Mahoma incita ataques a embajadas de EE.UU. en Libia y Egipto

El embajador de Estados Unidos en Libia y tres miembros del personal de la embajada murieron durante un ataque perpetrado contra el consulado estadounidense ubicado en la ciudad libia de Benghazi.

Christopher Stevens y tres asistentes murieron por el humo inhalado luego de que una multitud enajenada prendiera fuego el edificio en protesta contra una película anti musulmana amateur producida en Estados Unidos. La película también suscitó protestas en Egipto, donde los manifestantes escalaron los muros de la embajada estadounidense en El Cairo e incendiaron la bandera de Estados Unidos.

La película, titulada “Innocence of Muslims” (que en español podría traducirse como “La inocencia de los musulmanes”), fue financiada por fondos privados y realizada por un director que calificó al islam como “un cáncer”.

Un grupo de milicianos asaltó el edificio del consulado estadounidense en Bengasi y lo incendió  en protesta por la emisión en la televisión de EE UU de una película sobre la vida de Mahoma que consideran blasfema.

 En el lugar se produjo un “intenso enfrentamiento” con las fuerzas de seguridad libias y con los guardias de seguridad estadounidenses.

A pesar de los esfuerzos de los uniformados y de los guardias de seguridad, los combates llegaron al interior del consulado, provocando un incendio en su interior que obligó a evacuar al personal.

Finalmente, las fuerzas de seguridad tuvieron que abandonar el consulado ante la intensidad del ataque. Poco después, la sede estadounidense fue saqueada.

El detonante de las manifestaciones ha sido la emisión de una televisión estadounidense de la controvertida película  El juicio a Mahoma , que según sus críticos ofrece una visión muy peyorativa del profeta del Islam. Según informa Al Ahram, su producción corresponde a un grupo de emigrantes cristianos coptos en EE UU, con el apoyo de la iglesia del reverendo Terry Jones, tristemente célebre por haber quemado públicamente un ejemplar del Corán.

Los incidentes de hoy constituyen el último episodio de tensión que suscita en el mundo islámico la representación de Mahoma en producciones culturales occidentales. Si bien todos los manifestantes descalificaban la película, ninguno de ellos parecía haberla visto, o ni tan siquiera conocía su nombre.

“Estamos hartos de que se ofenda a nuestro profeta, y de que se mienta sobre el Islam”, comentaba en El Cairo Ahmed, un comercial de 33 años. “El problema no es solo que pueda ser insultante su descripción, en nuestra religión se prohíbe su simple representación”, apuntaba un salafista que sostenía una bandera parecida a la de Arabia Saudí, y que estaba acompañado de una mujer cubierta con el niqab, o velo integral.

“No es casualidad que el filme lo hayan emitido hoy, el 11-S. Existe la voluntad de identificar el Islam con el terrorismo”, ha dicho.

EN EL CAIRO: LA ENSEÑA DE AL QAEDA, EN EL MÁSTIL 

Con horas de diferencia, varios jóvenes salafistas asaltaron los muros de la Embajada de EE UU en El Cairo, y han conseguido arrancar de un mástil la bandera de las barras y estrellas .  “Con el espíritu, con nuestra sangre, nos sacrificaremos por ti, profeta Mahoma”, ha gritado ante la Embajada una multitud enfervorizada formada por unos miles de personas.

Muchos de ellos llevaban banderas negras con la inscripción “No hay más Dios que Alá”, una enseña que utiliza también a menudo Al Qaeda, y que durante unos minutos ondeó en el mástil de la delegación estadounidense.

Tras unos minutos de desconcierto, llegaron varias docenas de miembros de las fuerzas del orden y formaron un cordón alrededor de los muros del edificio.

La manifestación ha sido convocada ayer marters por el predicador salafista Wessam Abdel-Wareth a través de su canal de televisión, Hekma. Otros grupos salafistas —una corriente ultraconservadora del Islam—, como representantes del partido Nur, y del movimiento Ahrar, formado por los seguidores del excandidato a la presidencia Hazem Abu Ismael, habían difundido entre sus miembros la convocatoria.

A la manifestación se han apuntado los militantes de la Gamá Islamiya acampados frente a la Embajada de EE UU para pedir la liberación del jeque Abu Rahman, condenado a cadena perpetua por terrorismo. En cambio, en la concentración no ha aparecido ningún miembro de los Hermanos Musulmanes, el partido islamista del presidente Morsi.

Fuente : Revista Fuerza Latina

 

You must be logged in to post a comment Login