Denuncian macabro espectáculo de acusaciones contra Cuba

Medios de prensa extranjera y Estados Unidos tramaron un “macabro espectáculo” para acusar a Cuba de haber cometido un asesinato político, en un accidente de tránsito donde fallecieron dos ciudadanos del país, denunció hoy el diario Granma.

En el editorial La verdad y la razón, el rotativo señala que desde el pasado 22 de julio, los medios han publicado más de 900 informaciones y 120 mil mensajes en las redes informáticas sobre el lamentable accidente de tránsito ocurrido esa tarde, en el que fallecieron dos ciudadanos cubanos y resultaron lesionados un español y un sueco.

“Solo los más vociferantes de la mafia anexionista de Miami acusaron a Cuba de haber realizado un asesinato político”, expresa el diario, y señala al candidato republicano en Estados Unidos Mitt Romney, al Departamento de Estado y al vocero de la Presidencia de Chile entre quienes pidieron “una investigación transparente”.

Recuerda que una nota informativa del Ministerio del Interior, publicada el pasado 27 de julio, cerró el paso a tales insinuaciones, con testimonios irrefutables de peritos y testigos presenciales, incluidos los dos extranjeros participantes en el trágico suceso.

“Es conocida la historia inmaculada de una Revolución que triunfó y ha sido defendida durante medio siglo sin una sola ejecución extrajudicial, sin un desaparecido, un torturado, un secuestrado, un solo acto terrorista”, expresa el texto.

Asimismo, reitera que no es Cuba, sino Estados Unidos, quien ostenta un vergonzoso récord en materia de asesinatos políticos y ejecuciones extrajudiciales.

Hay copiosa evidencia además, de que el gobierno norteamericano sigue la política de “cambio de régimen” en la nación, mediante el bloqueo económico, político y mediático y la subversión. Granma destaca que al presentar los hechos, el monopolio financiero-mediático, que tradicionalmente difama a Cuba, se concentró en enaltecer a los supuestos “luchadores por la libertad” sin respetar límites éticos ni la muerte de seres humanos.

“No se puede tapar el sol con un dedo: pese a la censura y la manipulación, es bien sabido que, en nuestra tierra, la contrarrevolución siempre ha sido y es mercenaria. Son vulgares agentes que el gobierno de los Estados Unidos y sus aliados pagan, abastecen e instruyen. Traicionan a su Patria por unas monedas”, subraya el editorial.

Para el rotativo lo más interesante de la desproporcionada cobertura de prensa internacional a los hechos, es que obvia el verdadero objetivo de la visita a la isla de los dos políticos europeos lesionados.

Explica que el conductor del automóvil, Ángel Carromero Barrios, no era precisamente un turista español sino que funge como vicesecretario general de Nuevas Generaciones, sector juvenil del Partido Popular de España, cercano a connotados anticubanos como el expresidente José María Aznar y Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid.

El otro pasajero era Jens Aron Modig, líder del Partido Demócrata Cristiano Sueco, émulo del ultraconservador “Tea Party” norteamericano, y presidente de su Liga Juvenil, con nexos, entre otras organizaciones anticubanas, con el Instituto Republicano Internacional y vinculado a quienes hostigan al país caribeño desde la derecha nórdica.

Entraron a Cuba el 19 de julio, con visas de turistas, y disimuladamente, en violación de su estatus migratorio, se involucraron en actividades netamente políticas contra el orden constitucional, como parte de una operación para traer financiamiento al contrarrevolucionario Movimiento Cristiano Liberación, que presidía Oswaldo Payá, uno de los fallecidos en el accidente.

Solo entre el 2009 y el 2012, el Departamento de Estado y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) han recibido un presupuesto público de 75 millones de dólares para programas subversivos contra Cuba puntualiza Granma.

Al respecto, el presidente cubano, Raúl Castro, dijo recientemente que “Estados Unidos no cesa en su afán de formar una quinta columna en suelo patrio y en el empleo de novedosas tecnologías con fines subversivos”.

Los grupos más reaccionarios y violentos de Miami no cejan en sus propósitos de incitar al pueblo a la “rebelión” contra el gobierno que, libre y soberanamente, ha elegido. Sueñan con desestabilizar el país, crear condiciones para repetir lo ocurrido en Libia o Siria y provocar una intervención militar norteamericana, indica el diario.

ARGENPRESS.Info

 

Fuente: Prensa Latina

You must be logged in to post a comment Login