OEA honra a chileno Orlando Letelier

Foto Lenin Nolly

Foto Lenin Nolly

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, rescató el valor del compromiso que debe existir entre los políticos y los principios fundamentales de la democracia, durante una ceremonia recordatoria de los 36 años del asesinato de Orlando Letelier y Ronni Moffitt, en el atentado del 21 de septiembre de 1976 ocurrido en Washington, a decenas de metros de la sede diplomática chilena.

En un acto recordatorio del dramático suceso, organizado por el Instituto de Estudios Políticos, de Washington, Insulza hizo recuerdos de lo que fueron los intensos años 70, cuando triunfó por primera vez en la historia de Chile un presidente socialista, Salvador Allende, cuyo gobierno sería seguido de un golpe militar que trajo muertes, desapariciones, detenciones y exilio a los seguidores del mandatario derrocado.

Dijo que pocos hombres como Orlando Letelier, simbolizan con tanta claridad el compromiso de un hombre con sus principios democráticos. “Cuando el Presidente Allende lo llamó, en los momentos mas difíciles de su gobierno, para que ocupara el cargo de Ministro de Defensa, Orlando no lo dudó, y aceptó enseguida”, recordó. “Orlando era así, no pensaba en él sino en lo que el país necesitaba, y no lo pensaba dos veces”, comentó emocionado.

Para Insulza, la actitud comprometida de dicha aceptación, reflejó la grandeza de un político que antepuso el interés de su país, al suyo personal, actitud que a su juicio, es un ejemplo que debe imperar en quienes se dedican al servicio público.

En su recuerdo de Letelier, Insulza destacó la importancia que adquirió su labor una vez que salió en 1974, de la cárcel al exilio. “En pocos meses se convirtió en uno de las figuras opositoras chilenas más trascendentes en el exilio, ya que con su presencia en círculos políticos internacionales, y con su activo trabajo, atrajo importantes apoyos a la causa democrática antidictatorial”, que acentuaron el aislamiento internacional de la dictadura de Pinochet. Su actividad politica, siguió Insulza, “en un lugar clave, ahi donde la dictadura pensaba que radicaba gran parte de su apoyo exterior”, provocó temor y molestia en la junta militar que decidió incluirlo en la lista de objetivos fatales.

Insulza recordó que Letelier “tenía tan sólo 44 años”, cuando fue asesinado, pero ya era un hombre que “por su inteligencia, su carisma, su capacidad de convencer, de dialogar, por su convicción democrática, se convirtió en unos de los peores enemigos de la antidemocracia, porque frente a esos atributos, no tenian respuesta”, sólo la violencia, afirmó.

Insulza, quien conoció a Orlando Letelier durante el gobierno de Salvador Allende, dijo que los grandes atributos personales de Letelier, siguen vigentes: “su valentía para defender sus principios, su aporte inteligente, su serenidad para enfrentar situaciones difíciles, su actitud siempre dispuesta al diálogo y a los acuerdos, su entusiasmo contagioso y su alegría de vivir y de servir, hicieron de Orlando una figura indispensable, que aún extrañamos”, admitió.

En el acto, que se realizó en la Rotonda Sheridan, el lugar del atentado, en el centro de Washington DC, estuvieron presentes, entre decenas de chilenos y norteamericanos, el embajador de Chile ante la Casa Blanca, Felipe Bulnes; la representante del Instituto de Estudios Políticos, Sarah Anderson; el coordinador del Centro de Estudios de América Latina de la American University, Alexander Wilde; la directora de Estudios de América Latina del Consejo de Relaciones Internacionales, Julia Sweig.

You must be logged in to post a comment Login