Hablemos de impuestos…y de la pobreza

Por el Obispo Don DiXon Williams

Si usted ha estado cerca de una televisión, diario, radio o pantalla de un ordenador en los últimos meses, de seguro ha escuchado algunos de los debates sobre los recortes en los impuestos a la clase media versus los norteamericanos adinerados. Las discusiones no se han dejado de sentir en los medios al acercarse las elecciones el próximo noviembre. Sin embargo, usualmente ausente en estas discusiones es cualquier mención de programas que apoyan a los pobres y los que padecen hambre – específicamente  un crédito fiscal para las familias que trabajan.

El 9 de julio, 2012, el presidente Obama le pidió al Congreso que extendiera los recortes fiscales de la era de Bush para la clase media y los dueños de pequeños negocios que ganan menos de $250,000 por un ano más. El también hizo un llamado al Congreso a que permitiera que expiraran los recortes fiscales a la clase adinerada de Estados Unidos para el final del año. Durante su discurso, el presidente Obama reafirmo su cometido a fortalecer a la clase media, diciendo que necesitamos “incrementar el circulo de oportunidad” para dicha clase.

Casualmente, desde principios del 2011, Bread for the World, junto a otras organizaciones, ha hecho un  llamado al Congreso y a la administración de Obama a “crear un circulo de protección” alrededor de programas vitales para los que padecen hambre y sufren la pobreza en Estados Unidos y en el mundo. Bread por mucho tiempo ha apoyado ciertos recortes y créditos tales como el Earned Income Tax Credit (EITC) y el Child Tax Credit (CTC) — siempre y cuando se incluyan a los pobres y a las personas que padecen hambre. In 2010, Bread for the World apoyo un proyecto de ley de $858 mil millones que extendía los recortes fiscales para las familias a todos los niveles de ingresos, renovaba los beneficios a los desempleados a largo plazo y proveía un recorte de un ano en los impuestos al Seguro Social, que beneficiaron a casi todos los trabajadores.

La Ofrenda de Cartas de 2012 de Bread incluyo el apoyo a recortes fiscales para las familias que trabajan.  Una serie de recortes fiscales expiraran al final del 2012, incluyendo el EITC y el   CTC— dos provisiones que son críticas para las familias trabajadoras de bajo ingreso. El  EITC es un crédito fiscal reembolsable que suplementa el ingreso de los trabajadores de menores ingresos. En el  2010, este crédito levanto a 5.4 millones de personas de la pobreza –  incluyendo a 3 millones de niños. El  CTC es disponible  para los niños menores de 17 anos de familias que ganan por lo menos $3,000 y da apoyo financiero a familias trabajadoras con niños. En el  2009, el CTC logro que 2.3 millones  de personas,  incluyendo 1.3 millones de niños,  salieran de la pobreza.

Actualmente hay más de 46 millones de norteamericanos viviendo debajo de la línea de pobreza – incluyendo a unos 10.7 millones de estadounidenses con empleo. Cuando las cosas se ponen difíciles en los hogares de escasos ingresos, el presupuesto de la comida es lo primero que cortan. Medidas tales como los créditos fiscales aseguran que las familias trabajadoras se puedan mantener y comer.

Particularmente en esta economía, nosotros entendemos la importancia de continuar con los recortes fiscales a la clase media, pero también debemos proteger los programas que de forma efectiva enfrentan el hambre y la pobreza, programas tales como el  EITC, el CTC, y otros. Desafortunadamente, estos programas – y las personas que los mismos ayudan – suelen quedar fuera de la conversación. Cuando se trata de la decisión sobre el presupuesto y proyectos de ley fiscales esperamos que nuestros legisladores se mantengan fieles a los verdaderos valores que sostenemos como país.

No importa a que candidato apoyes este noviembre, te pedimos que mantengas a los pobres y los que padecen hambre – y los programas que los apoyan – presente en tu mente. No podremos terminar con el hambre mientras las personas no tengan los recursos económicos que los ayuden a poner un simple plato de comida sobre la mesa. Tu voz puede hacer la diferencia. Para más información, por favor visite   www.bread.org/ol.

El Obispo Don DiXon Williams es un asociado del proyecto de inclusión racial/étnica en  Bread for the World y forma parte de la junta de obispos de United Church of Jesus Christ, Baltimore, MD.

You must be logged in to post a comment Login