La carrera electoral salvadoreña llega temprano a EE.UU.

Aunque falte un año y medio antes de que los salvadoreños vayan a las urnas, la carrera electoral salvadoreña ya comenzó, tanto en Estados Unidos como en El Salvador.

 

Los dos partidos más grandes han nombrado sus candidatos para los comicios presidenciales de 2014: el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) va a postular el actual vicepresidente del país, Salvador Sánchez Cerén, mientras la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) va a postular el actual alcalde de San Salvador, Norman Quijano.

Ambos candidatos ya han causado un revuelo en EEUU: los medios estadounidenses difundieron falsedades sobre el vicepresidente Sánchez Cerén y la comunidad salvadoreña que vive en EEUU se movilizó contra una visita de Quijano a California.

No es insólito que la campaña llega a EEUU, con millones de salvadoreños viviendo en dicha país; sin embargo, sí es insólito que la campaña llega tan temprano.

La llegada prematura de la campaña subraya la importancia de estas elecciones, los primero comicios presidenciales desde que el FMLN sacó ARENA del ejecutivo en 2009 después de 20 años de gobierno del partido de derecha.

Durante los próximos 17 meses, los EEUU van a ser un importante campo de la batalla electoral, tanto para conseguir votos como para buscar influencia política. En 2014, por primera vez los salvadoreños que viven en el exterior van a poder votar por el presidente desde el exterior. Según el Ministro de Relaciones Exteriores, se espera que la Asamblea Legislativa de El Salvador apruebe legislación antes de que termine este año para permitir que los salvadoreños que viven en el exterior voten por corrspondencia o en sus consulados. Ambos partidos quieren ganar votos en los EEUU.

Igual que en todas las elecciones desde 1989, el partido ARENA también buscará a sus contactos influyentes en el gobierno estadounidense para que le den su apoyo político. En 2004 y 2009, senadores, congresistas, y miembros de alto rango del ejecutivo estadounidense intentaron intimidar a los salvadoreños para que no votaran para el FMLN, con amenazas vacías de arruinar las relaciones bilaterales, de deportaciones masivas, y de terminar con las remesas que los salvadoreños envían de los EEUU a sus familias en El Salvador, en el caso de una victoria del FMLN.

En 2004 y en 2009, los medios de comunicación comerciales en los EEUU respaldaron la alianza entre el gobierno estadounidense y ARENA para apoyar la candidatura del partido de derecha. Este verano, los medios de comunicación comerciales de los EEUU comenzaron una campaña parecida a las de años anteriores para desprestigiar a Sánchez Cerén. Tanto el consejo editorial del periódico Washinton Post—considerado el vocero del Departamento de Estado de los EEUU—como la columnista del periódico Wall Street Journal y promotora de políticas intervencionistas, Mary Anastasia O’Grady, han informado falsamente que Sánchez Cerén encabezó una marcha en San Salvador el 15 de septiembre de 2001 en celebración de los ataques contra del 11 de septiembre.

La marcha de 2001 a que refieren fue organizada por organizaciones estudiantiles y juveniles en protesta de las celebraciones militaristas del Día de la Independencia Centroamericana, celebrado el 15 de septiembre. La marcha fue planeada varias semanas antes de los ataques del 11 de septiembre. Un pequeño grupo de estudiantes—quienes no fueron vinculados a Sánchez Cerén ni a los demás líderes efemelenistas presentes—quemaron banderas estadounidenses. Los medios de comunicación comerciales de El Salvador tomaron estas imágenes e intentaron vilipendiar a Sánchez Cerén y al FMLN como “anti-americanos” y a favor del terrorismo, a pesar del hecho que Sánchez Cerén y el FMLN habían condenado los ataques contra civiles y habían expresado su solidaridad con las familias de las víctimas.

Tal vez más preocupante es el trabajo entre bastidores para movilizar protestas contra el FMLN en los EEUU sobre la base de estas falsedades. De alguna manera la historia de ficción del Vice-presidente salvadoreño quemando banderas llegó a los residentes de algunos pequeños pueblos en Long Island, Nueva York, quienes organizaron una pequeña protesta que carecía de dirección contra la visita de Sánchez Cerén con autoridades del gobierno local.

La reciente campaña que busca vilipendiar a Sánchez Cerén prefigura la manipulación y la presión que los EEUU probablemente va a usar para prevenir o deslegitimar una victoria del FMLN en 2014. De hecho, algunos funcionarios estadounidenses ya están clamando por intervenir en la administración actual de Funes y el FMLN. En julio, unos senadores estadounidenses llamaron al Presidente Obama a detener la ayuda estadounidense a El Salvador por un tema político y doméstico en El Salvador que no tenía nada que ver con la política extranjera de los EEUU.

En el otro lado, el candidato de ARENA Norman Quijano ha sido el blanco de una protesta comunitaria mucho más eficaz y transparente, organizada por miembros de la comunidad salvadoreña residente en los EEUU. Durante una visita a Los Ángeles en septiembre, el alcalde arenero se encontró con una protesta comunitaria contra él y contra las raíces escuadroneras del partido ARENA. Durante el resto de su visita en California, la comunidad salvadoreña logró convencer a los alcaldes de Oakland y de Elk Grove a cancelar las reuniones que tenían programadas con el candidato arenero, un importante golpe diplomático al alcalde de San Salvador.

