El costo indirecto de las ejecuciones hipotecarias

 Por Aracely Panameño

El breve análisis del Centro para Prestamos Responsables (CRL, por sus siglas en ingles) reporta que entre 2007 y 2011, un total de 10.9 millones de casas entraron en proceso de embargo.  De estas, las que fueron embargadas por los bancos no solo perjudicaron a las familias que las perdieron, sino también a los vecinos, a los vecindarios y a la economía en general.  El enfoque de la investigación es el impacto a los propietarios vecinos que pierden plusvalía simplemente por la proximidad de las propiedades embargadas.

Hallazgos

1. Los dueños de las propiedades cerca de las casas embargadas han perdido o perderán $1.95 billones en valor.

2. Más de la mitad de estas pérdidas han sido o serán en comunidades afroamericanas y latinas.  Esas comunidades han perdido un billón de dólares en plusvalía por la proximidad de propiedades embargadas o en proceso de embargo. Esto refleja la alta concentración de embargos en sus comunidades.

3. La proximidad a casas embargadas representa una perdida promedio en valor de $21,077.  Si el vecindario es predominantemente afroamericano y latino, la cantidad promedio de perdida en valor es de $37,084.

Es importante enfatizar que el estudio no refleja la perdida total de riqueza. El estudio no incluye la pérdida total de plusvalía como resultado de la crisis; ni la perdida de impuestos o el costo de mantener las propiedades abandonadas a los municipios; ni la degradación social como el incremento del crimen y los vecindarios abandonados.

Líderes reaccionan a los datos

Angela Sanbrano, presidenta de la Alianza Nacional de Comunidades Latino Americanas y Caribeñas, dijo que el costo de los embargos hipotecarios “ha resultado en una crisis humanitaria de grandes proporciones, desplazando comunidades latinas y afroamericanas.  Es de suma importancia que las municipalidades locales, el gobierno federal, y el sector privado trabajen juntos para darle paro a esta crisis.”

Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza, declaro que “la perdida de los bienes iniciada por los embargos hipotecarios continua sin disminución alguna, dañando a familias latinas y otras comunidades vulnerables más severamente.  Hacemos un llamado a los líderes de política pública para que tomen fuertes medidas para ponerle un paro a esta crisis y hagan el tema de la vivienda justa y sostenible una prioridad nacional.”

James H. Carr, investigador de vivienda  y socio principal de The Opportunity Agenda, dijo: “El reporte [de CRL] ayuda a recalcar que los últimos datos positivos del mercado de vivienda publicados por la prensa no deben ser malentendidos; la crisis de vivienda no ha terminado.  Y el acceso al crédito, particularmente para los latinos y los afroamericanos, ha sido difícil de obtener.  Las comunidades de color han perdido cientos de billones de dólares en riqueza.  Como resultado, reconstruir el mercado de vivienda de manera que permita que las comunidades de color tengan acceso a préstamos hipotecarios asequibles y sostenibles para que puedan recuperar su riqueza tiene que ser una prioridad de política publica para el Presidente de los Estados Unidos.”

 

Para leer el reporte, ver Collateral Damage en nuestra pagina www.responsiblelending.org.

 

You must be logged in to post a comment Login