Por contar la verdad sentencian a 15 años a periodista de TeleSur

El periodista Freddy Muñoz Altamiranda.

Por Ernesto Carmona

A horas de las conversaciones de paz del gobierno de Juan Manuel Santos-FARC, la judicatura colombiana condenó a 15 años al periodista Freddy Muñoz Altamiranda, detenido el 19 de noviembre 2006, mientras ejercía como corresponsal de TeleSur en Colombia, acusado de pertenecer a la organización guerrillera. El “caso Freddy Muñoz” tiene toda la apariencia de un montaje “de inteligencia”, orquestado cuando gobernaba Álvaro Uribe Vélez en complicidad con jueces y fiscales al servicio de sectores de la clase rica ligada al narcotráfico.

“Hoy este fallo condenatorio, que estaba listo en agosto de este año, es publicado a una semana de haberse dado los resultados electorales en Venezuela, y a dos días de iniciarse formalmente en Oslo el inicio de nuevos acercamientos de paz con la insurgencia colombiana”, explicó Freddy Muñoz en una carta abierta en que dio a conocer su situación a mediados de octubre.

“Rechazo de forma categórica la condena proferida por un juez colombiano en mi contra. Nunca he sido, ni seré un ‘terrorista’, ‘explosivista’, ‘bombardeador de centrales eléctricas’, como dice su fallo. Nada más absurdo que eso. En toda mi carrera, cuya huella es pública y notoria, sólo he bombardeado a la mentira con lo que mejor sé hacer: escribir la verdad”, escribió Muñoz en su carta abierta en procura de solidaridad.

“Debemos hacer algo, me supongo; se me hace que no es casual que cuando se esté negociando la paz, condenen justamente a periodistas y en este caso a Freddy que fue acusado cuando estaba trabajando a pleno con TeleSur”, dijo la periodista argentina Stella Calloni, corresponsal en Buenos Aires del diario La Jornada, de México, y subsecretaria de la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (CIAP) de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP).

“Sólo la solidaridad hará cesar la persecución contra el periodismo en Colombia, dijo Jose Alfredo Pineda Dubón, profesor, sindicalista e internacionalista de El Salvador. “Los medios alternativos deberían tomar parte activa en un mayor ejercicio de la solidaridad con estos colegas sacrificados”, añadió.

 

Fabricación del caso Muñoz-TeleSur

Muñoz relató que en 2007 salió de la cárcel, donde se encontraba “acusado de rebelión por fiscales espurios”, simplemente porque “un juez valiente de ese tiempo” desestimó numerosos testimonios de “condenados a pudrirse en los intestinos del sistema judicial colombiano”, que aceptaron el rol de testigos falsos bajo la promesa de rebajas de penas.

Incluso, uno de esos testigos renunció en diciembre de 2006. Yainer Rodríguez Vázques señaló ante la Fiscalía y Procuraduría que fue amenazado por la Inteligencia de la Armada de Colombia, para que rindiera declaraciones contra personas que no conoce, entre ellos Freddy Muñoz, según reportó la agencia internacional Inter Press Service (IPS).

El testigo aseguró no conocer al periodista y que el alias que le atribuyen –“Jorge Eliécer”– corresponde a un guerrillero que fue muerto por las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), años atrás, indicó IPS. La fiscal especial –Miriam Martínez Palomino–, quien condujo el proceso del periodista Fredy Muñoz Altamiranda en Cartagena de Indias en 2006, fue acusada por Vázques de haberlo presionado y amenazado para que rindiera testimonio contra el corresponsal de TeleSur.

En esos días, según Rebelión, TeleSur señaló que “las pruebas en su contra que posee la Fiscalía se basan en testimonios de testigos, que actualmente se encuentran detenidos en el DAS y en el Batallón de Infantería de Marina #2 de la Fuerza Naval de la Costa Atlántica, negociando una reducción de su pena a cambio de información que incrimine a supuestos colaboradores de las FARC, testigos que como en este caso empiezan a cambiar su versión”.

 

Justicia a la medida del narco-poder oligárquico

Muñoz dijo que la fiscal Martínez Palomino “es un personaje funesto de la ‘justicia’ colombiana, famosa por archivar el sonado proceso de los campesinos desplazados, víctimas del paramilitarismo en Las Pavas, Sur de Bolívar (1)”. La misma fiscal “fue condenada por sus decisiones contra el patrimonio público, tomadas en el caso del desfalco de Foncolpuertos, y responsable, por su impericia intencional, de la salida de Alfonso Hilsaca de la cárcel”, y “es, junto al fiscal Demóstenes Camargo de Ávila, y el ex director de Fiscalías en Cartagena, Jaime Cuesta Ripoll, parte del equipo de narco-para fiscales manejados por el ex jefe paramilitar de los Montes de María, Rodrigo Mercado Pelufo, y el ex fiscal general Luis Camilo Osorio, durante la presidencia de Álvaro Uribe Vélez”, sentencio Muñoz.

Para el joven periodista de TeleSur, “esta condena evidencia que mis denuncias siguen vigentes: la Fiscalía, y una buena parte del Sistema Judicial colombiano están al servicio del narcotráfico y del paramilitarismo, para judicializar y disminuir a la resistencia social en Colombia. La condena en mi contra es un estertor de la presencia uribista y paramilitar en nuestro entorno judicial”.

“Condeno esta decisión judicial por ser una persecución a mi público disentimiento con el sistema que nos ha gobernado siempre, por mis denuncias frontales y en nombre propio de nuestros detractores, y porque es una manera de amedrentar a quienes encaramos sin capuchas la vocería de los procesos políticos que buscan nuestra justicia social.

“Seguiré dinamitando a la mentira, bombardeando con mi trabajo periodístico a las estructuras de un sistema que tiene al mundo movilizado en su contra, y amplificando las voces de quienes quieren una Colombia y un mundo mejor”, concluyo la carta, fechada el 17 de octubre.

Ernesto Carmona es periodista y escritor chileno.

Notas:

1)    Ver http://www.lasillavacia.com/historia/los-sonados-casos-de-la-fiscal-que-no-les-creyo-los-campesinos-de-las-pavas-30278

Fuente: CIAP – FELAP – MAPOCHOPRESS/ARGENPRESS.Info

You must be logged in to post a comment Login