 

Los candidatos para 2014

Salvador Sánchez Cerén era un maestro de las escuelas públicas y también un líder del sindicato de maestros histórico, ANDES 21 de junio. Durante la Guerra Civil salvadoreña, era un miembro de la Comandancia General del FMLN y negociador y firmante de los Acuerdos de Paz de 1992 que pusieron fin al conflicto armado. En 2009 fue electo Vice-presidente del país y también fue nombrado el Ministro de Educación ad honorem por su compañero de fórmula, el Presidente Mauricio Funes.

Como Ministro de Educación, lanzó algunas de los programas sociales mejor calificados de la administración de Funes, incluyendo: el Programa Nacional de Alfabetización; el programa Vaso de Leche y el programa de alimentación escolar; la dotación de dos uniformes, de calzado, y de útiles escolares a todos las alumnas y los alumnos de las escuelas públicas del país; además de reformas administrativas para proveer capacitación continua y mejores condiciones de trabajo para los maestros y las maestras del país.

Los medios de comunicación comerciales han presentado apoyo para otros posibles candidatos del FMLN como una señal de mayor división interna en el partido de lo que realmente existe. Aunque hayan existido diferencias de opinión a lo largo del proceso de elegir un candidato, a estas alturas muchos líderes locales y nacionales del FMLN dicen que la candidatura de Sánchez Cerén ha recibido un amplio apoyo de la militancia del partido, y no esperan ningún oposición a la ratificación de Sánchez Cerén como candidato en su Convención Nacional en noviembre.

Durante consultas con las bases del partido después de la derrota electoral del FMLN en marzo, algunos militantes hablaron de estar desilusionados con el camino centrista del Presidente Funes y su distancia de muchas posiciones del FMLN. La propuesta de la candidatura de Sánchez Cerén representa una reafirmación del compromiso del partido a sus principios fundacionales de socialismo revolucionario y democracia participativa. Los líderes del partido esperan que la candidatura de Sánchez Cerén unifique las bases del FMLN y garantice la continuación y la profundización de las transformaciones que ya han comenzado durante la administración de Funes.

Norman Quijano es un odontólogo. Era diputado en la Asamblea Legislativa como parte de la fracción de ARENA por cinco períodos consecutivos antes de ser electo alcalde de San Salvador en 2009 y re-electo en marzo de este año. Aunque proyectos de ordenamiento municipal patrocinados por la empresa privada hayan resultado en una sólida base de apoyo de la clase media y de la clase alta de la capital, su administración municipal también ha sido caracterizado por desalojos violentos de vendedores informales, despidos masivos de empleados municipales, y una firme negativa a cooperar con el gobierno central, incluso en campañas de salud y en obras para mejorar las calles de la capital. En la primera apariencia de Quijano como candidato presidencial, criticó al programa de uniformes escolares como despilfarro—una crítica también hecha por el Fondo Monetario Internacional (IMF)—y dijo que su administración terminaría el programa.

La decisión de la dirección de ARENA a proponerlo como candidato sin ninguna consideración de otros posibles candidatos ha causado bastante división interna en el partido. En una entrevista en El Faro sobre el proceso de elegir un candidato, Eduardo Zablah, quien trabajaba en tres de las cuatro presidencias de ARENA, dijo, “Hubo una treta de un equipo de campaña para precipitar el proceso, cerrar las puertas lo más pronto posible y evitar cualquier posibilidad de competencia.” El sector empresarial de la militancia de ARENA y los fundadores del partido también han denunciado públicamente que el proceso fue apurado y manipulado.

Otros partidos pequeños también han anunciado sus planes para postular candidatos presidenciales. La Gran Alianza Nacional (GANA), fundada por un grupo disidente de ARENA liderado por el ex-Presidente Tony Saca (2004-2009), anunció en 2011 que Saca será su candidato. El centrista Cambio Democrático (CD) también ha anunciado planes para postular un candidato, aunque no dieran ningunos nombres. Otros partidos pequeños podrían decidir a postular un candidato o a respaldar el candidato de otro partido. La realidad es que el FMLN y ARENA atraen la gran mayoría de los votos y es casi imposible que otro partido gane; sin embargo, una segunda vuelta en las elecciones es muy probable.

Las elecciones de 2014 serán muy importantes. Desde la histórica victoria del Presidente Funes y del Vice-presidente Sánchez Cerén en 2009, los programas sociales iniciados en varios ministerios bajo el liderazgo de miembros del FMLN (especialmente en agricultura, salud, y educación) han tomado los primeros pasos en el camino hacia la justicia social. Una victoria del FMLN sobre ARENA en 2014 va a ser sumamente importante para la continuación y la profundización de estos procesos transformadores. Mientras tanto, ARENA y sus aliados en la empresa privada son desesperados por recuperar el gobierno central. La carrera electoral será larga e intensa, con la campaña en los EEUU asumiendo un papel aún más importante que en elecciones presidenciales anteriores.

You must be logged in to post a comment Login