Reflexiones: La vida y la muerte

Por Julio Herrera

Vivir sin analizar la vida es tal vez la mejor manera de disfrutarla, porque llegar a comprender la vida es llegar a temerla, si se tiene un alma débil, o llegar a despreciarla, si se tiene un alma fuerte.

La tristeza de la vida viene de la inutilidad absoluta de ella: ¿cuál de nuestras conquistas nos acompaña más allá de la vida? ¿Qué es nuestra vida, ferozmente maltratada entre lo incierto y lo inevitable? ¡Nadie nos responderá! La primera condición para vivir feliz es ignorar la vida.

Saber es un dolor, ignorar es una desgracia. ¿Qué hacer entonces? ¡Procurarnos el dolor de saber nuestra desgracia, y ser así dos veces desgraciados!

Este amor de lo incognoscible que hay en el cerebro, y este amor de lo imposible que hay en el corazón, ¿no forman acaso toda la tormentosa impotencia de nuestros esfuerzos en la vida?

Tal vez la suma de todas nuestras incertidumbres y de ensueños jamás realizados totaliza la única realidad de nuestra vida. Tal vez

El objeto de la vida… ¿es la ventura? Tal vez, porque todo nace para morir, y la muerte es la única ventura concedida al hombre, que no es sino un triste prisionero de la vida.

¡Quién pudiera estrangular el pasado, para no oírlo llorar! ¡Quién pudiera estrangular el presente, para no oírlo mentir! ¿…el futuro…? ¡Qué puede importar el futuro a quien su vida no es más que el tránsito de un pasado sin ventura a un presente sin esperanza!

Para hacer soportable ésta condena que tan ostentosamente llamamos “vida” es necesario que tengamos siempre presente el ideal de la libertad, y si no podemos realizarlo, muramos de rodillas ante él, fijos los ojos en ese horizonte que ha sido la perspectiva de nuestros combates, y no apartemos la vista de él sino para mirar apasionadamente el rostro de la muerte: ella también es un ideal, ¡el único que no muere en un alma enamorada de la libertad!

La muerte es la libertad absoluta, porque ella nos libera de la vida. De ahí que a los mercenarios de ésta precaria libertad que es la vida la muerte los castiga dejándolos vivir. ¿Existe acaso otro castigo más justo?

Es muy cruel tener que morir cuando se tiene el anhelo de seguir viviendo, pero es mucho más cruel tener que seguir viviendo cuando se tiene el anhelo de morir.

Hay mucha más dignidad en morir por desprecio a la vida que en obstinarse en vivir por miedo a la muerte.

Fuente: ARGENPRESS.Info

 

You must be logged in to post a comment Login