Violencia obstétrica, práctica común en hospitales públicos mexicanos

Por Gladis Torres Ruiz

Se obliga a mujeres a colocarse el DIU o se les extirpa la matriz.

 

En los hospitales del país de manera frecuente se violentan los derechos de las mujeres en labor de parto, lo que se refleja en mala atención médica y la extirpación del útero sin su consentimiento, advirtió el investigador del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) de la UNAM, Roberto Castro.

En entrevista con Cimacnoticias tras su participación en el “Seminario permanente de género y salud” de la Facultad de Medicina de la UNAM, Castro agregó que los diversos tipos de maltrato hacia las mujeres en labor de parto son producto de las relaciones de poder patriarcal que se “magnifican” en el campo médico.

Añadió que las mujeres sufren por parte de las y los médicos maltrato verbal haciendo alusión a su sexualidad, así como represión de sus expresiones de dolor y hasta cosas muy graves como implantarles un dispositivo intrauterino (DIU) sin su consentimiento, o la extirpación del útero sin que estén enteradas.

Según testimonios presentados durante la ponencia “Violencia de género en los servicios de salud reproductiva”, en los hospitales el personal médico presiona de manera colectiva a las mujeres para que terminen aceptando la colocación del DIU, pese a su negativa inicial.

Una mujer, a quien le practicaban una cesárea, dijo a los médicos que le dolía, a lo que los internistas le respondieron que “dejara de hacer caras, que tiene anestesia”.

El doctor en Sociología médica por la Universidad de Toronto dijo que estas conductas son comunes entre las y los médicos, quienes las ven como parte de su profesión. “Han incorporado las relaciones de poder en el campo médico”, apuntó.

“La jerarquía profesional, donde los médicos llevan las de ganar, la de etnia donde las indígenas llevan las de perder; la jerarquía de género donde las mujeres llevan las de perder, la jerarquía de clase donde los pobres llevan las de perder. Cuando se juntan todas estas jerarquías tenemos situaciones de muchísimo abuso para con las pacientes”, abundó.

El también maestro en Estudios de Población por la Universidad de Exeter del Reino Unido precisó que la investigación se realizó en salas de parto de hospitales de la Secretaría de Salud y del Instituto Mexicano del Seguro Social de Cuernavaca, Morelos.

Roberto Castro alertó sobre el alto índice de quejas que se reciben en la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed) y las Comisiones Estatales de Derechos Humanos por la mala atención en los partos, lo que –observó– “nos obliga a pensar que estamos ante una cosa más sistemática”.

El doctor en Sociología médica convocó a las mujeres a denunciar este tipo de violencia en los hospitales.

De 1996 a 2007, la Conamed recibió 18 mil 443 quejas, de las cuales 15 por ciento correspondía a la especialidad de ginecología y obstetricia.

Fuente: CIMAC/ARGENPRESS.Info

 

You must be logged in to post a comment Login