Fármaco cubano cura úlcera de pie diabético

XINHUA.- Más de 60.000 personas de una decena de países se han beneficiado con el uso del medicamento cubano Heberprot-P, único fármaco capaz de curar la úlcera del pie diabético, informó un científico implicado en ese proyecto, citado hoy por la prensa local.

Desde que se registró en 2006, el fármaco ha beneficiado a pacientes de Cuba, Venezuela, Uruguay, Argentina, México, Ecuador, República Dominicana, Libia, Argelia, Angola y Vietnam, dijo a la prensa local esta semana Julio Baldomero Hernández, subdirector de Ensayos Clínicos del habanero Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

El biotecnólogo señaló que en estudios demostrativos se ha empleado además en enfermos de España y Francia, y próximamente será extendido a Rusia y China.

El medicamento salvó las extremidades inferiores de miles de seres humanos, con una efectividad de 90 por ciento, y ya se presentó para su registro en 25 países y está patentado en 14 de la Unión Europea, Asia, América Latina y Estados Unidos.

El doctor en ciencias Manuel Raíces, secretario científico del Congreso Biotecnología Habana 2012, que tendrá lugar en diciembre próximo, dijo que se ha demostrado su eficacia y seguridad mediante estudios basados en la evidencia en ensayos clínicos Fase I, II y III, y posteriormente en la experiencia clínica en Cuba y en otras naciones.

Basado en el factor de crecimiento humano recombinante, Heberprot-P permite cerrar las lesiones y disminuir amputaciones en la mayoría de los casos, con lo cual salva extremidades que antes eran condenadas a la mutilación, acotó Raíces.

El HeberProt-P es capaz de producir una cicatrización efectiva en úlceras del pie diabético debido a su método de aplicación, que se basa en la infiltración de un ingrediente farmacéutico activo, el factor de crecimiento epidérmico humano recombinante, aplicado con una aguja en el lecho de la herida.

Las úlceras del pie diabético son complejas, con una evolución sombría, porque el estado de inflamación crónica del paciente impide la cicatrización y el enfermo, que en la mayoría de los casos presenta una neuropatía diabética extendida, no siente las lesiones que van creciendo, se infectan, se profundizan y se hacen más complejas, dijo el experto.

Desde el registro nacional de la vacuna, en 2006, y su inclusión en el cuadro básico de medicamentos al año siguiente, las autoridades extendieron esa terapia a todas las provincias y a la mayor cantidad de unidades de salud, de manera que el paciente con úlcera de pie diabético no tiene que viajar grandes distancias para recibir la atención.

Raíces señaló que la vacuna es el resultado del esfuerzo de los científicos del CIGB, fundado en 1986 por el entonces presidente Fidel Castro, y que en la actualidad es líder de un sector que agrupa a 53 diferentes centros con más de 10.500 científicos y técnicos.

Las investigaciones en biotecnología son extremadamente complejas, porque transcurren unos 12 años desde que comienzan las ideas en los laboratorios hasta que se materializan con un producto registrado y disponible a la población, aseveró el especialista.

Explicó que el ciclo de maduración de la idea pasa por la demostración de un concepto y, más tarde, el desarrollo, para hallar la manera con que esa noción puede producirse a un costo atractivo, porque la biotecnología no es una ciencia, sino un sector industrial.

Después de la investigación básica y el desarrollo viene una parte muy complicada que son los ensayos preclínicos, es decir la evaluación en modelos animales sobre la hipótesis que se pensaba.

Cuando hablamos de esos ensayos, estamos hablando del diseño de animales transgénicos, que tienen órganos o receptores celulares humanizados, de manera tal que en un animal se pueda reproducir una enfermedad que sólo afecta a las personas, dijo.

Más tarde, comienzan los ensayos clínicos Fase I, donde se evalúa el riesgo con 20 pacientes; seguidamente la Fase II, donde además del riesgo se valora el efecto clínico del medicamento, y después la Fase III o extensión, que empieza con unas 300 personas y puede llegar hasta 2.000.

La realidad es que cuando todo ese camino ha sido recorrido han pasado 12 y a veces hasta 15 años, y muchas de esas ideas iniciales pueden quedar a mitad del proyecto porque no lograron los resultados esperados o generaron efectos adversos que no son aceptables, apuntó Raíces.

Aquellas ideas que logran finalizar el ciclo entran en el sistema de salud como nueva alternativa para solucionar un problema sanitario.

Además del HeberProt-P, los científicos cubanos han logrado registrar vacunas contra la hepatitis B y el “Hemophilus influenzae”, además de una pentavalente que incluye cinco antígenos, y una de estreptoquinasa recombinante, proteína que tiene una acción trombolítica y se usa contra el infarto del miocardio.

Fuente: ARGENPRESS.Info

 

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login