en Miami, en el otoño del 2000 y terminó siete meses después, en junio del 2001, y en diciembre de ese año los cinco fueron condenados.

El principal acusado, Gerardo Hernández, fue condenado a dos cadenas perpetuas. Otros dos, Antonio Guerrero y Ramón Labañino recibieron cadena perpetua también. Fernando González y René González fueron condenados a 19 y 15 años, respectivamente. Esas eran todas las máximas sentencias en todos los casos.

Se presentaron 26 cargos por separado contra los cinco, de los cuales 24 eran cargos relativamente menores y más bien técnicos. Pero dos eran graves, pues cada uno de ellos implicaba la cadena perpetua.

Uno de los otros 24 cargos fue el no registrarse como agentes extranjeros ante la Fiscalía General de Estados Unidos. Los acusados aceptaron este cargo.

Sin embargo, trataron de explicar que bajo una doctrina de las propias leyes estadounidenses, conocida como la Defensa de Necesidad, ellos debían ser eximidos por no haber cumplido con ese tecnicismo, puesto que su misión implicaba la protección de vidas humanas, evitar daños a propiedades y prevención de actos terroristas.

El 9 de agosto de 2005 el XI Circuito de Apelaciones de Atlanta revocó sus condenas y ordenó un nuevo juicio, pero los cinco continuaron en prisión. Un año después el pleno de esa misma corte por mayoría rechazó esa decisión, ratificó las condenas, negó la realización de un nuevo juicio y ordenó enviar nuevamente el caso al panel para la consideración de los restantes aspectos.

Los dos miembros del panel con derecho a participar en la votación, Byrch y Kravitch, se opusieron a dicha decisión y reiteraron que “este era un caso excepcional en el que se impone un cambio de sede de condado debido al prejuicio latente en la comunidad, que hace imposible conformar un jurado imparcial”.

Con este fallo, el XI Circuito ratificó la decisión de la corte de Miami de negar las mociones presentadas por la defensa para cambiar la sede de condado y realizar un nuevo juicio. Así permanecen confinados en cárceles de máxima seguridad.

Las autoridades del gobierno cubano plantean que el juicio se realizó bajo condiciones no propicias para los cinco, y bajo las presiones de estas organizaciones opositoras, por lo que consideran el proceso como injusto. De la misma manera se ha pronunciado la organización Amnistía Internacional.

 

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login