La política china del “Hijo único” extinguió a 400 millones

Cada mes de enero, decenas de miles de estadounidenses se congregan en Washington para la Marcha por la Vida, y así también conmemorar los casi 55 millones de niños no nacidos que han sido abortados por la infame decisión de la Corte Suprema Roe V. Wade.

El próximo año, el 40 aniversario de Roe, la Marcha por la Vida será dirigido por la propia Jeanne Monahan, quien dirige el Centro para la Dignidad Humana. Jeanne fue nombrada el mes pasado como presidente interino de la Marcha a raíz del fallecimiento de la fundadora de la Marcha, Nellie Gray. Estamos orgullosos del compromiso profundo de Jeanne a la santidad de la vida, lo que llevó al Consejo de la Marcha a nombrarla para este papel clave.

Pero hay otro aniversario que no debemos olvidar: Hoy es el 32 aniversario del inicio de la China comunista notoria por su pólitica de “un solo hijo”. 
En una conmovedora carta abierta al presidente chino Hu Jintao, el amigo de FRC Reggie Littlejohn, presidente de Derechos de la Mujer Sin Fronteras, escribe: “La aplicación coercitiva de la cruel y brutal de política China del hijo único provoca más violencia contra las mujeres y las niñas que cualquier otra política oficial sobre la tierra. Es la guerra de China contra las mujeres y las niñas.

La buena noticia es que hay algún movimiento dentro del gobierno chino para el cambio. Según uno de los periódicos oficiales del gobierno, El Diario del Pueblo: “La Comisión Nacional de Población y Planificación Familiar es el envío de 10 equipos a 19 provincias, ciudades y condados para frenar la mala conducta en el cumplimiento de la ley de planificación familiar.”

Bonitas palabras, ahora la prueba será no sólo poner fin a la práctica violenta de abortos forzados, sino también poner fin a los incentivos que fomentan un solo hijo por pareja, incluidos los proporcionados a las comunidades por cumplir. Estos incentivos crear presión social profunda en las parejas a abortar cualquier niño más allá del primero.

Trágicamente, pero era de esperarse, la guerra de China contra los no nacidos está llevando a la nación hacia el colapso económico. Incluso el New York Times, apenas un periódico conservador, informa: “Además de las preocupaciones de los abogados y defensores de los derechos humanos, economistas y ejecutivos de negocios han expresado su inquietud por el impacto de una tasa de crecimiento de la población de ralentización de la economía. Liang Jianzhang, un ejecutivo muy conocido con un doctorado en economía de la Universidad de Stanford, y Li Jianxin, demógrafo de la Universidad de Pekín, han estimado que para el año 2040, el número de ancianos chinos de 60 sería 411 millones, frente a los 171 millones hoy. La población activa – personas entre las edades de 20 y 60 – se reduciría a 696 millones de 817 millones hoy en día”.

En total, el gobierno chino estima que debido a la política del hijo único, hay 400 millones menos de chino hoy que de otra manera sería. Esto incluye no sólo las decenas de millones que han sido abortados – la mayoría de ellos niñas – sino también los hijos, estas terminaciones de vidas que podrían ellos mismos haber nacido y crecido en la edad adulta y el matrimonio.

El Estado que ha incentivado el aborto no es moralmente menos repugnante que aquel que realizan el aborto forzado. Incluso la administración más pro-aborto de Estados Unidos alguna vez intentó intervenir, pero no se puede tener verdadera voz para pedir a China que ponga fin a su política de Estado de aborto desastroso cuando esa misma Administración trabaja activamente para socavar la santidad de la vida aquí en el país (EEUU), hasta el punto de exigir a instituciones religiosas el ofrecer planes de seguros de salud que incluyen la cobertura del aborto. Corresponde a los cristianos en nuestro país y en todo el mundo seguir pidiendo al gobierno chino que termine totalmente con esta absurda política que va en contra de los derechos humanos.

Fuente : Life News, Gaceta Cristiana

 

You must be logged in to post a comment Login